10 particularidades sobre el venezolano

Definir a un individuo por ser parte de una sociedad en particular es quedarse corto sobre qué es esa persona en sí, todos los seres humanos somos únicos e irrepetibles solo por el hecho de nacer, sin  embargo para efectos prácticos hemos dividido los países en territorios y a su vez ellos albergan sociedades, agrupando a las personas con determinadas características propias de su lugar de nacimiento o residencia. Para conocer un poco mejor cómo es un venezolano te presentamos a continuación 10 particularidades – que a todo aquel que ha crecido en nuestro país – han de sonarles conocidas.

1. Somos las personas más alegres del mundo

Al venezolano se le enseña desde pequeño a no llorar ante las crisis, a buscarle el lado positivo a las malas situaciones, a que “mientras hay salud todo lo demás es opcional”. Es por ello que muy probablemente si conoces a un venezolano en el extranjero, cuando lo veas en una situación complicada, tendrá una sonrisa en el rostro porque “Dios proveerá”.

2. Rosario, santos y protección celestial

En Venezuela es legal la libertad de culto, sin embargo la mayoría del país profesa la religión católica. Parte de nuestra tradición es acompañar el “Hola” con un “Bendición” cuando se saluda a algún miembro de la familia mayor que nosotros. Las abuelas regalan particularmente a sus hijos y nietos objetos que, de acuerdo a sus creencias, ofrecen protección divina a quien los usa.

3. Reggaetón, salsa o merengue, no discriminamos

El venezolano ama escuchar música a toda hora del día; sea en el transporte público, en la oficina, la universidad, caminando o en cualquier otro lugar. Puedes encontrar un autobús a las 5:30 am con un CD de vallenato a todo volumen.

4. ¡Donde come 1, comen 10!

Somos generosos con la comida; de hecho, en algunos estados del país (como Mérida, Táchira y Trujillo) es una ofensa no ofrecerle comida a los invitados una vez que llegan a visitar la casa. Muy raramente una persona comerá frente a ti sin ofrecerte aunque sea una probadita de su comida.

5. Nos encanta la naturaleza

En cualquier lugar de Venezuela encontrarás uno o más parques, jardines, centros de arte, etc. A los venezolanos nos encanta conectar con la naturaleza en nuestros ratos libres.

 

10 particularidades sobre los venezolanos 2 (Destacada)

6. Tenemos un sobrenombre para todo

En Venezuela se suelen utilizar palabras genéricas para definir cosas específicas. Es muy común que escuchen “Pásame el cosito de ahí” en vez de “Por favor, pásame el portavasos que tienes en frente”. Simplificamos lo más que podemos una frase y entre todos nos entendemos.

7. Conversadores, alegres y ruidosos

La mayoría de los venezolanos podemos sacarle conversación hasta a un florero. Un viaje en metro, autobús o avión puede resultar con uno o tres amigos nuevos; tenemos facilidad de comunicación y nos gusta integrar a la gente en nuestras conversaciones.

8. ¿Tres días sin dormir? ¡Te lo tengo!

Los venezolanos somos personas alegres y fiesteras. Celebramos bautizos, primeras comuniones, cumpleaños, aniversarios (de novios, de boda, de petición de mano y de haberse conocido), fechas patrias, carnavales, semana santa, vacaciones, día de la madre, padre y el niño; en fin, cualquier excusa es buena para reunirse entre amigos y compartir. Un fin de semana puede consistir en un viernes de fiesta, sábado de playa y domingo de parrilla en casa de alguien, por lo que también somos personas muy enérgicas.

9. Somos solidarios

Sea que se trate de una emergencia a las 3:00 am y necesites que alguien te lleve a alguna parte, o simplemente tienes un problema y necesitas un lugar donde dormir, el venezolano siempre te ayudará dentro de sus posibilidades. Puedes contar con tus vecinos, amigos, familia e incluso gente desconocida que pase por la calle cuando estés en medio de una crisis.

10. Somos sumamente creativos

El venezolano ve una ventana por cada puerta cerrada, no se queda en el problema y se lamenta, siempre busca otra opción para poder surgir. Somos personas emprendedoras y creativas que sacamos lo bueno de cada mala situación.

 

En fin, el venezolano es una persona – como decimos aquí – chévere, echada pa’ lante, alegre, conversadora y chicharachera. Si quieres entender todos los términos que acabas de leer debes venir a Venezuela, un lugar que siempre recibirá con los brazos abiertos a quienes deseen conocer a su gente maravillosa, sus hermosos paisajes y contribuir a mejorar una sociedad, que a pesar de sus días malos, conserva la alegría propia de su nacionalidad.