Manejo efectivo en equipos de trabajo

Hoy en día la mayoría de las personas que maneja un equipo o lidera uno de ellos sabe que el camino al éxito es mantener al equipo motivado, comprometido con la misión y el objetivo a lograr,  pero, lo que muchas veces y en muchos casos no sabemos es ¿Cómo motivar a nuestros equipos? ¿Cómo lograr un manejo efectivo de ellos?

El manejo efectivo en equipos de trabajo no es nada más que los integrantes del mismo puedan desempeñar un buen trabajo, donde desarrollen sus habilidades y sus metas personales se vean reflejadas en los objetivos de la organización, es allí donde la experiencia en el campo laboral  y por el periodo de tiempo que llevo en AIESEC he detectado ciertos puntos en los cuales como líderes podemos considerar.

También te puede interesar: Desarrollando mi tipo de liderazgo, para ser un Líder Innovador

Factores que hacen de un equipo efectivo:

  1. Confianza: La confianza es para mí el principal motor y base de cada equipo, para lograr que el trabajo sea exitoso tiene que estar construido sobre una base de confianza. Cada miembro del equipo debe establecerla, cultivándola a través de sus acciones, sus palabras y su trabajo para mantenerla.
  2. Compromiso: El compromiso deriva de la confianza que se ha generado en cada uno de los miembros del equipo en que tienen que comprometerse a ayudar a sus compañeros a cumplir los objetivos, sin importar si se presentan obstáculos personales o profesionales, no se puede olvidar cuál es el objetivo, motivación por el cual se encuentran en la organización.
  3. Motivación: La motivación juega un papel súper importante, ya que esto deriva netamente de cada uno de los miembros, nuestro trabajo en sí es automotivarlos, a generar ambientes de trabajo donde cada uno de ellos puedan aflorar su motivación y esto generalmente se da cuando los objetivos de la organización y los objetivos individuales están alineados y se satisfacen mutuamente.
  4. Unión: Un equipo unido, fuerte, tendrá éxito en todo lo que se proponga, tenemos que recordar que el trabajo en equipo implica siempre unificar los esfuerzos de cada uno de los miembros de modo que la misión del mismo sea cumplida.
  5. Metas: Las metas del equipo tienen que ser fijadas con claridad e influencia para que se pueda generar un desempeño más efectivo, fijándose con términos y conductas específicas, para que puedan lograrse a un corto/mediano plazo.
  6. Comunicación: La comunicación dentro del equipo es de suma importancia, escuchar a cada uno de ellos, tomar en cuenta su opinión, o su deseo de aportar es muy válido y significativo para la toma de decisiones y pasos del equipo.
  7. Sinergia: Cuando nos comunicamos con sinergia, abrimos nuestra mente y corazón a todas las posibilidades, opciones, alternativas para salud del equipo para así lograr que todos estén trabajando por igual y en un propósito.
  8. Seguimiento: Realizar un seguimiento de cada actividad y de cada objetivo planteado.

También te puede interesar: Los voluntariados están de moda

Cuando se trabaja en equipo se tiene que tomar muy en cuenta herramientas, aptitudes, capacidades, de cada uno de los miembros, donde cada uno de esos puntos va potenciarse con sus esfuerzos, y así ayudará a disminuir el tiempo invertido en cada labor aumentando la eficacia de los resultados. Por eso es de suma importancia que cada uno de los integrantes encuentre su principal motor/motivación interna para que así pueda identificarse y alinearse con los objetivos de la organización, generando un equipo de trabajo altamente efectivo.

Inteligencia Emocional, una cualidad de AIESEC

Desde el primer assessment que realizamos para poder formar parte de la organización hasta aquel que va enfocado a medir nuestras cualidades y determinar si estamos preparados para asumir un nuevo reto, somos propensos a ser atacados por esos sentimientos que pueden resultar en un obstáculo para alcanzar nuestros objetivos. En ese momento surge la vena AIESECa que bombea confianza y seguridad, y que nos recuerda que lo más importante es saber cómo enfrentar esas situaciones y no dejarnos manejar por ellas. Creemos en nuestra capacidad para crear soluciones y tomar buenas decisiones, pero ¿cómo lo hacemos?.

También te puede interesar:  Los voluntariados están de moda

En la primera charla informativa que recibimos sobre qué es AIESEC, oímos que una de las cualidades de un AIESECo es la “Inteligencia Emocional”: esta forma parte de nuestras competencias y del perfil ideal para desempeñarnos como líderes y jóvenes emprendedores. ¿Acaso esto es un tipo de inteligencia que creó la organización para hacernos más atractiva la experiencia? No, la organización no la inventó; la inteligencia emocional es el resultado de la evolución de nuestro poder de razonamiento y de la capacidad que poseemos los seres humanos para controlarnos ante situaciones específicas. La inteligencia emocional demuestra que no siempre es bueno “dejarse llevar”.

Muchas personas ignoran que poseen dos amígdalas ubicadas en el tronco cerebral y que ellas son las encargadas de hacernos “perder la cabeza y desatar un torbellino de emociones” puesto que, en las amígdalas yace nuestra memoria emocional y se encuentra el instinto que surge en un momento de presión. Todos poseemos esas amígdalas, por eso es normal sentir pánico, miedo o terror. También es común que muchos de nosotros nos asustemos cuando recibimos un correo de aprobación por el assessment que realizamos y que el siguiente paso será la entrevista o cuando se abre la aplicación para un nuevo rol.

Tan normal resultan esos sentimientos que es posible que algunos abandonen sus metas y sueños por temor al fracaso. Por otro lado, están aquellos que se enfrentan a ese miedo y se apropian de él porque saben que el temor en sí puede ser el impulso que necesitan para alcanzar la excelencia. Los AIESECos nos convertimos en gerentes de las emociones: sabemos que el miedo existe y que puede aparecer en cualquier momento, pero no nos dejamos manejar por él. Esto es clave en el recorrido que decidimos emprender dentro de la organización: ningún miedo puede ser más grande que nuestra capacidad de encontrar una solución a un problema inesperado.

Tambien te puede interesar: Manejo efectivo en equipos de trabajo

La importancia de esta inteligencia reside en el saber qué decir y cuándo decirlo, encontrar soluciones distintas, no alterarnos cuando algún problema se presente y amenace con romper el orden que ya habíamos establecido e incluso nos ayuda a asumir nuestros roles de liderazgo. Un líder sabe cómo manejar a los miembros de su equipo y a la vez sabe mantener bajo control emociones básicas como la ira, tristeza o disgusto y cuándo expresar sorpresa, amor o alegría.

Esto no es fácil, por eso se convierte en otro de los retos que nos fijamos como jóvenes, para esto nos preparamos. No para borrar las emociones u ocultarlas, sino para vivir con ellas pero sin dejar que nos dominen porque nosotros tenemos el poder de enfrentarlas.

Arantxa López

¿Que implica ser un lider? Liderazgo efectivo

Desde el momento que entramos a AIESEC nos encontramos una gran cantidad de oportunidades de liderazgo, unas con más responsabilidades que otras y comenzamos a formar ese estilo de vida AIESECo de ir asumiendo diferentes cargos y aprendiendo lo máximo de cada uno de ellos. Pero antes de asumir cada cargo surgen preguntas como ¿estoy preparado para esto?, ¿tengo los conocimientos necesarios?, ¿tendré tiempo suficiente?, sin duda alguna creo que una de las preguntas que nos surgió a la mayoría cuando comenzamos nuestra carrera AIESECa es ¿que implica ser un líder? Desde mi perspectiva personal considero que estos cinco puntos que implican ser un líder:

1-. Manejar un equipo, siendo esto para mí lo más importante, ya que el equipo será fundamental en cada paso, esto trae consigo poner en práctica o desarrollar habilidades como inteligencia emocional, porque estará compuesto, la mayoría de las veces, por personas muy distintas y nosotros debemos ser lo suficientemente empáticos y manejar nuestras emociones en las diferentes circunstancias que se presenten, para crear un ambiente agradable y que exista sinergia entre todos, ya que sin esto difícilmente un equipo pueda trabajar de manera óptima o logre hacer las cosas de manera eficiente. Al manejar un equipo debemos estar siempre claros que somos nosotros los encargados de guiarlos por lo tanto debemos saber delegar, reconocer el esfuerzo y poner reglas para que todo funcione de la mejor manera. No confundir ser un líder con ser un amigo.

También te puede interesar: Inteligencia Emocional, una cualidad de AIESEC

2-. Planificación, todo líder debe tener una planificación muy clara, ya que en gran porcentaje de esto puede depender el éxito o fracaso del equipo, se deben trazar metas, ambiciosas pero sin dejar de ser realistas y en base a estas metas planificar. Tomando en cuenta al momento de la planificación el tiempo, recurso humano y material con el que se cuenta. Tener presente que siempre ocurrirán improvistos o surgirán nuevas maneras para realizar algo y la planificación puede cambiar pero no por esto debemos dejarla a un lado e improvisar. Además es importante que el equipo esté conectado con la planificación, la maneje y pueda dar sus opiniones al respecto pues es gracias al trabajo en conjunto que esta se llevara a cabo.

3-. Tomar decisiones, aprender a tomar decisiones de manera rápida pero pensando siempre en todos los pro y contras que estas traerán consigo, al tomarlas nos encontraremos personas que están de acuerdo y otras que no, pero debemos saber cómo canalizar esto y que todos conozcan el porqué de la decisión. No tener miedo y tomarlas en el momento indicado pues de eso puede depender el desarrollo de tu planificación o equipo.

4-. Gestión del tiempo, personalmente creo que es uno de los retos más grandes pero necesarios siendo líderes o no, ya que debemos aprender a estructurarnos, planificar nuestro tiempo, algo que no es nada fácil si no estamos acostumbrados, pero si no lo hacemos podemos sentirnos agobiados y no rendir en ninguna de nuestras actividades. Por eso es necesario estructurar todas las actividades que realizamos y el tiempo que le dedicaremos a cada una, así podremos cumplir con todas y además tener tiempo libre para nosotros.

5-. Empoderar y confiar, por último pero no menos importante, tener claro que un líder crea más líderes y en AIESEC es muy fácil evidenciar esto ya que los roles de liderazgo tienden a ser cortos. Por esto debemos empoderar a nuestro equipo para que se sientan preparados de asumir un rol de liderazgo en cualquier momento, de nada sirve tener demasiados conocimientos en un área pero no compartirlos ya que no seríamos sustentables en el tiempo, además aprender a confiar en nuestro equipo y tener claro que ellos pueden estar tan preparados como nosotros para realizar una actividad.

También te puede interesar: ¿Cómo trabajar con otras empresas?

Para finalizar los invito a todos a ser líderes, a arriesgarse y tomar diferentes roles de liderazgo dentro la organización, qué mejor lugar que AIESEC que te permite aprender haciendo, no tengan miedo lo peor que puede ocurrir es quedarse con la duda de ¿qué hubiera pasado si…?.