¿Qué es más verdadero que la verdad?

Como blogger me corresponde hacer llegar al público las pasiones descubiertas y explotadas en los intercambios, sociales y profesionales. Pasiones descubiertas por esos mismos venezolanos que una vez llegaron a pensar que no había más remedio para la situación de nuestro país y se atrevieron a apostar en otro, sin darse cuenta que al hacer esto se retaban a sí mismos, se retaban a una pequeña porción de lo que es Venezuela; ya que ellos mismos son Venezuela. ¿Qué es más verdadero que la verdad? Respuesta: la propia historia.

Todas las historias me causan cierta empatía e interés por lo que cada persona vive, pero hubo un intercambista que en particular me causó una cierta curiosidad. Viene acá Gustavo Vargas, de 26 años haciendo su intercambio social en la maravillosa capital de Chile, portadora de organizaciones como la OIT, CEPAL, entre otras. Gustavo se fue a trabajar con el proyecto Mi mundo, Tu mundo.

 

¿Por qué en particular la de Gustavo? Gustavo, quien es Ingeniero Mecánico y estudiante de Ingeniería Industrial apostó por ver el mundo de una manera distinta a la normal. Gustavo entendió el por qué de muchas cosas, incluyendo la situación en la que vivimos no sólo como Latinoamericanos sino como ciudadanos de este mundo. Su proyecto consistía en asesorar a mujeres en problemas financieros, de mercadeo, procesos financieros, para que ellas pudieran alcanzar sus metas personales.

Como otros, Gustavo resalta la satisfacción de hacer un voluntariado, una experiencia en donde le es emocionante ver la receptividad de su trabajo cambiando su vida y la de un grupo de personas en unas semanas.

“El poder compartir con personas de otros países  ayuda a desarrollar una mentalidad global, a buscarle solución a cada uno de los problemas que se nos presentan y ayudar a los demás aportando soluciones a sus problemas. El crecimiento personal es el mejor regalo que un voluntario puede recibir.”

Gustavo, agente de cambio de AIESEC, está viviendo tantas emociones y experiencias que no habían sido experimentadas por su cuerpo, y al mismo tiempo está conociendo la cultura arropada bajo el cielo chileno que espera ser descubierta por quienes se atrevan a visitar la tierra. Estos son los recuerdos que quedan abrazados en su corazón por si su cerebro decide dejar de guardarlos.

La educación es la clave

La elocuencia es la herramienta con la que me gusta mostrar esas tuercas que hacen que tengamos razón de existir como AIESEC, de sacarlas del anonimato y hacer conocer sus experiencias al mundo. Pero antes que nada, siempre siento la necesidad de preguntar por qué alguien se iría de intercambio sabiendo la necesidad que pasa nuestra nación en estos días. Albern Mendoza, quien cree que la educación es la clave, futuro internacionalista de la majestuosa Universidad Central de Venezuela, con 20 años se atrevió a ser uno de los que responde esta y otras de muchas preguntas que están sobre la mesa.

Albern entró a AIESEC con la idea de irse de intercambio, como muchos. Fueron los procesos, los intercambistas que apostaban por Venezuela, y las ganas de aportar a lograr alcanzar la paz y el pleno potencial humano lo que terminó de motivarlo a tomar el intercambio. Este chico no solo quiere cambiar la forma en cómo él ve los problemas presentes en nuestro país sino buscar una solución para ellos; y este paso lo hará trabajando en la educación de Perú, donde vivirá en carne propia los problemas que ellos tienen, para poder cambiarlos y venir con mente fresca a nuestra nación. Lo mejor de toda esta experiencia es que él proporcionará herramientas que alguien con 20 años en otro contexto puede que no las tenga.

Creyendo firmemente que la manera de que salgamos de esta turbia época es aprendiendo de los demás, Albern está decidido a emprender su viaje a Perú para traer ese conocimiento y esas ganas de vuelta a nuestra Venezuela. Creyendo firmemente en que el crecimiento sustentable es la base para crear una mejor Venezuela, este jovencito se va con la idea de sobrevolar el factor político como problema y trabajar en factores sociales como la educación y enseñar el valor del esfuerzo.

Perú tendrá la oportunidad de lo que es tener a un venezolano que trabaje no solo por su beneficio personal, sino por un mundo donde se tiene el mismo objetivo: mejores ciudadanos. Perú tendrá la oportunidad, con Albern, de ser quienes en esta ocasión van a generar más cambios en más vidas. Con la bandera tricolor en alto, este UCVista se siente orgulloso de llevar en su sangre vinotinto los valores con los que fuimos criados, como el compañerismo, la cordialidad y sobre todo la solidaridad.

Y estamos seguros que dejarás el nombre de Venezuela tan alto como tus expectativas. ¡Feliz viaje Albern!

#YoApuestoPorVenezuela Marco Martínez y su salida de la zona de confort

Los venezolanos a menudo olvidamos nuestras cualidades, dejando que sea el producto extranjero el que brille más, preferimos consumir algo exportado que hecho en nuestro país; y aunque el intercambio de culturas no está mal, nunca está de más escuchar (o leer) referencias de personas con otras realidades, las cuales quieren aportar a nuestro país porque creen en su sociedad, su cultura y su potencial para surgir.

Tal fue el caso de Marco Martínez, un mexicano que convivió con AIESEC en Barquisimeto durante un mes y medio. Llegó a Venezuela buscando salir de su zona de confort y aprender sobre ingeniería informática en nuestro país. Sí, lo que nosotros vemos muchas veces como atraso para este mexicano fue una oportunidad. En su experiencia nos comenta que las cosas que aprendió en Venezuela nunca las habría encontrado en algún curso o escuela de su carrera.

testimonio-marco-1

Marco realizó labores de Software development y Database management. Además de los conocimientos técnicos que esto le brindó, también aprendió el sentido de la responsabilidad, a desarrollar la resilencia, y a apreciar el trabajo duro en equipo.

Para Marco, la diferencia entre los jóvenes venezolanos y los mexicanos, radica en la facilidad con la que el venezolano ve una oportunidad en medio de la crisis. Él logró desarrollar su liderazgo a través de su intercambio puesto que llegó a un país completamente desconocido, con precedentes internacionales muy extremistas y nada alentadores sobre su situación actual. Aún así, se atrevió a vivir en nuestro país para ver con sus propios ojos si todo lo que salía en los medios de comunicación era real.

testimonio-marco-2

Marco es un mexicano proveniente de Hermosillo que decidió apostar por Venezuela, contribuir a su crecimiento, aportar su tiempo y conocimientos a este proyecto. Considera que debe volver para agradecer como es debido a quienes lo recibieron con los brazos abiertos, las personas que le enseñaron lo que hospitalidad significa, a pesar de la crisis actual.

Marco salió de su zona de confort y se atrevió a conocer Venezuela, su gente y su cultura. Sé tú el próximo en dejarse sorprender al decir #YoApuestoPorVenezuela.

¡Venezuela dice PRESENTE con los SDGs!

Los SDGs u Objetivos de Desarrollo Sostenible (en español), son una serie de objetivos propuestos por la ONU para lograr un mejor mundo en el año 2020. La meta es que todas las naciones del mundo se alineen a dichos objetivos y así solventar problemas como la pobreza extrema, la malnutrición, el cambio climático, la discriminación, entre muchos más.

AIESEC en Venezuela ha desarrollado dos proyectos que tienen como piedra angular estos objetivos: el #4 Educación de Calidad y el #17 Alianzas para lograr los objetivos.

La dinámica consiste en que, a través de nuestros intercambios culturales, puedan venir personas de otras partes del mundo a ayudarnos a cumplir con dichos objetivos. Nuestros proyectos “Trazando metas” e “Impulso Global” brindan al intercambista la oportunidad de aportar a una mejoría de nuestro país.

ods-1

En el caso de Trazando Metas, su objetivo es desarrollar el potencial de liderazgo en los jóvenes, permitiéndoles explorar sus verdaderos intereses y capacidades, y de esta forma encuentrar una manera efectiva de aportar a nuestro país. Se desarrolla mediante talleres, que tienen una duración de 6 semanas, dictados por intercambistas de todas partes del mundo. Cuenta con aliados nacionales que permiten un mayor alcance del proyecto, y proyecta a su vez la cooperación entre Organizaciones No Gubernamentales que hacen vida en Venezuela. Con este proyecto Venezuela se compromete a poner su granito de arena en el Objetivo de Desarrollo Sostenible #4 Educación de Calidad.

ods-2

El proyecto Impulso Global, ofrece a las empresas nacionales una visión multicultural que se logra al trabajar con una persona externa a nuestra realidad. De esta manera las estrategias y el crecimiento de la empresa se ve altamente beneficiado. El expandir los horizontes de conocimientos, compartir y convivir nos ayuda a entender los problemas de otros lugares, y también a encontrar mejores soluciones para nuestros problemas locales. Con este proyecto Venezuela contribuye con el Objetivo de Desarrollo Sostenible #17 Alianzas para lograr los objetivos.

Los SDGs buscan lograr la convivencia pacífica entre todos los seres humanos, una meta bastante ambiciosa pero posible. Si quieres ser protagonista de esta contribución en nuestro país, nuestra sociedad, nuestro mundo, atrévete a ser el próximo en decir  #YoApuestoPorVenezuela.

Nuno Gomes creando historias desde Venezuela

Venezuela es un país de amplias riquezas naturales y personas emprendedoras, con muchísimo talento y creatividad; profesionales que saben desenvolverse en su área de experticia mientras dejan el nombre de su país por todo lo alto.

AIESEC en Venezuela tiene como objetivo formar jóvenes líderes que aporten soluciones a la realidad de su mundo. Pues bien, jóvenes de quienes sentirse orgullo es lo que le sobra a este país. Y hoy traemos la historia del gran Director Nuno Gomes.

Este caraqueño de 28 años de edad ha roto récords en visualizaciones y proyectos realizados por su casa productora Compostela Films; siendo su proyecto más reconocido “Me voy enamorando”, de los cantautores venezolanos Chino y Nacho. Este video cuenta actualmente con más de 463 millones de visitas en YouTube.

Nuno ha trabajado con grandes artistas de la industria como: Daddy Yankee, Chino y Nacho, Alkilados, Víctor Drija, Anais Vivas, Eddy Herrera, y la lista sigue; pero ¿cómo ha logrado tantos reconocimientos a tan corta edad?

nuno-3

La carrera profesional de Nuno comenzó cuando tenía 19 años, en una casa productora donde trabajó durante 7 años. Pasó por todos los puestos conocidos en el campo audiovisual, su sueño desde niño es hacer cine. Los videoclips que realiza son su modo de entrenamiento, preparándolo así para asumir el gran reto de producir un largometraje.

Cuando Nuno era un niño pidió a su madre una consola Nintendo; en su lugar, recibió una cámara. Definitivamente ella no sabía que estaría marcando la vida de su hijo para siempre.

Muchas veces el destino coloca en nuestro camino las oportunidades que debemos tomar, y aunque la mayoría de esas veces no sepamos qué hacer, lo importante es no dejarlas pasar. Nuno es un ejemplo de ello.

nuno-2

La zona de confort a menudo nos brinda una serenidad que parece correcta, se siente bien estar ahí, tener todo lo que necesitamos y crear una rutina, pero es una ilusión. En esa zona no creces como persona. Un verdadero líder desarrolla la resilencia, toma conciencia de la situación y busca la manera de adaptarla a su favor; se forma ante un clima de adversidad que lo obliga a desarrollar su creatividad.

Venezuela forma líderes, aquí no se permite mantenerse en una misma posición durante mucho tiempo. Ejemplos como Nuno, enorgullecen a todo el país. ¡Sé tú ese próximo líder!

¿Te atreves a ser el siguiente en decir #YoApuestoPorVenezuela?

La silueta del emprendimiento: PagoFlash

Emprender requiere evaluar riesgos y tomar decisiones. Hacer estudios de mercado e investigaciones sobre las necesidades de una comunidad. O a cuántos beneficiará tu idea si se materializa. A partir de una necesidad actual y latente surgen los mejores negocios –o proyectos. Ese es el caso de PagoFlash.

PagoFlash es una empresa venezolana, creada por y para venezolanos –y toda Latinoamérica.

Esta empresa busca incluir a la población no bancarizada –el 60% del sector venezolano– en el uso de billeteras electrónicas. Se trata de cancelar bienes o servicios a través de Internet con su propia cuenta online.

Aquellos que poseen Tarjeta de Crédito pueden realizar sus pagos con el uso del Botón de Pago Integrado. Se pueden realizar compras y ventas y hasta ahora posee lista de más de 100 aliados. Y sigue creciendo…

PagoFlash se caracteriza por ofrecer un servicio rápido, fácil y seguro. También se puede percibir como uno de sus objetivos la inclusión.

Lo económico y lo social

Una de las razones por las cuales PagoFlash es ejemplo de emprendimiento: están “conscientes de la importancia de generar un impacto positivo en la sociedad”.

Para ellos, su compromiso va más allá de sus metas empresariales.

No se trata –solamente– de la búsqueda de accesibilidad masiva por parte de los venezolanos a comercio en línea. También quieren dejar un impacto positivo en la sociedad.

PagoFlash y AIESEC

Algo interesante de PagoFlash: la mayoría –o por lo menos una gran parte– del grupo que está trabajando actualmente con este proyecto.

Miembros actuales y ex miembros de la organización se han sumado al éxito de este proyecto que sigue creciendo. Una de las principales razones radica en los perfiles que desarrollan los miembros de AIESEC y su capacidad para innovar y aportar soluciones.

Esta realmente es una idea materializada cuya silueta fue dibujada por el éxito.


Si tuvieses la posibilidad de entrevistar a la creadora de PagoFlash, ¿qué le preguntarías?

Anímate a descubrir más sobre esta empresa venezolana.

www.pagoflash.com

Diccionario de sinónimos para un emprendedor

Para algunos todo emprendedor es un líder y todo líder es un emprendedor. Para otros son términos completamente diferentes que nada tienen que ver. Lo cierto es que, todos pueden tener razón: son la misma persona y a la vez son polos opuestos.

Un emprendedor puede tener características de un líder. Un líder puede convertirse en un emprendedor, pero no son intrínsecos uno del otro. Es decir, no hay una regla que diga que ambos rasgos deben ser poseídos por la misma persona.

Podemos comprenderlo mejor si buscamos sus sinónimos. El líder va a estar asociado con un guía, cabecilla o dirigente. Aquel que sobresale y puede ser la voz que represente a un grupo. Mientras que el emprendedor tiene una lista –amplia– de sinónimos entre los que destacan: ambicioso, negociante, incansable, trabajador.

Si partimos de esos sinónimos nos daremos cuenta de que el líder tiende a estar definido por una habilidad social e incluso retórica. Capacidad de convencimiento.

¿Qué ocurre con el emprendedor?

El diccionario lo define como “aquella persona que tiene iniciativa y decisión para emprender negocios o acometer empresas”.

Se relaciona con lo económico –y en algunos casos, lo social. En pocas palabras es aquel que inicia –crea– un proyecto o negocio. La mayoría de sus intereses pueden ser lucrativos pero no sólo serían ganancias para él. También se incluye a un grupo, a un equipo e incluso a la sociedad.

No solo eso, sino que también pueden ser de carácter social. Aquellos que crean proyecto de responsabilidad social sin fines de lucro.

Hay una necesidad de generar algo para el bien de una comunidad o sector. Ahí también hay deseos de generar un cambio y tal vez por eso tantas personas creen que un emprendedor es un líder nato.

Pero una persona puede ser un líder en el ámbito deportivo, político, social, cultural, entre otros. No todos tienen deseos de –o presupuesto para–  arriesgarse con un negocio.

El emprendedor que emprende

Justamente es eso. Se arriesga con su idea, su proyecto, su negocio. Mide las posibilidades de triunfar o fracasar y trabaja para que su sueño se cumpla. Puede levantar una casa desde las cenizas o convertir una almohada en un emporio de sueños.

Ve oportunidades donde nadie más las ve y persiste hasta el final. El emprendedor comienza, abre, funda, organiza, da comienzo, decide, impulsa, gestiona, intenta, arriesga, afronta.

Y la lista sigue…

 

Cinco consejos para tener emociones más inteligentes

Algo que hay que entender es que todos podemos desarrollar  inteligencia emocional. Hay personas que nacen con esa capacidad de saber reaccionar ante cada situación de la vida, pero otras no. Al igual que aprender a sumar, tocar un instrumento o saber leer y escribir; es un ejercicio constante. Las emociones también requieren de atención y mantenimiento.

1. Conócete y repasa tu vida

Es importante saber qué nos aterra, a qué le tenemos miedo y qué nos produce felicidad.  Saber en qué momento nos hemos enfrentado a esos miedos y cómo hemos reaccionado. Evaluar la actitud que tuvimos ante cada situación y reconocer qué podríamos cambiar y/o mejorar.

2. Imagina respuestas

No es bueno andar por la vida pensando que nos van a ocurrir cosas malas y que siempre estaremos llenos de problema, pero es necesario plantear posibles soluciones.

“¿Qué haría yo si…?” “Si esto pasara, ¿cuál sería la mejor opción?”

Plantea escenarios, hazte preguntas y trata de conseguir respuestas asertivas para cada momento. Es un ejercicio mental que te puede ayudar en la práctica.

3. Observa y presta atención

Presta atención tanto al entorno, para prevenir situaciones de riesgo, como a las personas. Observa cómo se comportan las personas. Fíjate en la manera como tus amigos, familiares o conocidos enfrentan los obstáculos y pregúntate si es lo que tú harías o de qué manera te puede ayudar esa actitud.

Recuerda que las habilidades blandas también nos ayudan a desarrollar nuestra inteligencia y a fortalecer nuestras emociones.

4. Descubre qué sientes

¿Estás triste? ¿Estás feliz? ¿Te sientes confundido? Saber con exactitud cuáles son tus sentimientos -y emociones- en un momento determinado te puede ayudar a superarlos mejor.

5. Anímate a sonreír

No importa cuál sea la situación –no pido que andes como insensible– trata de encontrar algo positivo en tu día que te anime. Descubre nuevas cosas que te interesen. Y  que te ayuden a superar cualquier situación de tensión.

Empieza a ver el mundo con otra cara. No somos los únicos que pasamos por situaciones tristes, pero podemos ser de los pocos que sean de inspiración para que el día nos sonría así no salga el sol.

La inteligencia emocional en nuestras vidas

¿Huir o luchar? ¿Gritar o callar? ¿Llorar o reír? ¿Controlar la situación o ser controlado por ella?  Cuando un problema –o cualquier situación llena de estrés– llega, no hay tiempo para pensar. El cuerpo te pide actuar aunque hay una parte de ti que te obliga a detenerte y razonar. Siempre reaccionas e inconscientemente eliges. Pero hay veces que nuestras decisiones sí son conscientes y que los momentos de tensión no pueden más que nosotros. Eso es inteligencia. Pero no cualquier tipo de inteligencia: inteligencia emocional.

Sumamente inteligentes

La inteligencia no se trata de sacar buenas notas en la universidad. Tampoco conocer sobre todos los temas que puedan existir en el mundo y poseer toda la información al respecto. La inteligencia va más allá y a la vez puede resultar muy sencillo definirla.

Destreza  o habilidad para adaptarse  a situaciones  nuevas o encontrar soluciones a los problemas.

Si manejamos el concepto de “encontrar soluciones a los problemas”, entenderemos por qué hay tantos tipos de inteligencia: los problemas pueden ser de todo tipo.

En el caso de conflictos emocionales que realmente no tienen que ser denominados como problemas sino como situaciones o escenas de la vida que nos generan estrés, angustia o miedo. Lidiar con ellos requiere de práctica y concentración. No es tan fácil, pero es ahí donde se encuentra lo fascinante de la inteligencia emocional.

Inteligencia en las amígdalas

Muchas personas ignoran que poseen dos amígdalas ubicadas en el tronco cerebral y que ellas son las encargadas de hacernos “perder la cabeza y desatar un torbellino de emociones” puesto que, en las amígdalas yace nuestra memoria emocional y se encuentra el instinto que surge en un momento de presión.

Todos poseemos esas amígdalas, por eso es normal sentir pánico, miedo o terror.

Lo que puede hacernos diferentes a alguien más es la capacidad para no ser dominado por la situación y tratar de pensar. Pensar, no tanto en lo que vas a hacer sino en lo que no deberías hacer. O, por lo menos, tratar de no tener una reacción violenta que pueda terminar en terribles consecuencias.

El control

Ese “control” no es predecir cada situación, no llorar o andar sin emociones por la vida. No es un control total, es un intento de dominio que podemos ejercer para no derrumbarnos cuando un problema llegue. Es poder tranquilizarnos a nosotros mismo o saber ayudar a los demás.

Cuesta entender cómo una persona podría no gritar en la calle si ve que alguien ha tenido un final trágico. O no deprimirse si se muere un ser querido. Es normal llorar, es normal asustarse, pero no hay que dejar la vida de lado.

Todavía nos queda mucho por hacer y enfrentarnos al presente. Mantenernos preparados para el futuro. Evaluar la situación puede ser cosa de horas o minutos –la adrenalina también ayuda.

Inteligencia es saber que siempre hay solución y por más que la caída duela, siempre podremos levantarnos otra vez.


Próximamente: Consejos para desarrollar nuestra inteligencia emocional

#YoApuestoPorVenezuela Arly Linarez: “Venezuela fue mi respuesta”

A menudos los jóvenes nos encontramos con dilemas, preguntas que día a día nos hacen cuestionarnos, “¿lo estaré haciendo bien?” “¿estoy en el lugar correcto?”; y lo cierto es que depende de nosotros dar respuestas. Ese fue el caso del guatemalteco Arly Linares cuando descubrió nuestro país. Arly vivió su experiencia de Voluntario Global en la ciudad de San Cristóbal, estado Táchira; participando de “Pequeños Ciudadanos Globales”, un programa que busca sembrar valores en niños de bajos recursos, para demostrarles que la vida no es solo violencia, injusticia y frustración; una realidad que está latente para aquellos niños que viven en situación de riesgo alrededor de todo el mundo.

Arly buscaba un lugar donde pudiera vivir una experiencia completamente diferente, que no se pareciera en nada a la realidad de su natal Guatemala. Y así fue como consiguió un país – que a pesar de sus riquezas – se encuentra atravesando uno de los momentos más difíciles de su historia.

Nos cuenta que para él, trabajar con los niños de “El Lago”, fue la respuesta a su búsqueda. Conocer nuestra realidad social y política le brindó una nueva manera de apreciar su realidad país. Su objetivo en nuestro país era claro “compartir con niños y lograr que entiendan e incorporen valores, para provocar que el desarrollo comunitario se realice de una forma más sana y eficaz”.

A través del arte, los juegos y la dedicación de un poquito de su tiempo, durante 1 mes y medio, Arly impactó la vida de estos pequeños, participando en actividades como bazares, días de compartir y mostrándoles que pueden ser cualquier cosa que se propongan, solo tienen que soñar.

Venezuela se caracteriza por tener ciudadanos solidarios, siempre dispuestos a ayudar a su comunidad, inspirando a aquellos que deseen contribuir con su cambio.

Personas como Arly, que encuentran respuesta a sus dilemas en nuestra tierra, son los que buscamos. ¿Eres tú el siguiente en decir “#YoApuestoPorVenezuela”?


arly-linares-2

arly-linares-3