Yo Apuesto Por Venezuela… ¿por qué?

Una apuesta es una forma de juego basado en el azar, de la cual se espera obtener algún tipo de beneficio o satisfacción de la naturaleza que sea, por ese mismo componente de incertidumbre es que no se dominan todas las variables implicadas en ella. Los jóvenes que deciden vivir la experiencia AIESECa, o desarrollar su liderazgo, son vagamente conscientes de qué esperar sobre el país que los va a recibir. Sin embargo, esto es algo del tipo “Si no lo vives, no lo entiendes”, es por ello que nosotros llamamos a nuestra experiencia #YoApuestoPorVenezuela.

Con los proyectos “Trazando Metas” e “Impulso Global” AIESEC en Venezuela busca crear un impacto positivo a los miembros de nuestra sociedad. Recordemos que el círculo exitoso del intercambio es impactar a todas las partes involucradas: el intercambista o extranjero, que deja su huella en nuestro país; los participantes locales de los proyectos; y al mismo tiempo a la sociedad de donde viene el intercambista, pues recibirá a un ciudadano global que aportará a su comunidad.

yo-apuesto-por-venezuela-2

Somos una apuesta porque el desarrollo de liderazgo en sí lo es. Salir de tu sociedad, tu cultura y tu comodidad es aventurarte a una tierra desconocida, con la cual deberás identificarte una vez que llegues a ella. El choque cultural puede sonar como algo abstracto e incluso absurdo, pero no lo es. Los sabores, las costumbres, el horario, todo esto varía entre sociedades, y romper esquemas que llevan contigo 18 o 20 años en un mes y medio es realmente complejo.

yo-apuesto-por-venezuela-3

Venezuela es un país que actualmente atraviesa una crisis en todos los ámbitos, y aun así ha sido bendecido por su posición geográfica y recursos naturales, que si fueran explotados de la forma correcta harían de este país una economía diferente. Es por eso que Venezuela necesita personas que crean en su potencial, se formen para formarlo y desarrollen proyectos para dichas metas. V

enezuela necesita personas – de cualquier parte del mundo – que digan con fuerza #YoApuestoPorVenezuela.

#YoApuestoPorVenezuela David Reyes

Ser una persona “Solution Oriented” es una habilidad que se va cultivando con tiempo, esfuerzo y creatividad; la capacidad de resolver situaciones complejas se desarrolla en la medida que pongamos en práctica dichas soluciones. Es por ello que las personas que crecen en medio de la crisis tienen tendencia a solventar situaciones más fácilmente. Esta habilidad es fácilmente desarrollada por los intercambistas que se atreven a apostar por Venezuela. Tal es el caso de David Reyes, un mexicano de 21 años de edad que decidió aventurarse para desarrollar su liderazgo en nuestro país.

Su proyecto lo desarrolló con el comité local de AIESEC en Maracaibo. Su principal objetivo fue participar en la reconstrucción y restauración del Jardín Botánico en dicha ciudad. Para ello se valió de los conocimientos propios y las opiniones de los trabajadores del lugar, de esta manera llegaba a un consenso de qué necesidad era primordial para el proyecto.

De acuerdo con la opinión de David, los jóvenes mexicanos comparten con los venezolanos el optimismo de un futuro mejor, sin embargo también admite que en su país no tiene retos tan fuertes como los que superan los jóvenes venezolanos día a día.

Para David ser venezolano es sinónimo de calidez, amabilidad y buena educación.

Cuando se le preguntó qué costumbres venezolanas llevaría de regreso a su país dijo con orgullo: “El saludar a cada lugar que entraba y despedirme una vez que salía”.

David conocía un poco la situación de Venezuela gracias a medios de comunicación extranjeros, pero aun así pudo probar por sí mismo, que a pesar de la crisis, Venezuela es un país lleno de jóvenes con esperanza de un mejor mañana.

David se atrevió a decir #YoApuestoPorVenezuela, ¿eres tú el siguiente?

david-reyes-3

Protagonistas anónimos: Marco Granado

Marco se encontraba en el cuarto semestre de Estudios Internacionales (UCV) cuando se interesó por AIESEC. Tenía tiempo libre y quería gastarlo de una manera productiva. Un amigo le hablaba de un grupo de jóvenes que promueven intercambios y en el proceso se hacen líderes.  “La verdad no entendía mucho de lo que me explicaba, pero me interesaba hacer algo más con mi vida universitaria”, comenta.

El 13 de Junio de 2015 se animó a asistir a un proceso de selección en la Escuela de Comunicación Social, en el mismo salón donde tendría su primera clase de esa carrera un año más tarde.

Puedo decir que pertenezco al cliché de personas que dicen entrar a AIESEC por las razones equivocadas y se quedan por las correctas.

Marco y AIESEC

Marco y su cambio constante

Él empezó en el área de Intercambios Entrantes de Voluntariado Social, pero decidió cambiar de área.

“Creo que llegué a un punto en el que comprendo que nuestro movimiento es mucho más que un área y que de hecho cada área tiene mucho que ofrecer”, dice Marco.

Su área anterior le enseñó muchas experiencias que lo ayudaron a crecer. En su nueva área (Intercambios Salientes) tiene una perspectiva diferente de los procesos de la organización y el impacto que deja.

Si se me compara con el Marco de hace dos años se darán cuenta de que no soyel mismo. Para mi, ese cambio ha sido gracias a la organización.

Él ya ha tenido la oportunidad de ser parte del Programa de Líder de Equipo y está ansioso por seguir avanzando dentro de AIESEC. Está seguro de que son muchas las personas que –como él– quieren asumir nuevos retos y comprometerse con sus comités.

De AIESEC y más allá

Marco resumiría AIESEC como crecimiento. Si le tocara dejar el comité el día de mañana se quedaría con grandes amigos, buenos recuerdos, la alegría de haber trabajado por una causa que le apasiona le permitió descubrir mucho de sí mismo.

Él no asumió retos sólo con la organización. Marco decidió estudiar dos carreras: Estudios Internacionales y Comunicación Social. Esa decisión le enseñó que “todo tiene su momento”.

Realmente asumir este reto ha requerido mucha organización de mi parte para poder cumplir con todo lo que tengo que hacer. Cuando comencé estudios simultáneos sabía que sencillo no iba a ser. Sin embargo, he aprendido a priorizar y a mantenerme enfocado en lo que realmente me importa. Le dedico a cada cosa su respectivo tiempo.

Hay una frase de Shimon Peres que Marco siempre tiene presente: “Eres tan grande como la causa a la que sirves”. Y es justamente eso lo que le ha permitido seguir en esta organización.

Protagonistas anónimos: Daniela Hernández

Daniela Hernández se enteró de AIESEC unos días después de haber entregado su tesis.  Vio una publicación en un grupo de Facebook de su escuela sobre oportunidades profesionales en el extranjero. Escribió un correo pidiendo información y le dieron la fecha del proceso de selección.  Confirmó su participación y cuando vio a las personas que estaban dando la charla tan seguros de sí mismos, divirtiéndose y siendo tan devotas a la idea de “cambiar el mundo” su corazón se emocionó.

“Quiero ser parte de esto, esta gente y lo que dicen me parece mágico y demasiado bueno, voy a continuar con el proceso de selección a ver qué tal”, pensó.

Daniela comenta que en su reclutamiento vio gente tan sobresaliente que sinceramente no pensaba quedar. Para su sorpresa, quedó seleccionada. “A partir de ahí toda mi vida cambió”, dice Daniela.

Daniela entre las fundadoras

Daniela Hernández, junto con Anabell Mora,  forma parte de esas personas que deseaban tener un comité dentro de la Universidad Central  de Venezuela. “Ser fundadora en la UCV iba más allá de resultados para AIESEC. Era darle a nuestra Alma Mater la oportunidad de tener una organización diferente. Una que estuviese lejos de lo que siempre vemos (centros de estudiantes y organizaciones políticas). Y era también ofrecerle a AIESEC la perspectiva de los UCVistas y el rescate de un comité con tanta importancia histórica para la región.

Formó parte del comité de AIESEC en USB y de AIESEC en UCV, lo cual fue un regalo, según dice. Para ella, estar en los dos comités significó todo. Cree que eso fue lo que determinó su carrera en AIESEC.

El comité de la USB fue una escuela. Conocí personas maravillosas con buenos corazones que estaban dispuestos a compartir sus aprendizajes para que fuéramos excelentes miembros. Eso llevó a la construcción de un sueño: AIESEC en UCV.

Dentro de la organización tuvo que encargarse del área de Intercambios y fue su mayor reto. Aprendió a entrevistar a extranjeros, negociar los tiempos con la ONG aliada y llenar notas de aceptación. “El resultado: dos estupendas brasileñas que llegaron en diciembre de 2010 a Venezuela. Ellas conquistaron a nuestro comité y a varias de nuestras familias”, relata Daniela.

De AIESEC al éxito

Daniela resume su experiencia en AIESEC como mágica. Para ella la organización es un tesoro. “Cuando hablan de tesoros usualmente están escondidos en lugares recónditos del mundo y hay un mapa que no todo el mundo logra descifrar. Eso es AIESEC para mí. Una experiencia que está ahí, pero que depende ti descubrir cómo leer esa mapa y encontrar el tesoro. Eres tú quien se da la oportunidad de vivir algo significativo o no”.

Todas las experiencias en AIESEC y en la vida son distintas pero considero que fui muy afortunada. Viví momentos increíbles de la organización y conocí a las mejores personas para hacer negocios, amigos y familia.

Daniela y Lidera

A Daniela la motivan los sueños y el logro de metas. Actualmente está trabajando independiente como Asesora en Gestión y Desarrollo de Talento Humano. Todos los temas relacionados a la gestión de personas y su impacto en el desarrollo organizacional le apasionan.

Empezó de manera informal a brindar asesorías. Con el paso de los meses comenzó a formalizar sus servicios y ahora tiene proyectos con clientes en captación de talento y estructura organizacional.

A ella le fascina el emprendimiento y ahora está en “modo generadora de ideas”. Aunque le gustaría tener otra experiencia laboral en la empresa privada dice que el emprender se encuentra en su día a día y está aprovechando las oportunidades que van apareciendo.

Para Daniela, el éxito es un concepto que está sujeto a la esencia de cada quien. En su caso es la armonía y el equilibrio en su vida. Es decir, que los aspectos: profesional, personal, familiar, amoroso, etc., se encuentren balanceados.

El AIESEC de Daniela

“AIESEC es un espacio que al principio cuesta entender cómo funciona y no es tan simple encontrar el rol que ocupas. Cuando empiezas a tener conciencia de lo que quieres para tu vida, se hacen visibles todas las oportunidades que la organización brinda.

Por eso, tómense unos minutos y hagan un análisis de cuál es su propósito, si ya lo saben… ¡GO! Hagan que todos sus esfuerzos estén encaminados a eso. Si no lo saben, no se preocupen: observen y estén atentos a todo lo que pasa a su alrededor.

Más temprano que tarde hay algo que enciende esa chispa en nosotros y nos indica cual es nuestra pasión.

Para mí, el verdadero valor de AIESEC es salir de nuestro pequeño mundo y realmente impactar (positivamente) vidas fuera de él.”

Líderes Venezolanos: Daniela Padrón

La cultura venezolana ha sabido trascender las fronteras de nuestro país, desde Simón Díaz hasta Gustavo Dudamel, la música siempre ha sido motivo de orgullo para los venezolanos. El día de hoy queremos compartir con ustedes la historia de Daniela Padrón, una violinista venezolana, nominada en el año 2013 a un Latin Grammy por “Mejor Albúm Folklórico”, y orgullosamente parte del Miami Music Project en calidad de Maestro de Ceremonia.

Daniela no solo ha dedicado su vida a la música, sino que complementó su pasión con una Licenciatura en Ciencias Administrativas, de la Universidad Metropolitana, en Caracas, Venezuela para el año 2009;  y es además violinista egresada de la Escuela Experimental de Música Manuel Alberto López, Caracas, Venezuela en el año 2005.

daniela-1

Pareciera que la música clásica no representa el género más popular entre los jóvenes de esta generación, no obstante Daniela ha podido recorrer gran parte de latinoamerica. Además, ha colaborado con reconocidos artistas nacionales como: Frank Quintero, Masseratti 2lts, Carlos Angola, Luz Verde, César Muñoz, entre otros.

También participó como miembro de la Orquesta Filarmónica Nacional de Venezuela, Orquesta Sinfónica de Miranda, Orquesta Filarmónica de Anzoátegui y Orquesta Sinfónica de Maracaibo, por mencionar solo algunas.

daniela-4

Su formación académica ha estado ligada a grandes personalidades del grupo de la música, tal es el caso que en el año 2000 recibe clases del maestro Sally Thomas, docente de Julliard School, una de las academias de música más prestigiosas del mundo.

A partir del año 2012 cambió su residencia a la ciudad de Miami, USA; donde se posicionó como Directora de la Orquesta Infantil del Miami Music Project.

En este 2016, lanzó al mercado su primer disco como solista “Bach to Venezuela”, en el cual fusiona música del gran compositor alemán, Johann Sebastian Bach, con distintos ritmos de su nativa Venezuela.

Daniela es un orgullo para los venezolanos, una joven líder formada en nuestro país. Ahora, ¿te atreves tú también a aportar por nuestro país?

Protagonistas anónimos: Anabell Mora

Anabell entró a AIESEC por coincidencia. Para ese entonces (octubre del 2008), ella estudiaba Economía. Pasando un día frente a una de las tantas carteleras de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (UCV), vio un papelito –mal impreso.  Tenía una imagen de Kofi Annan y el slogan de la organización que para ese tiempo era: “It’s up to you”.

Eso la atrajo y decidió enviar un correo y buscar información. “Sin duda una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida”.

El (re)surgimiento de AIESEC en UCV

Cuando Anabell entró a AIESEC, formaba parte del comité de la Universidad Simón Bolívar. Y desde ese momento tuvo el sueño de reabrir AIESEC en UCV.

Para ella no tenía sentido que la organización no estuviera en la primera universidad del país. Además que para ese tiempo ella ya sabía gran parte de la historia de AIESEC en Venezuela.

Por eso necesitaba formarse, aprender todo lo posible y estar lo más preparada para cuando el momento llegara.

“AIESEC en USB también es una parte de gran importancia en mi vida. Fue mi casa, mi inspiración por años y quiénes -y de cierta manera– hicieron posible a AIESEC en UCV.”

AIESEC ha sido para Anabell su campo de juegos, su caja de arena, su laboratorio de experimentos, un espacio de reflexión y de autoconocimiento. “La mesa que hizo que me encontrara con varios de mis mejores amigos, y hasta con el amor”.

Anabell dice que AIESEC la hizo más flexible, más empática –y simpática. Le hizo darse cuenta que “de los errores no sólo se aprende, sino que se disfrutan”. En general, le gusta pensar que algún impacto positivo tuvo en la vida de los otros miembros de AIESEC. Que los motivó, que servió de apoyo, que fue un medio para que vivieran experiencias importantes en sus vidas.

“Yo no pensaba en “cambiarle la vida” a alguien. Simplemente quería dar lo mejor de mí y de la manera más íntegra posible.”

Tanto la cambió AIESEC que descubrió que su verdadera vocación era ser Comunicadora Social. Ya se graduó de la Universidad Central de Venezuela.

Anabell como emprendedora

Desde hace varios años ha buscado integrar sus intereses y motivaciones personales: la comunicación, la tecnología y el desarrollo social, en su trabajo. Actualmente trabaja para una organización multilateral de impacto regional. Espera poder sumar una nueva experiencia internacional.

En el 2015 ganó el Concurso Ideas. Para ella fue “un momento genial”. Un proceso lleno de aprendizajes y consejos de personas expertas que saben de lo que hablan.

El Concurso Ideas es un espacio ideal para validar tus ideas. Para definir si aquello que tienes en mente es viable de la manera en que lo estás pensando. Para Anabell fue un momento muy especial porque su iniciativa “Conectavida” puso en agenda el tema de la donación de sangre. Hizo que se recordara por un rato el problema tan profundo que existe con respecto a eso, y en definitiva hizo que se visibilizara.

Conectavida es una plataforma tecnológica que busca conectar donantes de sangre y receptores a fin de ir cerrando la brecha tan grande que existe en el país con éste recurso.

Anabell y Conectavida

“Ganar el Concurso Ideas te da confianza para seguir vinculándote al tema del emprendimiento. Te motiva a seguir haciendo cosas nuevas”.

Además, comenta Anabell, también fue un momento especial porque pudo recibir el premio en manos del Sr. Ramón Sosa. Él actualmente es uno de los directores de Cargill Venezuela, pero que en su momento fue el Presidente Fundador de AIESEC en UCAB y presidente de AIESEC en Venezuela.

Ella dice que se conocían previamente, pero fue bonito escucharlo decir: “Tenías que ser de AIESEC”.

Protagonistas anónimos: Albern Mendoza

Albern es uno de esos jóvenes que te hacen decir: “tan joven y mira todo lo que ha logrado”. Él a veces cree que hace poco. Siempre tiene la idea de que puede hacer más y eso se vuelve hasta satisfactorio. Saber que hay personas como él, dispuestas a darlo todo con el fin de crear un mejor país.

Él motiva, inspira, y se convierte en un ser inigualable.

Entró a AIESEC cuando se encontraba en segundo semestre de Estudios Internacionales. “No sabía lo que quería hacer, sólo quería sentirme útil”.

Quedó en el área de Intercambios Salientes. Al interactuar con personas mayores que él –con currículos impresionantes–, se dio cuenta de que tenía que salir de su zona de confort y crecer.

“AIESEC también significó para mí la obtención de nuevas y grandes amistades con las cuales aún tengo contacto.”

Durante su carrera dentro de la organización conoció a personas de otros países. Personas que venían a Venezuela para hacerla crecer. Él asegura que esa es una de las mejores experiencias que te deja la organización.

El Futuro de Albern

Él actualmente no se encuentra en la organización. Pero, desde que salió, ha tenido la oportunidad de vivir nuevas y enriquecedoras experiencias gracias a las herramientas que adquirió.

En Noviembre de 2015, junto a tres compañeros –también de AIESEC– fundó un Grupo Político. Forma parte de la Escuela de Estudios Internacionales de Universidad Central de Venezuela. El grupo se llama Futuro EEI, del cual hoy en día es Secretario General.

“Desde ese momento no hemos dejado de crecer como equipo, como personas. Yo creo que estamos logrando muchísimas metas que teníamos trazadas –mentalmente– desde 2015.”

Futuro EEI es reconocido por una amplia parte de la población de la Escuela. No solo por el trabajo, sino por la calidad del mismo. Albern y sus compañeros creen que desde ese espacio son parte del cambio que nuestro país necesita.

“Al final del día, por más que hablemos y trabajemos, no cambiaremos de la noche a la mañana la realidad de más de 30 millones de personas que se encuentran en 916.445 km². Pero sí tenemos la capacidad de ir cambiando la realidad de los 1600 estudiantes que estudian en esta Escuela”, dice convencido Albern Mendoza.

Entre delegaciones y voluntariados

Este año (2016) aplicó al proceso de selección de la Delegación UCEVISTA que asiste al Modelo Colombiano de Naciones Unidas y actualmente es delegado de la misma. A pesar del corto tiempo que lleva siendo partícipe de ésta experiencia, considera que ha tenido la oportunidad de desarrollar y mejorar sus habilidades.

“Creo que ésta etapa de mi vida en la delegación está siendo muchísimo más fructífera de lo que esperaba y me siento muy orgulloso de pertenecer a ella.”

También ha estado inmerso en actividades de voluntariado. Ha sido parte del Staff de Techo Venezuela en la Colecta 2016 en Bello Monte. Cumplió la labor de Jefe de Punto “junto a un grupo de personas maravillosas que durante ambos días demostraron que es necesario seguir creyendo y apostando por este país”.

Albern cree que aunque en nuestro país hacen falta muchísimas cosas – y es necesario que cada uno de nosotros trabajemos en conjunto para mejorarlo – también considera que hay que aprender de otros países. “Más allá del factor político, creo que debemos mejorar como sociedad. Debemos velar porque las futuras generaciones tengan un país con bases sólidas, no solo con dinero sino con educación”.

Por esa razón él decidió realizar un voluntariado en diciembre –con AIESEC– en la ciudad de Lima, Perú. Su proyecto se llama “Impacta”. La idea es aportar herramientas para el crecimiento personal de niños y jóvenes.

El mejor recuerdo que le gustaría dejar es haberle cambiado la realidad a alguna de las personas con las que compartirá. Quiere ser parte del crecimiento de varias personas. “Eso es lo más bonito que nos da cualquier proyecto de AIESEC”.

Mi mayor meta desde hace años ha sido ser útil para el país.

Albern y futuro

Venezuela para Albern

Él cree que Venezuela necesita de personas capaces. De personas formadas que sepan que cada paso que dan en su gestión es para cumplir la responsabilidad que nosotros le otorgamos. Eso lo motiva a graduarse.

Quiere sentir que uno de los problemas que estamos atravesando como país es que no estamos 100% comprometidos con lo que hacemos. Por eso es que en cada uno de los proyectos que tiene la oportunidad de trabajar intenta impactar positivamente en sus compañeros.

Hace unos años su padre le dijo: “No hay peor error que esperar que los demás hagan o cambien algo que tú crees incorrecto. Párate, analiza y busca una manera de que esa realidad sea distinta”. Albern se esfuerza por tener una Venezuela mejor. Una Venezuela distinta.


¿Conoces a alguien que debería ser un Protagonista Anónimo? ¿Crees que tu historia debería ser contada?

¡Vamos a compartir!

#YoApuestoPorVenezuela: Samantha Maldonado

La calidez de los nosotros los venezolanos es sin duda una característica propia, cuando le preguntamos a nuestros intercambistas qué opinan de los venezolanos esa es la primera virtud que sacan a relucir.

Samantha Maldonado fue una mexicana que se atrevió a desarrollar su liderazgo en Venezuela, realizó el proyecto conocido como “Volunteer School Creation”, donde ayudó a la organización de los voluntarios que trabajaban para mejorar el Jardín Botánico de Maracaibo y compartió con otros extranjeros que aportaban su granito de arena en nuestro país.

Para ella Venezuela era una tierra con mucha diversidad natural, un lugar que sin duda quería conocer.

samantha-2

Durante su experiencia pudo familiarizarse aún más con el trato de los jóvenes venezolanos, en sus propias palabras: “Estamos llenos de esperanzas y ganas de mejorar”. Considera una inspiración cómo aprovechamos la crisis para evolucionar como individuos. En Venezuela el talento joven aún apuesta por su sociedad, sin embargo, a veces se olvidan del por qué siguen luchando, y entonces conocen personas como Samantha; quien a pesar de venir de una cultura similar encuentra diferencias bien marcadas entre ambas sociedades.

Venezuela es famosa por su majestuoso “Salto Ángel”, “Los médanos de Coro” y sus hermosas playas; más allá de ser un incentivo para los intercambistas que deciden apostar por Venezuela, una vez que viven su experiencia en nuestro país siempre quedan con ganas de más. Es ahora uno de los objetivos de Samantha conocer el Salto Ángel y no solo por eso volvería a Venezuela, sino también por todas las costumbres que vivió, la gastronomía que probó y los amigos que hizo.

Samantha Maldonado es una joven estudiante mexicana que se atrevió a contribuir por nuestro país, sé tú el próximo que diga #YoApuestoPorVenezuela.

samantha-1

Mérida, tierra de paisajes majestuosos

Venezuela es un país que ofrece a sus visitantes todos los escenarios naturales para una maravillosa experiencia, como dice la conocida canción: “Soy desierto, selva, nieve y volcán…”; por lo que podrás complementar tu desarrollo de liderazgo con los mejores paisajes.

En esta ocasión te invitaremos a un espacio tan único como majestuoso: el estado Mérida. Un rincón venezolano donde se une lo hermoso del pasado con su gente moderna. Las fachadas de su ciudad aún nos cuentan la historia de quienes habitaron en ella durante el siglo XIX; cuenta con el teleférico más largo del mundo y también la heladería con más sabores conocidos.

merida-2

Entre la gastronomía más creativa (que debes probar) se encuentra una bebida típica conocida como “Levantón”, consta de 15 ingredientes y los lugareños aseguran que despierta hasta a los muertos; lo encuentras en el mercado del pueblo.

Si eres de las personas aventureras puedes acampar en el Parque Nacional La Culata, aunque sabemos que su nombre puede tener más de un significado, la tranquilidad y paz que se respira en el lugar es incomparable. Si de monumentos hechos por el hombre hablamos, entonces anota en tu lista: el Observatorio, el Teleférico (que abrió recientemente al público) y la heladería con más de 300 sabores diferentes.

Para los jóvenes que quieren experimentar lo que vive un universitario venezolano, existen opciones como: la Cibeles, un bar para tomarse algunas cervezas después de clases; el club de películas de la ULA, Universidad de Los Andes en Venezuela; lanzarse en parapente desde “Tierra Negra” o dar un paseo por el jardín botánico. Por último, se puede realizar un recorrido por los pueblitos más cercanos, donde podrás ser testigo de paisajes antiguos que tienen ciertos toques de comodidad moderna.

Sin lugar a dudas Mérida es un lugar que vale la pena conocer, ¿eres el siguiente en decir #YoApuestoPorVenezuela?

Líderes Venezolanos: Luis Carlos Díaz

El ejercicio del periodismo requiere coraje en cualquier país, ya que es el profesional encargado de la información, de brindar a la población los datos objetivos para que sean ellos quienes fijen una postura. Este arte posee varias ramas para desarrollar, y sea cual sea en la que se desenvuelva el periodista, siempre deberá tener vocación para ejercer dicha profesión.

En este post les hablaremos acerca de un joven, que ha sabido aprovechar sus recursos tecnológicos – como los blogs – y crear un portafolio profesional que le brinda credibilidad, una virtud muy importante en su medio. Este periodista es el joven venezolano Luis Carlos Díaz.

Luis ha trabajado en emisoras de radio como Circuito Éxitos; escribe para portales web, entre los que destacan Prodavinci (una página que trata temas polémicos con buena base); y además merecedor del premio “Ganador del Público” en los Premios BOBS 2013, reconocimiento que se le hace en Alemania.

Si desean conocer más a profundidad la trayectoria de Díaz, solo deben ir a este enlace. Sin embargo, Luis Carlos plantea una interesante combinación entre el periodista y el joven consumidor de las Redes Sociales.

Fotografía cortesía de: El Universal

Fotografía cortesía de: El Universal

Muchas veces creemos que los líderes son personas que solo hacen política, o que se encuentran en altos cargos de empresas, pero esto no siempre es verdad. Un líder verdadero es aquel que con creatividad, resilencia y empatía logra convencer a otros de seguirlo. Siendo Luis Carlos Díaz un joven venezolano que aprendió la clave del éxito para expresar sus ideas, y que estas resulten atractivas para todos los jóvenes de nuestra generación, nos demuestra que tenemos las herramientas necesarias para ser el cambio que queremos ver en el mundo.

Luis Carlos usa el internet y las redes sociales para plasmar su opinión, innovación que nos hace considerarlo un Líder Venezolano, ¿eres tú el siguiente en desarrollar tu liderazgo en Venezuela?