5 consejos para mostrar tu ciudad y no morir en el intento

Esto va más o menos de la siguiente manera, yo suelo escribir desde mis experiencias, en base a lo que siento y cómo lo siento. El artículo de hoy comienza desde mi necesidad de mostrarle a alguien querido mi ciudad desde mis ojos y mis ganas de llevarte a ti lector, conmigo. Lo que escribiré más abajo es en mi opinión, la mejor manera de presentar a cualquiera mi ciudad y dejarlos amarla tanto como yo la amo a ella. Lo último que aclararé es que muchos de estos ejemplos los aplicaré a Caracas, porque es donde vivo. Así que empecemos:

  1. Presenta lo que conozcas: siempre vas a querer que esa persona disfrute todo lo que le enseñes, sorprenderlo con lugares que no conozcas puede sorprenderte a ti también, lo que quiero decir es que puede que no sea lo que tú esperabas. Mi consejo, ve por lo seguro, piensa en lugares que se ajusten a los gustos de esa persona y a tus buenas experiencias, las que luego puedes contarle y que ellos pueden recordar por siempre. Un ejemplo, mi amigo es músico, yo lo llevaría a cualquiera de estos conciertos que a veces se hacen en Caracas al aire libre, que siempre han sido para mí un buen rato y sé que él disfrutaría.
  2. Sé consiente de tú alrededor: seamos honestos, serás responsable de alguien que no conoce el lugar y es importante que sepas que puede que esa persona no esté siempre contigo y tenga que valerse por sí mismo. Mi consejo, sé lo mas sincero posible con quien venga a tu ciudad en lo que puede encontrarse al llegar, ya sea tráfico a una hora específica o los lugares que puedan ser inseguros y no debería visitar. Un ejemplo, hace poco tuve la oportunidad de recibir a una española maravillosa en mi casa y con otra amiga, llevarla al metro de Caracas por primera vez, la ruta fue larga pero la experiencia increíble, poco a poco y gracias a las indicaciones de mi amiga ahora ella puede moverse sola en el metro como toda una caraqueña.
  3. Planea pero no enloquezcas: todos sabemos que un itinerario tan cerrado en nuestras vidas cambia totalmente con el tiempo y las circunstancias, son muchas las veces que los planes no salen como lo queremos y hasta los planes “Z” pueden sacarnos de cualquier aprieto. Mi consejo, planea qué lugares quieres mostrar sin enfocarte tanto en el día, recalca cuales son los que realmente necesitan tener fecha y lugar y los demás simplemente déjalos fluir directo a tu calendario. Un ejemplo, el año pasado viajé y como buena estudiante de arquitectura mi plan era ver 300 edificios en un día y detallarlos TODOS, tuve la fortuna de estar con personas que quisieron tomar el reto conmigo y lo suficientemente ambiciosas como para turistear a las 2 a.m. si era necesario. En resumen, todo se va dando si lo dejas fluir y disfrutas del camino.
  4. La cuidad es tuya y el tour del turista: la idea es que ambos disfruten pero recuerda que tú puedes ver la ciudad cuando quieras, el visitante no tanto. Un consejo, darle oportunidad de elegir que lugares quiere visitar, bien sea que lo investigue por sí mismo o que tú le des opciones. Un ejemplo, en este viaje del año pasado no sólo vi esos 300 edificios que tenía en mi lista, también quienes estaban conmigo decidieron presentarme otros de los cuales no sabia absolutamente nada. ¿Mis lugares favoritos de ese viaje? Una combinación entre los que había soñado en el avión y los que jamás pensé ver.
  5. Ten en cuenta tu bolsillo: son muchos los lugares que puedes ver en tu ciudad sin la necesidad de gastar mucho dinero y otros en los que quizás debas ajustar tus cuentas. Recuerda que es muy probable que quien este contigo no tendrá mucha idea de cómo funciona tu moneda, así que tendrás dos bolsillos que cuidar. Mi consejo, planear cuales son los que realmente merecen tu dinero y buscar planes en la ciudad que sean gratis, en Caracas hay muchísimos. Un ejemplo, una vez salí con un amigo sin ningún plan y ninguna hora de llegada, ambos estábamos en ese punto del mes en el que no teníamos más dinero del necesario y honestamente gastarlo no era opción, nuestra solución fue pensar en lugares al aire libre que no habíamos visitado nunca y el resultado fue unos de los mejores días que he tenido.

Entonces ahí lo tienes, son sólo cinco de las cosas que me vinieron a la mente pensando en lo maravillosa que puede llegar a ser Caracas y lo mucho que quisiera presentársela a esa persona. Si leíste hasta aquí me gustaría leer tus consejos y tus ejemplos o experiencias, el espacio de comentarios abajo es todo tuyo.