Analfabetismo en aumento (1/2)

En el 2005, el gobierno de Venezuela, bajo la presidencia de Hugo Chávez, se declaró como un territorio libre de analfabetismo. Según la UNESCO, un país se cataloga como tal, cuando su índice de analfabetismo se encuentra por debajo del 4%. Ahora, esto implica claramente que aún hay gente analfabeta. Y que esa cifra es sólo un promedio, lo que significa que hay personas analfabetas fuera de este cálculo.

En el 2003, el gobierno venezolano lanzó el programa educativo “Misión Robinson”, cuyo objetivo era el de enseñar leer y escribir a todos aquellos que fueron excluidos del sistema educativo: “(…) enseñaron a leer y a escribir a un millón 482 mil 543 compatriotas, de todas las edades, que estaban sumidos en la ignorancia” (Embajada de Venezuela en Argentina, s/f). Luego, a finales de ese mismo año, se creó la “Misión Robinson 2”, para culminar la primaria.

“Sin embargo, cuando revisamos los resultados del Censo 2011 encontramos que la tasa de analfabetismo, para ese momento, es de 5,23%, lo cual implica un retroceso con respecto al logro reportado en el 2005” (PRODAVINCI, 2013)

Fracaso de las misiones: analfabetismo en aumento

El último censo nacional venezolano, hecho en 2011 ubica los niveles de alfabetismo 95,1%, para la población de 10 años y más, por lo que la tasa de analfabetismo corresponde al 4,9%. Esto implica que para ese año había en Venezuela 1.101.706 personas que no sabían leer ni escribir, lo que contradice las propias declaraciones oficiales

En términos absolutos, la tasa registrada en el Censo del 2001, 7,02 %, equivale a 1.082.485 personas, mientras que la registrada en el Censo del 2011, 5,23 %, es igual a 1.039.217 personas (Cunto, 2016)

Esto nos dice que realmente sólo se alfabetizaron unas 43 mil personas. El fracaso puede deberse, en parte, a que se buscó alfabetizar a un grupo de personas en el acto y no la institución de un plan educativo sólido e innovador. De igual manera se ha dejado de lado a la educación preescolar, vital para el desarrollo motriz-cognoscitivo y social en los infantes. Así, tenemos unos niños en edad para la primaria, que no pueden acceder por su falta de desarrollo y entendimiento de reglas y valores básicos. Y que, por ende, quedaran fuera del sistema educativo.

Lo que parecía una medida para erradicar el analfabetismo terminó en una situación contraproducente. Un niño sin oportunidades se convierte en un adulto sin futuro, que se refugiará en cualquier otro sector para proveerse de bienes y una calidad de vida, precaria por supuesto. Son los denominados analfabetas funcionales, saben escribir y leer, pero se hallan incapaces de poder analizar y comprender hasta las situaciones más sencillas. Y una mente así, es fácilmente manejable.

Para estadísticas completas del nivel de analfabetismo en Venezuela, visita PRODAVINCI