Libertad es mi apellido

Libertad, aquello que nos hace entrar en guerra para conseguirla y buscar la paz, para mantenerla. Es lo que impulsa la vida de cada individuo y mide la de una sociedad. Pero, ¿qué es la libertad? Es la capacidad que se tiene de escoger el curso de la propia existencia. Su alcance va desde qué vestir hoy hasta qué carrera estudiar mañana.

¿Cómo evitar que la libertad se vuelva tiranía?

Libertad implica hacer de la vida lo que uno desee, sí, pero esto puede traer grandes consecuencias para el prójimo, Por eso, la libertad de un sujeto A termina justo donde empieza la de otro sujeto B. Es decir, nadie puede imponerse o imponerle a otro algo sobre lo que no esté de acuerdo. Por tal razón, es imperativo que en la vida, sobre todo en la pública, atendamos a aquellos que difieren de nuestra opinión porque todos pertenecemos a una sociedad y por lo tanto debemos convivir con nuestras diferencias.

¿Esto quiere decir que cuando voto pierdo parte del derecho a mi propia vida?

No, votar es una muestra profunda de libertad, donde el individuo se hace escuchar. Una vez leí: si al momento de votar todas las opciones siguen la misma corriente, no estás escogiendo realmente. La libertad implica diversidad de opciones, pero también implica convivencia. Y, lejos de verse como contrarios, se complementan.

Para realizar tal hazaña es necesario establecer un marco de reglas, estas son las leyes de cada país y su sistema de justicia, cualquiera que cercene la libertad de otro será penado por la ley. Por consiguiente, un Presidente debe siempre informar a sus ciudadanos las medidas a tomar y darles el espacio para que se manifiesten a favor o en contra. Las críticas que puedan aportar los del último grupo deben de funcionar como un mecanismo de perfección, para alcanzar algo aún mayor y que satisfaga a la mayor cantidad de personas posibles.

Votar significa que le otorgas a un tercero la responsabilidad y el poder de realizar cambios en la vida en general. Por eso es importante recopilar toda la información posible para tomar la mejor decisión en cada situación. De tal manera que, al votar, ejerzas tu libertad al poder escoger a alguien que represente tus intereses.

Mientras más libertad, más felicidad. Porque las personas serán capaces de formarse e instruirse de la manera que mejor les parezca, de alcanzar sus sueños, de explorar y descubrir qué son capaces de hacer. Y, así, dirigir sus vidas hacia las metas deseadas, a vivir una vida plena y de calidad.

¡Abajo cadenas!

periodismo

Periodismo con P de peligro

En momentos de crisis, la información se vuelve una herramienta vital para el desenvolvimiento de las actividades diarias. Normalmente, esto se encuentra en manos de aquellos que ejercen el periodismo, pero en Venezuela se ha vuelto una profesión de alto riesgo, donde se tiene que burlar constantemente los obstáculos y las amenazas. Y eso incluye, bombas, perdigones e incluso balas.

Por tal tal labor, no es sorprendente que los primeros entes en ser vetados o censurados sean los medios de comunicación, que son bajo estas circunstancias, los únicos medios que tiene la población para conocer qué sucede en sus alrededores. Entonces, son los medios de comunicación los primeros enemigos o aliados de un régimen.

Periodismo sin censura

Al momento de un problema o situación grave, normalmente la gente acude a los medios de comunicación tradicionales para enterarse demás: la televisión, la radio y el periódico, pero en Venezuela el periodismo ha venido enfrentando una censura desmedida. Canales de televisión, como el canal del Estado, Venezolana de televisión (VTV), Globovisión o Venevisión ya no muestran noticias completas y a veces bastante distorsionadas de los hechos, como en el caso de VTV.

En medio del caos, han nacido nuevas propuestas de la mano de los periodistas para afrontar la censura. Vale subrayar que la mayoría han venido de jóvenes emprendedores. Así nació El Tambor, por ejemplo, como una iniciativa de un grupo de estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Monteávila. Muchachos que probablemente no pasen de los treinta años pero que transmiten en vivo las protestas, que las caminan de punta a punta y llevan la información a los demás. De igual manera, se encargan de hacer infografías y otros recursos para ilustrar lo que sucede en las calles.

Innovación en la transmisión

La transmisión en vivo se ha convertido en tendencia este año, plataformas como Facebook e Instagram la han añadido a sus servicios y ha resultado en grandes controversias. Pero en Venezuela ha sido increíblemente oportuno. Sellos como VPI, VIVOplay y Periscope han tomado la delantera y colocan la realidad en las pantallas de todo el mundo. Su función principal es la de sacar a las personas de la oscuridad que significa la desinformación, entendiendo ésta no sólo como la falta de, sino también a las noticias falsas que circulan y se comparten sin la debida verificación.

deserción

Deserción escolar y analfabetismo (2/2)

Cuando la educación inicial que recibe el niño es precaria, se tiene un analfabeta funcional, que de entrada no querrá ir a la escuela porque no entiende. Su frustración se verá reflejada en sus notas y, más temprano que tarde, será otro que practica la deserción escolar. En vez de ver la educación como una oportunidad, la tendrá en mente como un castigo:

Según la UNICEF hay 117 millones de niños y jóvenes en América Latina; de estos 22.1 millones se encuentran fuera del sistema educativo o están en riesgo de hacerlo. Este dato sólo incluye a los estudiantes entre 5 a 14 años (Lugo, 2013)

Razones de la deserción

Al momento de preguntarle a un estudiante de una institución pública sobre otro de una privada, dirá: ellos pasan porque pagan. Mientras que el de la escuela privada dirá sobre el que asiste a una pública: a ellos los pasan porque igual [a los profesores] les van a pagar. Aquí chocan dos estereotipos y dos realidades muy distintas, pero hay una figura común: el profesor.

Encontrar un buen profesor en estos días es como buscar una aguja en un pajar. Desde mi experiencia puedo confirmar que existen actualmente increíbles profesores altamente preparados, por ejemplo a nivel universitario. Pero que también están los denominados “profesores piratas”, que son más comunes en la educación primaria y media.

El objetivo de un profesor nunca debe ser el de colocar un millón de conocimientos en la cabeza de su alumno, sino realmente mostrarle cómo hacer uso de ese conocimiento. No sólo aprenderlo de memoria, sino aplicarlo en su vida, al contrario del analfabetismo funcional.

¿Qué sucede en casa?

Entonces, ¿quién se ve más afectado, la educación privada o la pública? La verdad es que cada caso es particular, pero existe un punto que se comparte por ambos:

Alvarado manifestó su preocupación explicando que “La crisis está sacando a niños de las aulas, no solo porque tienen que acompañar a sus padres a hacer cola para comprar comida sino porque tienen que buscar cómo ganar dinero para ayudar al sustento del hogar” (Martín, 2016)

De manera que, tanto el que estudia en una institución privada como el que está en una pública se encuentra en peligro de deserción. El de la pública, si bien no paga una matrícula, termina desertando y buscando un trabajo informal, que le permita aportar comida en su mesa. Mientras el de la privada, deberá desertar para invertir ese dinero en comida y otras necesidades básicas. Por esta razón y muchas otras, la deserción escolar es asociada con los aumentos del nivel de pobreza.

Embarazo y deserción

Una de las principales razones para la deserción escolar en adolescentes es el embarazo precoz:

En Venezuela se registra la más alta tasa de embarazo adolescente entre los países de Suramérica, con 101 nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15 a 19 años de edad, cifra obtenida por el diagnóstico mundial 2012 llevado a cabo por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)

¿Qué sucede con este tipo de embarazos? Las razones son multifactoriales: está involucrado el tema de la educación desde el hogar y la escuela, y la gran cantidad de desinformación sobre la educación sexual por el hecho de la dificultad en los padres y familiares para discutir formalmente sobre el tema. (Massiah, 2016)

He aquí uno de los motivos por los cuales la educación o la figura de una escuela es tan importante, pues es la institución, luego de la familia y antes del Estado, capaz de formar a las personas en todos los sentidos. De brindarle apoyo y herramientas a sus estudiantes para tomar las mejores decisiones. No se trata sólo de colocar un montón de conocimiento en sus cabezas, sino de formar personas con valores y principios.

Analfabetismo en aumento (1/2)

En el 2005, el gobierno de Venezuela, bajo la presidencia de Hugo Chávez, se declaró como un territorio libre de analfabetismo. Según la UNESCO, un país se cataloga como tal, cuando su índice de analfabetismo se encuentra por debajo del 4%. Ahora, esto implica claramente que aún hay gente analfabeta. Y que esa cifra es sólo un promedio, lo que significa que hay personas analfabetas fuera de este cálculo.

En el 2003, el gobierno venezolano lanzó el programa educativo “Misión Robinson”, cuyo objetivo era el de enseñar leer y escribir a todos aquellos que fueron excluidos del sistema educativo: “(…) enseñaron a leer y a escribir a un millón 482 mil 543 compatriotas, de todas las edades, que estaban sumidos en la ignorancia” (Embajada de Venezuela en Argentina, s/f). Luego, a finales de ese mismo año, se creó la “Misión Robinson 2”, para culminar la primaria.

“Sin embargo, cuando revisamos los resultados del Censo 2011 encontramos que la tasa de analfabetismo, para ese momento, es de 5,23%, lo cual implica un retroceso con respecto al logro reportado en el 2005” (PRODAVINCI, 2013)

Fracaso de las misiones: analfabetismo en aumento

El último censo nacional venezolano, hecho en 2011 ubica los niveles de alfabetismo 95,1%, para la población de 10 años y más, por lo que la tasa de analfabetismo corresponde al 4,9%. Esto implica que para ese año había en Venezuela 1.101.706 personas que no sabían leer ni escribir, lo que contradice las propias declaraciones oficiales

En términos absolutos, la tasa registrada en el Censo del 2001, 7,02 %, equivale a 1.082.485 personas, mientras que la registrada en el Censo del 2011, 5,23 %, es igual a 1.039.217 personas (Cunto, 2016)

Esto nos dice que realmente sólo se alfabetizaron unas 43 mil personas. El fracaso puede deberse, en parte, a que se buscó alfabetizar a un grupo de personas en el acto y no la institución de un plan educativo sólido e innovador. De igual manera se ha dejado de lado a la educación preescolar, vital para el desarrollo motriz-cognoscitivo y social en los infantes. Así, tenemos unos niños en edad para la primaria, que no pueden acceder por su falta de desarrollo y entendimiento de reglas y valores básicos. Y que, por ende, quedaran fuera del sistema educativo.

Lo que parecía una medida para erradicar el analfabetismo terminó en una situación contraproducente. Un niño sin oportunidades se convierte en un adulto sin futuro, que se refugiará en cualquier otro sector para proveerse de bienes y una calidad de vida, precaria por supuesto. Son los denominados analfabetas funcionales, saben escribir y leer, pero se hallan incapaces de poder analizar y comprender hasta las situaciones más sencillas. Y una mente así, es fácilmente manejable.

Para estadísticas completas del nivel de analfabetismo en Venezuela, visita PRODAVINCI