Liderazgo en tiempos de crisis

El liderazgo entre tantas cosas siempre ha sido clave importante para la resolución de conflictos, justo por ello es que en los tiempos de crisis es cuando más se necesita de un líder o líderes que guíen eficientemente a las multitudes hacia el sendero correcto del crecimiento y la reestructuración de la sociedad. Ahora bien, pueden surgir varias interrogantes con respecto a lo que acabo de decir, por ejemplo: ¿Cómo se crea este liderazgo?; ¿cualquiera puede ser líder?; ¿es realmente necesario el liderazgo para salir de una crisis?, estas y otras preguntas las responderé a continuación.

Para empezar, el liderazgo nace debido a la necesidad de direccionamiento que pueda tener un grupo, esto se debe a que no se puede alcanzar efectivamente una meta si no existe una organización o planificación para conseguirla. Seguidamente, a un buen líder se le reconoce más por sus habilidades cualitativas que cuantitativas, no necesariamente el líder o los líderes requieren ser obligatoriamente los que tengan más edad o experiencia, sino que se les reconocerá por su capacidad para resolución de conflictos, delegación de tareas, organización de equipo, entre otras. Además, un buen liderazgo viene acompañado de cualidades como empatía, honestidad y empoderamiento, por mencionar algunas. Como se puede observar, las cualidades que debería de tener un líder no son innatas, por lo que cualquier persona tiene la capacidad para desarrollar su liderazgo.

Una vez ya mencionado todo con respecto al liderazgo, todavía queda una pregunta latente: ¿es realmente necesario el liderazgo para salir de una crisis?, la respuesta quizás ya la sepas, y es que sí, es totalmente necesario debido a que toda crisis requiere de 3 factores para resolverse:

  1. Identificar la problemática.
  2. Planificar o idear la solución de dicha problemática.
  3. Ejecutar la resolución de la problemática.

Y estos 3 factores son sólo viables a través de un buen liderazgo que sepa dirigir etapa por etapa al grupo para que al final logren alcanzar de la manera más eficiente su meta.

Mi invitación para ti es que te desarrolles día a día como líder, para que seas un agente de cambio en este mundo que tanto lo necesita.

Deserción escolar y analfabetismo (2/2)

Cuando la educación inicial que recibe el niño es precaria, se tiene un analfabeta funcional, que de entrada no querrá ir a la escuela porque no entiende. Su frustración se verá reflejada en sus notas y, más temprano que tarde, será otro que practica la deserción escolar. En vez de ver la educación como una oportunidad, la tendrá en mente como un castigo:

Según la UNICEF hay 117 millones de niños y jóvenes en América Latina; de estos 22.1 millones se encuentran fuera del sistema educativo o están en riesgo de hacerlo. Este dato sólo incluye a los estudiantes entre 5 a 14 años (Lugo, 2013)

Razones de la deserción

Al momento de preguntarle a un estudiante de una institución pública sobre otro de una privada, dirá: ellos pasan porque pagan. Mientras que el de la escuela privada dirá sobre el que asiste a una pública: a ellos los pasan porque igual [a los profesores] les van a pagar. Aquí chocan dos estereotipos y dos realidades muy distintas, pero hay una figura común: el profesor.

Encontrar un buen profesor en estos días es como buscar una aguja en un pajar. Desde mi experiencia puedo confirmar que existen actualmente increíbles profesores altamente preparados, por ejemplo a nivel universitario. Pero que también están los denominados “profesores piratas”, que son más comunes en la educación primaria y media.

El objetivo de un profesor nunca debe ser el de colocar un millón de conocimientos en la cabeza de su alumno, sino realmente mostrarle cómo hacer uso de ese conocimiento. No sólo aprenderlo de memoria, sino aplicarlo en su vida, al contrario del analfabetismo funcional.

¿Qué sucede en casa?

Entonces, ¿quién se ve más afectado, la educación privada o la pública? La verdad es que cada caso es particular, pero existe un punto que se comparte por ambos:

Alvarado manifestó su preocupación explicando que “La crisis está sacando a niños de las aulas, no solo porque tienen que acompañar a sus padres a hacer cola para comprar comida sino porque tienen que buscar cómo ganar dinero para ayudar al sustento del hogar” (Martín, 2016)

De manera que, tanto el que estudia en una institución privada como el que está en una pública se encuentra en peligro de deserción. El de la pública, si bien no paga una matrícula, termina desertando y buscando un trabajo informal, que le permita aportar comida en su mesa. Mientras el de la privada, deberá desertar para invertir ese dinero en comida y otras necesidades básicas. Por esta razón y muchas otras, la deserción escolar es asociada con los aumentos del nivel de pobreza.

Embarazo y deserción

Una de las principales razones para la deserción escolar en adolescentes es el embarazo precoz:

En Venezuela se registra la más alta tasa de embarazo adolescente entre los países de Suramérica, con 101 nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15 a 19 años de edad, cifra obtenida por el diagnóstico mundial 2012 llevado a cabo por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)

¿Qué sucede con este tipo de embarazos? Las razones son multifactoriales: está involucrado el tema de la educación desde el hogar y la escuela, y la gran cantidad de desinformación sobre la educación sexual por el hecho de la dificultad en los padres y familiares para discutir formalmente sobre el tema. (Massiah, 2016)

He aquí uno de los motivos por los cuales la educación o la figura de una escuela es tan importante, pues es la institución, luego de la familia y antes del Estado, capaz de formar a las personas en todos los sentidos. De brindarle apoyo y herramientas a sus estudiantes para tomar las mejores decisiones. No se trata sólo de colocar un montón de conocimiento en sus cabezas, sino de formar personas con valores y principios.

Venezuela a todo color

Los colores normalmente se asocian a los estados de ánimo. Al verlos, en nuestro cuerpo se da una respuesta. Así podemos encontrarnos con que el azul puede relajar, pero que es igualmente un color frío o que puede asociarse a la tristeza. Pero nos resulta abstracto pensar sólo en el color, como cuando te frotas los ojos muy duros y ves manchas por un momento. Una experiencia fuera de serie.

MÁS ALLÁ DEL COLOR

Tal vez la foto de arriba se te haga familiar, esta obra de Carlos Cruz-Diez se encuentra en las paredes y piso de nuestro Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Este hombre no podría ser de otra nacionalidad sino venezolano. Siempre vigilando cuando las personas vienen y van. Aunque él mismo resida ahora fuera del país a sus noventa y tres años. Definitivamente el arte te conserva.

Carlos Cruz-Diez opta por llevar el color a un plano principal, no hay pero sí hay un gran sentimiento. Sólo el color y su luz penetrando en ti, desenvolviéndose y creando un nuevo mundo sin barreras. Sus obras las podemos encontrar en Venezuela por supuesto, en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y en su propio espacio, el Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez en Caracas también. Hacia el interior, lo puedes encontrar en el estado Mérida. Internacionalmente, sus obras están distribuidas en Francia, España, Estados Unidos, Brasil y muchos otros.

DEL MUSEO A LA CALLE

Saliendo del museo y quedándonos en el plano urbano, las paredes también hablan. Un exponente venezolano de esto es Flix, mejor conocido como Flix Robotico. Sus obras no sólo se han colado por las calles sino que también se han colado en los museos, pues apuesta por mostrar personajes y situaciones de la vida a todo color. A alegrarte el día aún en medio del tráfico y posiblemente transportarte a otro mundo, uno más sencillo y puro.

Graduado de Arquitecto de la Universidad Central de Venezuela, es capaz de evocar las situaciones diarias y volverlas extraordinarias. Al mismo tiempo que puede colocarse a la par de Carlos Cruz-Diez y hacer del color el protagonista. Es tan dinámico y versátil como el mismo país. Sus obras se encuentran a los largo de las calles de Caracas y en el estado Falcón. Hacia el exterior, tenemos su selección de muestra del Bienal de Venecia y numerosas apariciones en revistas extranjeras. Sin duda, una generación de relevo con mucho potencial y luego vendrán más.

Paz, Justicia e Instituciones Sólidas en Venezuela

Para iniciar esta serie, me gustaría comenzar con este hashtag

#EsTiempoDeSerRealistasYContribuirConSoluciones 

Difícilmente podemos hablar de paz en Venezuela hoy, si en este hermoso país no respetan los derechos humanos, si no hay estabilidad legislativa, sin libertad de expresión, sin seguridad social y económica y por último pero no menos importante, no hay paz si el pueblo no tiene confianza plena en sus gobernantes y dirigentes políticos. Estos factores afectan el pleno desarrollo de un Estado.

No te sientas culpable por estar enojado. Siéntete culpable por ser cruel.

Hablar actualmente de Venezuela, es hablar de la crisis causada por una ideología mal implementada y la pérdida de valores y fe, y que ha generado el aumento de violencia armada, inseguridad, un continuo decrecimiento económico y la dificultad de emprendimientos nacionales, resentimiento, frustración, corrupción, violencia sexual, censura, homicidios, robos, hurtos, hambre y falta de medicinas, desmejoras en infraestructuras y servicios públicos, esta ola ha arrastrado todo el territorio nacional, razón por la cual se imposibilita la protección de la sociedad, ya que una gran parte de la misma se encuentra inmersa en estos hechos.

Pero, aun así, hablar de Venezuela es hablar de un pueblo valiente y bravo, ya que, en medio de esta situación existen jóvenes con anhelo en su corazón y fe en Venezuela, que lucha por el cambio de mente a través de la educación e información, y proponen para la construcción de Paz, Justicia e Instituciones Sólidas en Venezuela:

  1. Libertad de desarrollo, invertir en la educación y el deporte, con el fin cultivar la mente y disminuir la ignorancia y pobreza, reduciendo de a poco los índices delictivos
  2. Libertad de participación, tomar parte en la dirección de los asuntos públicos, votar, consentir procesos, asociación y reuniones pacificas
  3. Libertad del miedo, desarme masivo de las bandas organizadas para delinquir, educación y entrenamiento a político y ético-moral a los organismos de protección del estado, políticas económicas liberales, castigo a la corrupción
  4. Libertad de credo y pensamiento, tolerancia a la fe, valores, principios y ideologías propias de una comunidad u persona
  5. Libertad de expresión, dialogar con las comunidades y pueblos para encontrar soluciones duraderas a los conflictos e inseguridad, reconciliarnos, así como, dar a conocer y manifestar su postura u criterio propio
  6. Libertad de soñar, anhelar la libertad, desarrollo y mejora de nuestra calidad de vida y entorno, garantizando el pleno uso y goce de nuestros derechos y estabilidad social-económica, ser nuestra mejor versión todos los días
  7. Libertad para vivir, experimentar la paz, felicidad, prosperidad y unión que podemos llegar a tener si todos trabajamos para la construcción de un mejor país.

Estas libertades promueven el desarrollo sustentable de un país, concientizando al ciudadano común, funcionario público y políticos, sobre la importancia de tenernos los unos a los otros presentes en nuestras decisiones, dejando atrás el egoísmo y los intereses personales, para buscar el bien común.

La estabilidad y bienestar social es posible a través de la evolución, aceptación y dialogo entre las partes y el respeto al derecho ajeno.

Nunca mientas, ni siquiera una mentira piadosa. Sé honesto, sé real y di la verdad. Este compromiso te obliga a tomar mejores decisiones y a ser una persona más fuerte.

Cada persona debe comprometerse a garantizar el pleno derecho del otro, solidarizarse con las vivencias del mismos, y colocándose en los zapatos del otro, con el fin de actuar desde donde estemos, desde los más pequeños, como los mejores ciudadanos, dejando atrás la violencia, el conflicto. Siendo así la esperanza de una nueva y mejor Venezuela.

Consolidemos nuestro desarrollo, por medio de nuestras acciones apliquemos justicia honesta, equitativa, ¡creemos conciencia!

 

 

Los trabajadores venezolanos

El 1ro. de Mayo de cada año se celebra en Venezuela el día del trabajador, un día feriado en el que la mayoría de los venezolanos la pasa descansando junto a su familia. Ahora bien, ¿Alguna vez te has cuestionado si los venezolanos son realmente trabajadores? Quizás sí, quizás no, pero en este artículo tocaremos varios puntos para dar una respuesta clara a esa pregunta.

 
“Al que madruga, Dios lo ayuda” Es una frase célebre de Venezuela que en algún momento tuviste que haber escuchado, básicamente lo que indica es que a más temprana hora del día te despiertes, mejor te irá, y no está demás decir que la mayoría de los venezolanos trabajadores se toman esto al pie de la letra, a las 5am la mayoría está despierto para tomarse una ducha, preparar el desayuno, montar el café y terminar de arreglar todo para ir a su trabajo, esto claro está sólo es válido si no tiene hijos que criar, porque si los tiene no sólo se encarga de prepararse él sino de preparar también a los más pequeños de la casa, haciéndoles la lonchera, ayudándolos a vestir, preparándoles la mochila, para luego llevarlos al colegio.

 
Ya luego pasada toda la travesía de la primera hora del día, viene el desempeño laboral, en dónde el venezolano pasa horas y horas dedicándose arduamente a su labor. Si algo nos caracteriza es que sin importar lo que estemos haciendo queremos hacerlo bien, no nos gusta dejar las cosas a medias, y más aún nos encanta cuando nos vemos recompensado por ello. También el ambiente laboral se presta para crear familia, sí familia, tal cual lo estás leyendo, porque siempre encontrarás personas que se volverán tus nuevos hermanos y hermanas en la labor que estés realizando, hermanos y hermanas que probablemente te quedarán para toda la vida.

 
Una vez acabada la labor del día el venezolano regresa a su casa, pero sabe muy bien que el trabajo aún no ha terminado, porque ahora queda preparar la cena, preparar el almuerzo del día siguiente si es necesario, e incluso muchos llegan a sus casas a seguir realizando labores del trabajo, ya sean labores online o presenciales, luego de haber culminado todo lo que le faltaba por hacer, el venezolano por fin se acuesta a dormir para volver a pararse en la madrugada del día siguiente.

 
Todo esto ocurre normalmente por 5 días a la semana, pero no creas que por ello los otros 2 días son de descanso, al contrario, los otros 2 días son para acomodar el hogar, hacer las compras, lavar la ropa, y muchos otros deberes a realizar según se ameriten.

 
Lo mejor del caso, es que a pesar de tanta labor y trabajo, realmente amamos lo que hacemos, porque incluso en los días de descanso buscamos realizar cualquier actividad con tal de no quedarnos sin hacer nada.

 
Entonces la respuesta hacia la pregunta de si somos o no trabajadores, es que definitivamente el venezolano lleva el trabajo en la sangre, somos una especie rara a la que le gusta dar lo mejor de sí día a día para buscar siempre un mejor mañana.

Ventajas de los veintitantos

Cumples 20 años y entras en un limbo de definiciones, nada está tallado en piedra pero todo lo que haces se escribe a tinta indeleble. Terminas la adolescencia y comienzas en una etapa en la que no puedes considerarte un niño pero tampoco un adulto. Que tus juegos se convierten en profesión y tu tiempo en trabajo.

Llegas a los famosos 21, donde ya no hay vuelta atrás y ninguna duda de que en cualquier país del mundo eres mayor de edad, las responsabilidades se van acumulando lentamente y suele ser entonces cuando comienzas a tener más cuidado con la tinta que escribes, pero nada te libra de cualquier error que sólo tachas escribiendo sobre él.

No hace mucho tuve 22 años, fue aquí cuando decidí llenar mis bolsillos de cualquier experiencia nueva, justo cuando me creía hecha de un material inoxidable y juraba conocerme del todo. Si estás leyendo esto y sintiéndote identificado de alguna manera, por favor sonríe, al menos no eres el único que se equivocó.

Es que no fue sino hasta los 23 que descubrí que no es que era inoxidable, si no que nada de lo que me había tocado la piel hasta ahora había sido lo suficiente importante como para corroerla y dejar marcas. En ésta etapa de mi vida descubrí que sólo me conocía al 10% y que siempre voy a estar cargando como si de una computadora con mal Internet se tratase. Entendí que no siempre son los demás que cambian, que cambiar de vez en cuando vale la pena y así como ellos lo merecen, tú también te debes esa oportunidad.

Y discúlpame si me extiendo más en los 23 porque son los que estoy viviendo ahora, la verdad es que contigo puede ser distinto. Puedes leerme ahora, tener 20 años y haber descubierto anoche que lo que siempre pensaste que te gustaría, ahora te aburre. Sin mentirte este año de vueltas y mareos me han enseñado que nunca sabré del todo lo que viene en la vía, y eso no debe asustarme ni un poco, al menos mientras sólo se trate de una metáfora y no esté realmente manejando.

Te doy un consejo que a escondidas me estoy dando a mí misma, no se trata de definirse todo el tiempo, seamos honestos es imposible. Estamos en ese momento de nuestras vidas en donde podemos creer en algo en la mañana y acostarnos en la noche con otra visión totalmente distinta del mundo. Se trata de completarse a uno mismo con cualquier pieza que consigas en el camino.

Que sí, yo entiendo que las responsabilidades han cambiado, que mis prioridades a los 23 se ríen en la cara de las que yo creía importantes a los 19. Pero ¿sabes qué te digo? Que todavía tengo la oportunidad de ser quien me provoque cuando sea grande y yo la voy a aprovechar.

Todo esto está dedicado a un gran amigo que hace poco me preguntó si no estaba nerviosa por lo poco que falta para yo que cumpla los 24 y me retó a escribir mi respuesta por aquí. Toda mi respuesta se resume a un rotundo no sin ninguna duda en mi corazón. Te pregunto, si otro número en mi edad sólo significan más años de vida, más experiencias nuevas por venir, más tinta que gastar escribiendo y tachando, más canciones que bailar o que cantar y mucho más por aprender ¿Por qué debería estar nerviosa? Hoy no puedo decidir todo lo que viene mañana y al menos hoy me siento confiada de que vale la pena sólo planear un día a la vez y que lo demás venga poco a poco

¿Qué dices tú?

Paso 2: inicia con un intercambio

Ahora que ya tienes tu currículo armado, hay que ponerle contenido, esto es experiencia laboral. Y ya sabes que un intercambio profesional con AIESEC no sólo hará resaltar tu CV, sino que también te dará un sin fin de herramientas y una nueva forma de ver las cosas. ¿Pero cómo obtenerlo?

PONTE EN CONTACTO

Primeramente si estás en tu universidad, puedes dirigirte a tu centro de estudiantes y pedir información sobre la organización, dónde se encuentra y cómo contactarlos. Si no obtienes una respuesta concluyente, es hora de entrar a Internet y buscar cuál es el comité más cercano a ti. Luego de registrarte, el comité te contactará y tendrás una sesión informativa.

En este punto, el comité buscará saber más de tus habilidades e intereses respecto a la oportunidades que buscas; así como también te introducirán a AIESEC, para asegurarse que tu meta esté alineada a la de la organización. Una vez esto haya sido superado con éxito, te indicarán como entrar a la página de oportunidades en EXPA.

Lo más recomendable es que te registres en EXPA luego de que un miembro del comité te haya asesorado. Una vez en el portal, podrás explorar las oportunidades disponibles y seleccionar aquella que más se adecue a tus intereses. Ya escogido el intercambio, es importante que pases a firmar tu respectivo contrato, donde expresas tu decisión de tomar un intercambio profesional con AIESEC. Aquí pagarás el 50% del precio total.

APLICA A LA OPORTUNIDAD

Antes de aplicar, es recomendable que revises los requerimientos junto con la persona del comité que este llevando tu solicitud. Esto para que puedas tener la mayor cantidad de información sobre los detalles de la oportunidad y de la lógica correspondiente, sobre todo para que conozcas quién es el comité que te va a recibir. También en este punto, deberás tener tu CV ya revisado por tu comité.

¡Ahora sí, a aplicar! Deberás enviar tu CV a la dirección correspondiente dentro de las fechas asignadas. Pronto recibirás la respuesta a tu solicitud de intercambio. En caso de no ser aceptada, tendrás otros 6 meses para buscar otra oportunidad. Es importante demuestres interés en este punto, porque si los 6 meses concluyen, deberás renovar el contrato.

Cuando eres aceptada, deberás pagar el 50% restante y firmar un segundo contrato. A partir de ese día hasta la fecha en que debas abordar el avión, tendrás tiempo para prepararte. Es de suma importancia que en estas fechas te reúnas con tu comité y te informes sobre el país al que vas. Y listo, ¡a disfrutar!

candidato intercambio

 

Inteligencia cultural: ¿Qué es y cómo nos beneficia?

¿No sé si les paso como a mi? ¡En mi vida había leído u oído sobre este tema! Pero era algo en lo cual he estado interesada en experimentar desde siempre incluso sin saber cómo llamarlo, aun así, buscando sobre qué escribir descubrí su nombre, todos los días aprendemos algo nuevo, así que… ¡Henos aquí!

Como venezolana puedo decir que, a pesar de todo, amo a mi país, pero nunca me he sentido plenamente suya, sino del mundo, una ciudadana global, porque siempre me atrajo la vida y cultura de otros países, siempre he leído un poco sobre diferentes países…

Con el conocimiento de estas diferencias, tendría cuidado al: Asentir con la cabeza de arriba a abajo para indicar “no” o moverla de lado a lado indicando “sí”, lo cual es lo normal en el Norte de la India y en Bulgaria, mientras que acá y en el resto del continente es todo lo contrario, otro ejemplo, el de hacer el signo de “Okey” con la mano para hacer énfasis en que algo está bien, mientras que en Turquía seria llamar “homosexual” a un hombre; o que, en Tailandia, cruzar las piernas en público es de muy mala educación, mientras que en otros países podría ser considerado un signo de elegancia; o que en Japón, se quitan los zapatos antes de entrar en la casa de alguien, y en otros simplemente se limpia un poco la suela para no ensuciar la casa ajena.

Ahora bien, ¿Qué tiene que ver todo esto?

Conocer estos pequeños detalles te impulsan a alcanzar cierta competencia cultural, que puede ayudarte a tener una carrera internacional más tranquila y exitosa, y convertirte así, en un ciudadano global con más conocimiento y una perspectiva más amplia que te permite tomar mejores decisiones y evitar algunos fracasos o errores, aunque bien es cierto que “nadie aprende en cabeza ajena”, sí, nos da, como se diría en derecho, una “máxima experiencia” que nos lleva a ser mejores líderes y ganadores.

Con esta nueva era, la tecnología, la globalización, las relaciones interculturales son casa vez más frecuentes en los distintos ambientes (llámese trabajo, estudios, sociedad), lo que ha permitido el aumento de la tolerancia y comprensión de las distintas culturas, creencias y pensamientos, lo cual encuentro muy enriquecedor, porque podemos tener este contacto incluso con un click, y hablar con la gente de otros países, las culturas vivas y las realidades, a veces muy diferentes de la nuestra. ¡Es realmente impresionante!

Esto nos beneficia en las relaciones interpersonales, al adaptar nuestras acciones y discursos, con el objeto de tener éxito, especialmente en el área empresarial, pues, no solo es el conocimiento adquirido a través de los estudios y especializaciones en ciertas materias, o, las experiencias profesionales que dan forma a nuestro perfil profesional.

También, es crucial para tomar buenas decisiones y lograr el éxito en un mundo sin fronteras, dándole versatilidad a nuestro perfil profesional, adaptándose a diferentes ambientes y culturas. Asimismo, nos hace más atractivos a la hora de optar un cargo en las empresas, pues las misma, ahora no solo buscan conocimiento en un área, sino también, la capacidad de hablar otros idiomas, liderazgo y la simpatía social a los fines de venderse mejor como marca.

La inteligencia cultural, nos permite ser mas competentes al hacer frente a los problemas que se han presentado a lo largo de los años, dándonos sensibilidad cultural frente al racismo, y nos permite buscar la equidad entre naciones y mejores decisiones.

Una de las tantas cosas que le puedo agradecer a AIESEC es el permitirme desarrollar aún más esta inteligencia, incluso desde la comodidad de mi casa y perderme en un nuevo mundo sin fronteras. Entonces, ¿Consideras que el programa líder global es un desperdicio de tiempo? ¡Como yo lo veo, no! Pues, poder crecer y poner en practica esta inteligencia, te hace mejor, te motiva a la excelencia y comprensión, que es lo que necesitamos para ser una mejor sociedad.

¡Anímate a ser un Líder global! Y en consecuencia, un ciudadano del mundo, sin olvidar que eres venezolano, ante todo, “máxima experiencia” para aplicar lo que consideremos mejor para avanzar como país.

Productividad para flojos

Aquellas personas que me conocen saben que suelo ser alguien que nunca está al día, a veces es como si el mundo va corriendo y yo trotando, viendo el paisaje y cantando lo que sea que este sonando en mis audífonos. No tienes ni idea la cantidad de veces que me he tenido que quitar los audífonos y correr hasta quedarme sin aliento detrás de todas mis tareas pendientes. Son muchas las veces que dejar todo para última hora es tentador, más que eso es algo en lo que podemos caer casi sin darnos cuenta. Llamarme una experta en estas carreras no sería uno de mis mejores atributos de no ser porque casi siempre logro cruzar la meta y te diré que no hay mejor sensación de llegar a tiempo.

En este artículo me gustaría hablarte desde lo que yo suelo hacer, como la floja número 1, para ponerme al día con todo lo que se me va acumulando con el tiempo. Te advierto que seré lo más honesta posible, no pretendo que hagas esto mañana y te conviertas una de esas personas que aparenta tener su vida en orden cuando todos les vemos las costuras. Lo que quiero con todo esto es decirte lo que me funciona a mí y quizás pueda ayudarte a ti en el futuro, las enumeré sólo para hacerlo más fácil, espero que te sirvan de algo.

  1. LISTAS DE TODO: sé que no soy la única persona que le ha pasado esto, vas muy feliz por la vida, al día con el par de cosas que tienes sobre la mesa y ¡BOOM! Como por arte de magia aparecen 357 asignaciones que no esperabas, ya sea una semana de parciales en la universidad de la cual estabas convencido que “todavía quedaba tiempo” para estudiar o la boda de tu hermano que pensabas que era para el mes siguiente y eres dama de honor, ambas historias reales. El hecho es que los improvistos pasan y la tarea principal siempre será reducir las cargas sobre los hombros a un buen ritmo. Date un tiempo de anotar en alguna parte todas, repito TODAS las cosas que debas hacer esa semana lo más detallado posible, créeme que es mucho mejor verlas en un papel que tenerlas sólo en tu mente y que como suele pasarme a mí el 76.3% de las veces, que se te olviden fácilmente. En mi caso anotarlas nunca es suficiente, suelo pegarlas en algún sitio que sé que siempre veré durante esa semana como en la puerta de mi cuarto o en la pared detrás de mi escritorio, de manera de que me persiga en cualquier momento. Lo que viene después de eso es cumplir con todo lo de la lista, glorioso no empieza a explicar la sensación de tachar hasta la última meta que tenías.
  2. ORDENAR METAS: esta va un poco de la mano con las listas de arriba. Como te dije son muchas las veces que tienes la lista repleta, pero lo mejor que puedes hacer es decidir que es lo más importante. Un truco que suelo hacer es que en el momento que he terminado con alguna de mis metas y debo decidir cuál es la siguiente, siempre alterno entre aquellas que son muy importantes y las que puedo hacer rápidamente. Me explico un poco mejor, si haces todas las metas pequeñas primero luego te viene la carga más pesada sin descanso y honestamente ese es el momento en el que puede que me rinda y no me provoque hacer nada. También pasa cuando haces todas las metas grandes pensando que luego tendrás tiempo para hacer las que consideras insignificantes y ahí es cuando te llevas las peores sorpresas. Barajear un poco las cosas te permite balancear las cargas al punto que algunas tareas puedan ser el escape de otras.
  3. ELIGE TUS DISTRACCIONES: en un mundo paralelo en el que todos somos seres superiores, ordenados y siempre al tope de todo, te diría que eliminaras todas tus distracciones pero de nuevo, decirte eso sería una de las mentiras más grandes que he dicho jamás. Despegarte de tu teléfono y todo lo que pueda estar pasando en el mundo mientras tú estás en tu casa en pijama estudiando, en mi opinión es uno de los mayores retos por los que puede pasar el ser humano y me atrevo a decir que no estoy exagerando. Sé que no todos somos adictos a nuestro teléfonos o que no todos se distraen fácilmente, pero la verdad es que todos odian esa sensación de “podría estar haciendo algo mejor” cuando estamos ocupados en algo que no nos llama la atención. Mi truco es elegir con que quiero distraerme, determinar el tiempo que puedo disfrutarlo y ofrecérmelo a mí misma en modo de recompensa cada vez que cumpla con una meta. Estos pequeños regalos pueden ser desde ir a comerme algo entre una tarea y otra hasta ver un capítulo de alguna de las series que tenga en la cabeza. La idea es cambiar las distracciones por momentos de descarga, que puedas respirar un poco de todo lo que has hecho y descansar.

Ser productivo no es para todos pero cuando debas aparentar que tu vida está en orden y que puedes lograrlo todo, espero que esto te sirva de algo. Y si no es así, al menos me sirvió a mí.

¿Por qué salir a conocer el mundo?

Quizás al leer la pregunta hayas pensado en salidas, vacaciones o viajes, sin embargo, esta vez quiero que veas más allá de lo que se nota a simple vista.

Muchas personas han visitado numerosos países sin haber conocido realmente al entorno en el que estaban ¿Qué es conocer el mundo? No es sólo salir de tu país, no es sólo visitar sitios nuevos, no es sólo quedarte unos días en una ciudad extranjera. Conocer el mundo es estar en constante contacto con la nueva cultura que encuentras, es experimentar de primera mano lo bueno y lo no tan bueno que ofrece el sitio al que llegaste, ya sea la gastronomía, las tradiciones, las religiones, etc.

Menciono lo no tan bueno, ya que cada sociedad tiene distintas problemáticas, es un hecho del que no se puede hacer la vista gorda, y para realmente conocer el mundo debes conocerlo con sus pros y sus contras, porque al final, es la unión de todos estos factores lo que definen la cultura y la sociedad. Incluso, puedes tomar parte en la solución de dichas problemáticas y así formar parte de una red global de voluntarios que son agentes de cambio.

Ahora bien, ya sabiendo el cómo se conoce el mundo, podemos dar paso a la respuesta de la pregunta principal que está como título de este artículo.

Al salir a conocer el mundo te das la oportunidad de expandir tus conocimientos, de salir de tu zona de confort, de experimentar nuevos estilos de vida, pero más aún que todo ello, te estarás redescubriendo, porque conocerás aspectos de ti que quizás nunca pudiste observar o no tan profundamente cuando estabas en tu hogar.

Así, como bien he explicado, razones para salir a conocer el mundo sobran, razones que van desde lo externo hasta lo interno, desde conocer nuevos estilos de vida hasta hacer un voluntariado. Atrévete a crecer, a descubrir, a experimentar. Atrévete a conocer el mundo.