Libertad es mi apellido

Libertad, aquello que nos hace entrar en guerra para conseguirla y buscar la paz, para mantenerla. Es lo que impulsa la vida de cada individuo y mide la de una sociedad. Pero, ¿qué es la libertad? Es la capacidad que se tiene de escoger el curso de la propia existencia. Su alcance va desde qué vestir hoy hasta qué carrera estudiar mañana.

¿Cómo evitar que la libertad se vuelva tiranía?

Libertad implica hacer de la vida lo que uno desee, sí, pero esto puede traer grandes consecuencias para el prójimo, Por eso, la libertad de un sujeto A termina justo donde empieza la de otro sujeto B. Es decir, nadie puede imponerse o imponerle a otro algo sobre lo que no esté de acuerdo. Por tal razón, es imperativo que en la vida, sobre todo en la pública, atendamos a aquellos que difieren de nuestra opinión porque todos pertenecemos a una sociedad y por lo tanto debemos convivir con nuestras diferencias.

¿Esto quiere decir que cuando voto pierdo parte del derecho a mi propia vida?

No, votar es una muestra profunda de libertad, donde el individuo se hace escuchar. Una vez leí: si al momento de votar todas las opciones siguen la misma corriente, no estás escogiendo realmente. La libertad implica diversidad de opciones, pero también implica convivencia. Y, lejos de verse como contrarios, se complementan.

Para realizar tal hazaña es necesario establecer un marco de reglas, estas son las leyes de cada país y su sistema de justicia, cualquiera que cercene la libertad de otro será penado por la ley. Por consiguiente, un Presidente debe siempre informar a sus ciudadanos las medidas a tomar y darles el espacio para que se manifiesten a favor o en contra. Las críticas que puedan aportar los del último grupo deben de funcionar como un mecanismo de perfección, para alcanzar algo aún mayor y que satisfaga a la mayor cantidad de personas posibles.

Votar significa que le otorgas a un tercero la responsabilidad y el poder de realizar cambios en la vida en general. Por eso es importante recopilar toda la información posible para tomar la mejor decisión en cada situación. De tal manera que, al votar, ejerzas tu libertad al poder escoger a alguien que represente tus intereses.

Mientras más libertad, más felicidad. Porque las personas serán capaces de formarse e instruirse de la manera que mejor les parezca, de alcanzar sus sueños, de explorar y descubrir qué son capaces de hacer. Y, así, dirigir sus vidas hacia las metas deseadas, a vivir una vida plena y de calidad.

¡Abajo cadenas!

Periodismo con P de peligro

En momentos de crisis, la información se vuelve una herramienta vital para el desenvolvimiento de las actividades diarias. Normalmente, esto se encuentra en manos de aquellos que ejercen el periodismo, pero en Venezuela se ha vuelto una profesión de alto riesgo, donde se tiene que burlar constantemente los obstáculos y las amenazas. Y eso incluye, bombas, perdigones e incluso balas.

Por tal tal labor, no es sorprendente que los primeros entes en ser vetados o censurados sean los medios de comunicación, que son bajo estas circunstancias, los únicos medios que tiene la población para conocer qué sucede en sus alrededores. Entonces, son los medios de comunicación los primeros enemigos o aliados de un régimen.

Periodismo sin censura

Al momento de un problema o situación grave, normalmente la gente acude a los medios de comunicación tradicionales para enterarse demás: la televisión, la radio y el periódico, pero en Venezuela el periodismo ha venido enfrentando una censura desmedida. Canales de televisión, como el canal del Estado, Venezolana de televisión (VTV), Globovisión o Venevisión ya no muestran noticias completas y a veces bastante distorsionadas de los hechos, como en el caso de VTV.

En medio del caos, han nacido nuevas propuestas de la mano de los periodistas para afrontar la censura. Vale subrayar que la mayoría han venido de jóvenes emprendedores. Así nació El Tambor, por ejemplo, como una iniciativa de un grupo de estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Monteávila. Muchachos que probablemente no pasen de los treinta años pero que transmiten en vivo las protestas, que las caminan de punta a punta y llevan la información a los demás. De igual manera, se encargan de hacer infografías y otros recursos para ilustrar lo que sucede en las calles.

Innovación en la transmisión

La transmisión en vivo se ha convertido en tendencia este año, plataformas como Facebook e Instagram la han añadido a sus servicios y ha resultado en grandes controversias. Pero en Venezuela ha sido increíblemente oportuno. Sellos como VPI, VIVOplay y Periscope han tomado la delantera y colocan la realidad en las pantallas de todo el mundo. Su función principal es la de sacar a las personas de la oscuridad que significa la desinformación, entendiendo ésta no sólo como la falta de, sino también a las noticias falsas que circulan y se comparten sin la debida verificación.

Se busca un país

Los venezolanos amamos a nuestro país desde el nacimiento, sentimos a nuestra tierra como quizás ninguna otra persona de otra nacionalidad siente a la suya. Nos sentimos orgullosos cuando vemos a uno de los nuestros triunfar tanto dentro como fuera de nuestro país y decimos sin pensarlo 2 veces que tenemos la mejor geografía del mundo, desierto, selva, nieve y playa.

También, decimos que tenemos a las mujeres más bellas de la faz de la tierra, la mejor gastronomía, la mejor música, etc., y así podemos seguir diciendo tantas cosas hasta llegar al punto de decir “Venezuela es el mejor país del mundo”… He allí nuestro error, no somos el mejor país del mundo, y nos falta mucho para serlo, seamos realistas, Venezuela afronta actualmente tantas problemáticas que se me iría todo el artículo nada más mencionándolas, pero esa no es mi intención, ni tampoco la intención de AIESEC en Venezuela.

En AIESEC en Venezuela creemos que a través del liderazgo joven podemos sacar a nuestro país hacia adelante, y por eso actualmente poseemos aproximadamente 400 personas formándose día a día como los líderes que tomaran la batuta para guiar a nuestra nación a solucionar todas estas problemáticas. Por eso en este artículo les comentaré del país que se busca, por el que nos levantamos temprano cada mañana y nos trasnochamos cada noche, ese país que buscamos.

Se busca un país donde no existan más homicidios, donde la corrupción no tenga cabida, donde las familias puedan caminar tranquilas en las calles a cualquier hora del día.

Se busca un país donde ningún niño vuelva a morir de hambre, donde todos tengan las disponibilidad de comer mínimo las 3 comidas fundamentales del día, donde se pueda dormir tranquilo sabiendo que no pasarás hambre al otro día.

Se busca un país con buenas bases económicas, donde lo que consumamos se produzca en nuestra tierra, donde el sueldo no sólo te alcance para subsistir sino para vivir con todas las comodidades que se permita.

Se busca un país sin analfabetismo, donde todas las personas hayan tenido una buena educación, donde el que se gradúe no tenga que buscar trabajo en otros países porque en el nuestro sobran las oportunidades.

Se busca un país donde se acepten las diferencias, donde todos tengan cabida y las mismas oportunidades sin importar su sexo, raza, género, religión, ideología política, y cualquier otra característica que te pueda hacer distinto a los demás.

En fin, me quedo corto de tantas cosas que buscamos, incluso puede que por ser tantas piensen que no estamos cuerdos, pero si no estar cuerdo es creer que nuestro país tiene mucho potencial por aprovechar, que podemos resolver todas nuestras problemáticas, que es posible conseguir la paz y el pleno desarrollo del potencial humano, entonces sí, en AIESEC en Venezuela no estamos para nada cuerdos, porque definitivamente creemos en ello, y damos el todo día a día para conseguirlo.

Por eso y mucho más en AIESEC en Venezuela se busca un país, un país para ti, para mí, para todos.

La educación en Venezuela

En algún momento todos nos hemos preocupado por Venezuela y sabemos que existe un problema, pero no estamos al tanto de la gravedad de este o la manera en que impacta a cada sector de la población.

Para reflexionar…

Uno de los sectores que más debe preocuparnos son los jóvenes. Todo esto es un desafío muy grande para los adultos, imagina qué tan difícil debe ser para un menor.

Así pues, nuestro papel cómo adultos es procurar el desarrollo íntegro de los jóvenes; procurar su salud y estar seguros que su educación es de calidad. Esto debe ser prioridad.

No solo debemos formar personas con conocimientos prácticos y teóricos sino desarrollar individuos que se involucren. Aquellos que se volverán el futuro del país, aquellos que ayudarán a prosperar y aprenderán de la historia de su nación.

Seamos realistas.

El problema importante: “La educación en Venezuela no está cumpliendo con estos requisitos“. No se puede asegurar la formación idónea de los estudiantes que sea accesible para todos o que fomente los valores; tampoco busca inculcar la semilla del conocimiento en los jóvenes.

¡Podemos actuar!

¡Basta ya de permitir que esto siga sucediendo! Jóvenes, líderes en potencia, amantes de la rectitud y los grandes desafíos podemos cambiarlo.

AIESEC en Venezuela se ha comprometido con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) que la ONU propuso en el 2015 y una de ellas es:

¡Educación de Calidad!

Pero para alcanzar estas metas, todos deben hacer su parte: los gobiernos, el sector privado, la sociedad y personas como tú.

Tú tienes en la oportunidad de hacer un cambio, ayuda a que la educación en Venezuela mejore.

¡Yo quiero actuar!

Puedes empezar por decirle a todos acerca de estos objetivos. Y si estás más interesado puedes entrar a: http://youth4globalgoals.org dónde podrás saber más sobre nuestra organización y como puedes impactar.

¡Creemos en tí y en tu potencial como agente de cambio!

Deserción escolar y analfabetismo (2/2)

Cuando la educación inicial que recibe el niño es precaria, se tiene un analfabeta funcional, que de entrada no querrá ir a la escuela porque no entiende. Su frustración se verá reflejada en sus notas y, más temprano que tarde, será otro que practica la deserción escolar. En vez de ver la educación como una oportunidad, la tendrá en mente como un castigo:

Según la UNICEF hay 117 millones de niños y jóvenes en América Latina; de estos 22.1 millones se encuentran fuera del sistema educativo o están en riesgo de hacerlo. Este dato sólo incluye a los estudiantes entre 5 a 14 años (Lugo, 2013)

Razones de la deserción

Al momento de preguntarle a un estudiante de una institución pública sobre otro de una privada, dirá: ellos pasan porque pagan. Mientras que el de la escuela privada dirá sobre el que asiste a una pública: a ellos los pasan porque igual [a los profesores] les van a pagar. Aquí chocan dos estereotipos y dos realidades muy distintas, pero hay una figura común: el profesor.

Encontrar un buen profesor en estos días es como buscar una aguja en un pajar. Desde mi experiencia puedo confirmar que existen actualmente increíbles profesores altamente preparados, por ejemplo a nivel universitario. Pero que también están los denominados “profesores piratas”, que son más comunes en la educación primaria y media.

El objetivo de un profesor nunca debe ser el de colocar un millón de conocimientos en la cabeza de su alumno, sino realmente mostrarle cómo hacer uso de ese conocimiento. No sólo aprenderlo de memoria, sino aplicarlo en su vida, al contrario del analfabetismo funcional.

¿Qué sucede en casa?

Entonces, ¿quién se ve más afectado, la educación privada o la pública? La verdad es que cada caso es particular, pero existe un punto que se comparte por ambos:

Alvarado manifestó su preocupación explicando que “La crisis está sacando a niños de las aulas, no solo porque tienen que acompañar a sus padres a hacer cola para comprar comida sino porque tienen que buscar cómo ganar dinero para ayudar al sustento del hogar” (Martín, 2016)

De manera que, tanto el que estudia en una institución privada como el que está en una pública se encuentra en peligro de deserción. El de la pública, si bien no paga una matrícula, termina desertando y buscando un trabajo informal, que le permita aportar comida en su mesa. Mientras el de la privada, deberá desertar para invertir ese dinero en comida y otras necesidades básicas. Por esta razón y muchas otras, la deserción escolar es asociada con los aumentos del nivel de pobreza.

Embarazo y deserción

Una de las principales razones para la deserción escolar en adolescentes es el embarazo precoz:

En Venezuela se registra la más alta tasa de embarazo adolescente entre los países de Suramérica, con 101 nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15 a 19 años de edad, cifra obtenida por el diagnóstico mundial 2012 llevado a cabo por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)

¿Qué sucede con este tipo de embarazos? Las razones son multifactoriales: está involucrado el tema de la educación desde el hogar y la escuela, y la gran cantidad de desinformación sobre la educación sexual por el hecho de la dificultad en los padres y familiares para discutir formalmente sobre el tema. (Massiah, 2016)

He aquí uno de los motivos por los cuales la educación o la figura de una escuela es tan importante, pues es la institución, luego de la familia y antes del Estado, capaz de formar a las personas en todos los sentidos. De brindarle apoyo y herramientas a sus estudiantes para tomar las mejores decisiones. No se trata sólo de colocar un montón de conocimiento en sus cabezas, sino de formar personas con valores y principios.

Analfabetismo en aumento (1/2)

En el 2005, el gobierno de Venezuela, bajo la presidencia de Hugo Chávez, se declaró como un territorio libre de analfabetismo. Según la UNESCO, un país se cataloga como tal, cuando su índice de analfabetismo se encuentra por debajo del 4%. Ahora, esto implica claramente que aún hay gente analfabeta. Y que esa cifra es sólo un promedio, lo que significa que hay personas analfabetas fuera de este cálculo.

En el 2003, el gobierno venezolano lanzó el programa educativo “Misión Robinson”, cuyo objetivo era el de enseñar leer y escribir a todos aquellos que fueron excluidos del sistema educativo: “(…) enseñaron a leer y a escribir a un millón 482 mil 543 compatriotas, de todas las edades, que estaban sumidos en la ignorancia” (Embajada de Venezuela en Argentina, s/f). Luego, a finales de ese mismo año, se creó la “Misión Robinson 2”, para culminar la primaria.

“Sin embargo, cuando revisamos los resultados del Censo 2011 encontramos que la tasa de analfabetismo, para ese momento, es de 5,23%, lo cual implica un retroceso con respecto al logro reportado en el 2005” (PRODAVINCI, 2013)

Fracaso de las misiones: analfabetismo en aumento

El último censo nacional venezolano, hecho en 2011 ubica los niveles de alfabetismo 95,1%, para la población de 10 años y más, por lo que la tasa de analfabetismo corresponde al 4,9%. Esto implica que para ese año había en Venezuela 1.101.706 personas que no sabían leer ni escribir, lo que contradice las propias declaraciones oficiales

En términos absolutos, la tasa registrada en el Censo del 2001, 7,02 %, equivale a 1.082.485 personas, mientras que la registrada en el Censo del 2011, 5,23 %, es igual a 1.039.217 personas (Cunto, 2016)

Esto nos dice que realmente sólo se alfabetizaron unas 43 mil personas. El fracaso puede deberse, en parte, a que se buscó alfabetizar a un grupo de personas en el acto y no la institución de un plan educativo sólido e innovador. De igual manera se ha dejado de lado a la educación preescolar, vital para el desarrollo motriz-cognoscitivo y social en los infantes. Así, tenemos unos niños en edad para la primaria, que no pueden acceder por su falta de desarrollo y entendimiento de reglas y valores básicos. Y que, por ende, quedaran fuera del sistema educativo.

Lo que parecía una medida para erradicar el analfabetismo terminó en una situación contraproducente. Un niño sin oportunidades se convierte en un adulto sin futuro, que se refugiará en cualquier otro sector para proveerse de bienes y una calidad de vida, precaria por supuesto. Son los denominados analfabetas funcionales, saben escribir y leer, pero se hallan incapaces de poder analizar y comprender hasta las situaciones más sencillas. Y una mente así, es fácilmente manejable.

Para estadísticas completas del nivel de analfabetismo en Venezuela, visita PRODAVINCI

Venezuela a todo color

Los colores normalmente se asocian a los estados de ánimo. Al verlos, en nuestro cuerpo se da una respuesta. Así podemos encontrarnos con que el azul puede relajar, pero que es igualmente un color frío o que puede asociarse a la tristeza. Pero nos resulta abstracto pensar sólo en el color, como cuando te frotas los ojos muy duros y ves manchas por un momento. Una experiencia fuera de serie.

MÁS ALLÁ DEL COLOR

Tal vez la foto de arriba se te haga familiar, esta obra de Carlos Cruz-Diez se encuentra en las paredes y piso de nuestro Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Este hombre no podría ser de otra nacionalidad sino venezolano. Siempre vigilando cuando las personas vienen y van. Aunque él mismo resida ahora fuera del país a sus noventa y tres años. Definitivamente el arte te conserva.

Carlos Cruz-Diez opta por llevar el color a un plano principal, no hay pero sí hay un gran sentimiento. Sólo el color y su luz penetrando en ti, desenvolviéndose y creando un nuevo mundo sin barreras. Sus obras las podemos encontrar en Venezuela por supuesto, en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y en su propio espacio, el Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez en Caracas también. Hacia el interior, lo puedes encontrar en el estado Mérida. Internacionalmente, sus obras están distribuidas en Francia, España, Estados Unidos, Brasil y muchos otros.

DEL MUSEO A LA CALLE

Saliendo del museo y quedándonos en el plano urbano, las paredes también hablan. Un exponente venezolano de esto es Flix, mejor conocido como Flix Robotico. Sus obras no sólo se han colado por las calles sino que también se han colado en los museos, pues apuesta por mostrar personajes y situaciones de la vida a todo color. A alegrarte el día aún en medio del tráfico y posiblemente transportarte a otro mundo, uno más sencillo y puro.

Graduado de Arquitecto de la Universidad Central de Venezuela, es capaz de evocar las situaciones diarias y volverlas extraordinarias. Al mismo tiempo que puede colocarse a la par de Carlos Cruz-Diez y hacer del color el protagonista. Es tan dinámico y versátil como el mismo país. Sus obras se encuentran a los largo de las calles de Caracas y en el estado Falcón. Hacia el exterior, tenemos su selección de muestra del Bienal de Venecia y numerosas apariciones en revistas extranjeras. Sin duda, una generación de relevo con mucho potencial y luego vendrán más.

Mi gran matria Venezuela

Venezuela es bien reconocida por tener a las mujeres más bellas del planeta, también muchas veces se dice que Venezuela es un país con nombre de mujer, pero a ciencia cierta ¿Qué papel tiene la mujer en la sociedad venezolana?, esta quizás sea una pregunta atrevida que choque con algunos criterios, sin embargo, me atrevo a dar mi punto de vista acerca de esta Venezuela, mi matria Venezuela.

Desde tiempos de la colonia, la mujer ha sido parte fundamental en el desarrollo de esta nación, tanto así que tenemos próceres mujeres, e incluso toda historia que se cuenta acerca de nuestros próceres masculinos tienen el algún punto una mujer presente, pudiendo ser su madre, su esposa o su amiga. Quién no recuerda a Manuelita Sáenz, a la negra Hipólita, a Luisa Cáceres, a Josefa Camejo, y pare usted de contar. Cuenta incluso una leyenda que nuestra bandera nacional fue inspirada en un amor platónico de Francisco de Miranda, en donde el amarillo representaba su rubio cabello, el azul sus ojos claros como el cielo, el rojo su labios ardientes de pasión, y las estrellas las perlas que guindaban de su cuello.

Yéndonos más a tiempos modernos, la mujer sigue siendo parte de nuestra cultura en todo aspecto, todo venezolano a escuchado hablar del teatro “Teresa Carreño” nombrado así por la insigne mujer del mismo nombre que fue una destacada pianista, cantante y compositora venezolana, y aparte de ella hay muchísimas otras que destacan en artes como la música, el baile, el cine, entre otros. También los certámenes de belleza son parte de nuestra cultura, cada que hay uno pareciera que todo el país girara en torno a ese tema, y cómo no va a ser así si hemos ganado 7 veces el certamen de belleza más importante de todos, teniendo incluso un récord por ser el único país en haber ganado en años consecutivos.

Sin duda alguna, todo hombre no puede evitar caer rendido ante la mujer venezolana, siendo esta una mujer luchadora, con principios, con valores, con grandes metas en la vida. La mujer venezolana es pasional, puede llegar a ser desde la roca más dura hasta la flor más delicada. La mujer venezolana es completa por sí misma, puede ser exitosa en cualquier aspecto de su vida, ya sea liderando una gran empresa, hasta siendo la líder de su hogar.

Definitivamente la mujer venezolana es emblema de nuestro país, Venezuela en sí nos recuerda a una mujer, por eso cuando escucho “Mi patria Venezuela” algo me causa ruido, porque por más que el término sea el correcto, creo que a nuestro país no hay mejor forma de identificarlo como Mi gran matria Venezuela.

¿Cómo es la ciencia en Venezuela?

La ciencia en Venezuela es un gran misterio para muchos, varias veces he escuchado que en Venezuela la ciencia no tiene cabida, pero aunque no lo crea, ha dado aportes que quizás no conozcan pero que han sido de gran utilidad para la humanidad.

Ejemplos claros de estos aportes inmensos que han dado venezolanos a toda la humanidad son los aportes dados por el doctor Humberto Fernández-Morán, creador del  bisturí de diamante, y contribuidor del desarrollo de los microscopios electrónicos y el programa Apolo de la NASA, programa que logró que el hombre llegase a la luna por primera vez; y el doctor Jacinto Convit, quien desarrolló la vacuna contra la lepra, ganó el premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, y fue nominado al premio Nobel de Medicina en 1988.

Además de ellos, hay muchos otros que han aportado en grandes avances, como Agustín Aveledo, José María Benítez Gloria Teresa Mercader, por mencionar algunos.

Yendo más hacia la actualidad, tenemos científicos venezolanos triunfando en las instituciones con mayor prestigio a nivel mundial, desde investigadores hasta rectores de universidad, pasando por todas las ciencias naturales, y ganando cada tanto algún premio importante en investigación y ciencias.

Sin ir tan lejos, acá mismo en Venezuela se llevan grandes investigaciones científicas, como ejemplo de ello está el IVIC (Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas), el CIDA (Centro de Investigaciones de Astronomía), y muchos organismos dedicados a la ciencia. También se llevan a cabo investigaciones científicas dentro de varias universidades del país.

Sin lugar a duda el venezolano está en todo, y la ciencia no podía escapar de ello. Actualmente hay muchos científicos en formación en Venezuela, y creo firmemente que cada uno de ellos tiene el potencial para dejar el nombre de nuestro país en alto. En un futuro cercano no será sorpresa ver a venezolanos haciendo grandes descubrimientos y ganando los premios más altos que puede otorgarse en nombre de la ciencia.

Venezuela, arte y mujer

Con el caos que se vive constantemente, me encuentro preguntándome a menudo si las personas se habrán sentido igual en otros sucesos históricos. Pues no sólo la alegría y el amor inspiran a las personas, también lo hace el temor y la angustia, con el mismo –o quizás más- empeño que las otras emociones. Indudablemente, éstas tenían que ir a parar a algún lado. Tal lugar sería el arte.

Y es que el arte ha sido aliado y representante de la vida en todo momento, incluso el hombre de las cavernas pintaba en las paredes. El arte, en cualquiera de sus expresiones, es ese lugar seguro al que se acude por un poco de consuelo y entendimiento. Por lo que, si quieres entender a un país, tienes que estar en contacto con su arte.

Existieron y existen otros muchos artistas venezolanos que también merecen tal reconocimiento, pero hoy les traigo a dos grandes figuras que probablemente no conocías. Son dos mujeres que sin duda te hacen querer ver las cosas dos veces, aunque las dos crecieron en un ambiente profundamente artístico, también lo hicieron en medio de grandes problemas políticos.

El arte de Sofía Imber

La primera de ellas es Sofía Imber, quien tristemente falleció hace unos meses, pero que vivirá en todas las calles de Caracas, pues en su centro se levanta el Museo de Arte Contemporáneo (MAC). Este recinto, que antiguamente llevaba su nombre, recoge pinturas, esculturas y fotografías que son tan variopintas como la propia Venezuela.

El conjunto de colecciones pretende mostrar las raíces de todo un país. No sólo son líneas, colores y perspectivas. Son las líneas, colores y perspectivas de la misma vida, de sucesos que marcaron la historia de un país y del mundo también. Así que la próxima vez que te pares en frente de un cuadro sin tener ni idea de qué significa, tal vez sólo tengas que repasar la historia en tu cabeza para hallar las respuestas. Y entonces, verás que no resulta tan extraño ni tan lejano.

Los poemas de Ana Enriqueta Terán

Y como no todo el arte se encuentra dentro de un museo, el segundo personaje es tal vez el más desconocido. Ana Enriqueta Terán es la única poeta venezolana conocida y estuvo de cumpleaños ayer. ¡Tiene noventa y nueve años. Originaria del estado Trujillo, la escritura de Ana es muy potente y actual. Tanto así que si no te hubiese mencionado su edad, creerías que es una poeta del ahora.

Ana, al contrario de Sofía, trabaja y apoya al gobierno actual. Eso es sólo un pequeño dato para observar más de cerca la dualidad de las cosas, tan presente en Venezuela. Una vez Ana dijo: “el mundo cambiaría si todos escribieran poesía”, pues siendo promotora del arte, al igual que Sofía, entendía la importancia y los beneficios del arte para la vida.