Productividad para flojos

Aquellas personas que me conocen saben que suelo ser alguien que nunca está al día, a veces es como si el mundo va corriendo y yo trotando, viendo el paisaje y cantando lo que sea que este sonando en mis audífonos. No tienes ni idea la cantidad de veces que me he tenido que quitar los audífonos y correr hasta quedarme sin aliento detrás de todas mis tareas pendientes. Son muchas las veces que dejar todo para última hora es tentador, más que eso es algo en lo que podemos caer casi sin darnos cuenta. Llamarme una experta en estas carreras no sería uno de mis mejores atributos de no ser porque casi siempre logro cruzar la meta y te diré que no hay mejor sensación de llegar a tiempo.

En este artículo me gustaría hablarte desde lo que yo suelo hacer, como la floja número 1, para ponerme al día con todo lo que se me va acumulando con el tiempo. Te advierto que seré lo más honesta posible, no pretendo que hagas esto mañana y te conviertas una de esas personas que aparenta tener su vida en orden cuando todos les vemos las costuras. Lo que quiero con todo esto es decirte lo que me funciona a mí y quizás pueda ayudarte a ti en el futuro, las enumeré sólo para hacerlo más fácil, espero que te sirvan de algo.

  1. LISTAS DE TODO: sé que no soy la única persona que le ha pasado esto, vas muy feliz por la vida, al día con el par de cosas que tienes sobre la mesa y ¡BOOM! Como por arte de magia aparecen 357 asignaciones que no esperabas, ya sea una semana de parciales en la universidad de la cual estabas convencido que “todavía quedaba tiempo” para estudiar o la boda de tu hermano que pensabas que era para el mes siguiente y eres dama de honor, ambas historias reales. El hecho es que los improvistos pasan y la tarea principal siempre será reducir las cargas sobre los hombros a un buen ritmo. Date un tiempo de anotar en alguna parte todas, repito TODAS las cosas que debas hacer esa semana lo más detallado posible, créeme que es mucho mejor verlas en un papel que tenerlas sólo en tu mente y que como suele pasarme a mí el 76.3% de las veces, que se te olviden fácilmente. En mi caso anotarlas nunca es suficiente, suelo pegarlas en algún sitio que sé que siempre veré durante esa semana como en la puerta de mi cuarto o en la pared detrás de mi escritorio, de manera de que me persiga en cualquier momento. Lo que viene después de eso es cumplir con todo lo de la lista, glorioso no empieza a explicar la sensación de tachar hasta la última meta que tenías.
  2. ORDENAR METAS: esta va un poco de la mano con las listas de arriba. Como te dije son muchas las veces que tienes la lista repleta, pero lo mejor que puedes hacer es decidir que es lo más importante. Un truco que suelo hacer es que en el momento que he terminado con alguna de mis metas y debo decidir cuál es la siguiente, siempre alterno entre aquellas que son muy importantes y las que puedo hacer rápidamente. Me explico un poco mejor, si haces todas las metas pequeñas primero luego te viene la carga más pesada sin descanso y honestamente ese es el momento en el que puede que me rinda y no me provoque hacer nada. También pasa cuando haces todas las metas grandes pensando que luego tendrás tiempo para hacer las que consideras insignificantes y ahí es cuando te llevas las peores sorpresas. Barajear un poco las cosas te permite balancear las cargas al punto que algunas tareas puedan ser el escape de otras.
  3. ELIGE TUS DISTRACCIONES: en un mundo paralelo en el que todos somos seres superiores, ordenados y siempre al tope de todo, te diría que eliminaras todas tus distracciones pero de nuevo, decirte eso sería una de las mentiras más grandes que he dicho jamás. Despegarte de tu teléfono y todo lo que pueda estar pasando en el mundo mientras tú estás en tu casa en pijama estudiando, en mi opinión es uno de los mayores retos por los que puede pasar el ser humano y me atrevo a decir que no estoy exagerando. Sé que no todos somos adictos a nuestro teléfonos o que no todos se distraen fácilmente, pero la verdad es que todos odian esa sensación de “podría estar haciendo algo mejor” cuando estamos ocupados en algo que no nos llama la atención. Mi truco es elegir con que quiero distraerme, determinar el tiempo que puedo disfrutarlo y ofrecérmelo a mí misma en modo de recompensa cada vez que cumpla con una meta. Estos pequeños regalos pueden ser desde ir a comerme algo entre una tarea y otra hasta ver un capítulo de alguna de las series que tenga en la cabeza. La idea es cambiar las distracciones por momentos de descarga, que puedas respirar un poco de todo lo que has hecho y descansar.

Ser productivo no es para todos pero cuando debas aparentar que tu vida está en orden y que puedes lograrlo todo, espero que esto te sirva de algo. Y si no es así, al menos me sirvió a mí.

Impacta

Llega un punto en nuestras vidas en el que nos estancamos, en el que por más que busquemos descubrir, por más que intentemos crecer, no lo logramos, y es como si de pronto todo esa subida exponencial que habíamos logrado se detuviese y no pudiésemos ascender más. Imagina que tanta sangre, sudor y lágrimas derramadas no valiese para nada al final, tanto esfuerzo para sentirte tan o más incompleto que antes, lo peor del caso es que no encuentras el porqué de ese hecho, porqué lo que antes era toda luz hoy se vuelve sombra.

Sé que todos en algún momento hemos pasado por ello, sin embargo, este no es un artículo para hablar sobre nuestras pesadumbres, no, este es un artículo para darte la clave de cómo salir de ese hueco y volver a tu sendero hacia la gloria. Puede que pienses que dicha clave no sea algo que esté dentro de tus posibilidades, o incluso, que sea algo cliché, ¿Pero qué sería la vida sin los clichés? y es que realmente todos sabemos cómo vivir nuestra vida de la mejor manera, pero muy pocos se atreven a sacrificar lo suficiente para que así sea.

Sin ganas de extenderme demasiado, te diré la clave para impulsar de vuelta nuestro ascenso, dicha clave es: Impacta.

Y es que es el momento de que todo ese desarrollo y crecimiento que has adquirido lo pongas en práctica, es hora de que le demuestres al mundo todo tu potencial, porque impactando al mundo no sólo lo haces un mejor lugar para ti, sino también para los demás. Sé que a veces puede sonar difícil el hecho de impactar, incluso puede surgir la pregunta ¿Cómo puedo yo impactar?, la respuesta a dicha pregunta es lo sencillo, y es que la mejor manera de impactar es siendo tú mismo, obrando siempre por el desarrollo y bienestar de la comunidad.

Una frase de Martin Luther King que me impactó desde el primer momento fue:

“Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol”

Ese tiene que ser el impacto que debemos lograr, un impacto que nos llene y nos haga sentir que estamos haciendo lo correcto, un impacto que nos haga convertir el mundo en un lugar mejor que el encontramos, y sin darnos cuenta, dicho impacto nos convertirá en líderes, no sólo líderes de nuestras vidas, sino líderes de un propósito, líderes de una visión, líderes de un movimiento.

En ese sentido, una vez que descubramos, crezcamos, y finalmente, impactemos, nos convertiremos cada vez más en mejores versiones de nosotros mismos, nos convertiremos en los líderes del mañana.

No esperes más tiempo para desarrollarte como un líder, desde ya descubre, crece, impacta.

Duna Manent, una española en Venezuela

Esta es la historia, desde mis ojos, de Duna Manent, una catalana de 23 años de edad que vino a mi cuidad a cambiar vidas. Llegó a Venezuela el 5 de enero del 2017, para ese entonces yo tenía algo menos de 2 meses en AIESEC pero muchísimas ideas en la mente y expectativas al máximo, eso sin contar que no era la única que estaba en la misma posición.

Los días previos a que llegara Duna ya podías ver lo invertidos que estaban todos los que la recibiríamos. Recuerdo cómo días antes Albani Jaimes, quien, para ponérselo más fácil al que lee, era la encargada número 1 de que la experiencia de Duna fuese inolvidable, me escribió para vernos y terminar de pulir los últimos detalles de su estadía.

La española” como naturalmente la habíamos apodado antes de que llegara, se quedaría en mi casa en el oeste de Caracas las primeras 3 noches y luego pasaría a mudarse al este de la ciudad en donde estaría el resto de las 6 semanas que incluía el proyecto para el que había venido a Venezuela. La idea de que Albani y yo nos viéramos ese día, incluía hablar sobre el proyecto, que en su caso era “Trazando Metas” y se trataba de discutir con niños sobre los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la ONU, mediante dinámicas que ellos pudieran disfrutar y entender. Además, también aprovecharíamos el día para hacer el recorrido que Duna haría: desde donde viviría hasta el lugar donde la recogerían, para llevarla al barrio La Bombilla en Petare donde está ubicada la Fundación María Luisa Casar y los niños con quien ella trabajaría.

Honestamente saber que alguien vendría a mi país a hablar con niños, el futuro en miniatura, sobre temas como acabar la hambruna o la pobreza para el 2030, me emocionaba más de lo que soy capaz de escribir. Siempre he pensado que una sola persona no es capaz de cambiar el mundo, de acabar con todas las guerras y destruir todo lo que podamos considerar malo de la actualidad, pero sí veo la posibilidad de muchísimas personas como Duna regadas por el mundo contagiando a otros con la esperanza de un mundo mejor, y estoy segura que es desde esas esperanzas que comienzan las buenas ideas.

Duna llegó ese jueves y en los pocos días que estuvo en mi casa tuvo la oportunidad de conocer a mis padres y todo lo que eso implica. Ellos son fieles amantes de Venezuela, conocen el país como las palmas de sus manos. Verlos mostrándole desde videos de la Gran Sabana el primer día con tan sólo horas de haber llegado, hasta como comerse unos tostones la última noche que estuvo en mi casa me hizo darme cuenta de un montón de cosas. Este país, como cualquier otro en el mundo, puede tener sus fallas, sus malos ratos y sus defectos, pero son esos fieles amantes del país los que realmente lo curan de todo mal y Venezuela tiene gente de sobra así.

Después de que se mudara con Vanessa Da Silva, quien sería su alojamiento y algo así como su hermana en la ciudad -me atrevería a decir-, trate de ver a Duna durante los fines de semana que me permitía mi rutina. Las veces que nos veíamos también venían varias personas que al igual que yo querían hacer de sus días aquí los más inolvidables posibles.

En el camino vi personas como Vanessa que se enfocó en mostrarle hasta el último rinconcito del Ávila, lo más bonito que tiene Caracas, y a cambio Duna le enseño muchas otras experiencias que sé que ella valorara por siempre. También puedo hablar de otros quienes siempre estuvieron alerta de que Duna no pasara ni un solo día sin salir de casa desde el primer viernes con Leonardo, los demás días con Katherine, José, Ayimi, María Fernanda, Diveana, Sofía, María Carolina y pare usted de contar, hasta el último con Jesús y Alejandra. Siendo esta última una de las que más se enfocó en mostrarle al máximo cuan divertido puede llegar a ser venezolano o latino en general y quien sé que aprendió mucho de todo el tiempo que pasó Duna aquí.

Porque de eso se trataron estas 6 semanas, de esto se trata toda la experiencia de los voluntariados en AIESEC, de aprender. Esta organización se enfoca en crear líderes y Duna vino a este país a demostrarle a un montón de niños que por más grande que este mundo sea, las diferencias jamás deberán intimidarnos. A medida que pasó el tiempo pude ver como ella fue tocando a varios con su personalidad, fue cambiando vidas, y aunque no lo vi venir, también noté como otros la tocaron y cambiaron a ella. Vi personas como Albani cambiar hasta su manera de pensar en sí misma, la confianza que todas estas semanas creó en ella es algo que jamás va a olvidar.

Que estas experiencias se repitan será, de ahora en adelante, una de mis grandes metas en esta organización. Que más personas como ella vengan a mi país y se enamoren de él, será solo el comienzo. Y que tú te inspires luego de haber leído todo esto, es sólo parte del primer paso.

Gracias Duna por todo, espero volverte a ver.

Desenredando esa maraña del liderazgo

nsm-2-2014-4

Mucho se habla en la actualidad sobre el liderazgo, la importancia que tiene dentro de una sociedad, la necesidad que aparentemente tenemos de tomar un rol de influencia en un grupo de personas y direccionarlos hacia un objetivo en común o por lo menos en alguien que lo aparenta. ¿Hasta qué punto esto es correcto? Las opiniones varían de acuerdo a la perspectiva del lector, probablemente muchos se han preguntados así mismo ¿Soy un líder?, algunos ¿Llegaré algún día a ser un líder?, y otros menos optimistas ¿De qué sirve ser un líder? Las respuestas a cada una de estas interrogantes varían de acuerdo a la óptica del lector y las circunstancias del momento.

¿Qué se entiende por Liderazgo? Desde una concepción simple, el liderazgo es el proceso humano, mediante el cual una persona llamada líder asume la posición de dirigir e influir sobre la conducta de un colectivo en pro de alcanzar “algo”, a su vez dicho colectivo influye en ese líder. ¿Soy las 24 horas del día y los 7 días a la semana un líder? Claro que no, sería una actividad desgastante y sumamente desalentadora, adicionalmente; parte del liderazgo, implica de acuerdo a la situación o circunstancia, ceder el mismo, a una persona con las cualidades necesarias, asumiendo tú, un papel de jugador dentro del equipo de trabajo.

¿Entonces ser seguidor también cuenta? Es correcto, dentro de cualquier dinámica de liderazgo, es necesaria la existencia de la figura del líder guiando y moviendo al equipo y de los seguidores quienes no sólo dan legitimidad a este líder, sino que toman las acciones pertinentes con el fin de alcanzar ese algo.

Hablemos ahora de ese algo, el ejercicio del liderazgo va orientado a obtener, alcanzar, materializar, hacer posible, generar resultados, metas, objetivos y propósitos ¿Cómo por ejemplo? Depende de la circunstancia, hay variedad de aspiraciones que cumplir a través del liderazgo, manejar un gran proyecto social, el desarrollo de un Start-Up, una gestión de gobierno local-estadal o nacional, la realización de un evento cultural y para tú de contar, lo imprescindible es que se busque generar algo, no existe liderazgo sin resultados,lo ideal es además, que la generación de ese algo, beneficie al colectivo, pero esto último no siempre sucede.

13244163_10153745250139422_8762246876972241233_o

¿Pero dado esto no estamos frente a una dinámica de liderazgo? Incorrecto, existe dentro de las definiciones, un liderazgo para el mal, que es aquel orientado a obtener un resultado que beneficie a un determinado grupo perjudicando así al colectivo. ¿Entonces por ejemplo Adolf Hitler fue un líder? Correcto, al igual que Fidel Castro, Ernesto Che Guevara, Hugo Chávez, y otras figuras más quienes en su momento, haciendo uso de sus cualidades humanas, supieron capitalizar las necesidades existentes en el colectivo, influyendo a tal punto, que lograron que otros realizarán acciones que perjudicaron a grandes masas de individuos.

Entonces a ver si entiendo ¿Los tipos malos llegan a ser líderes? No sólo eso, sino que llegan muchas veces a ser líderes recordados y amados por sus seguidores, escribiendo episodios dentro de la historia de la humanidad que son recordados por generaciones, muchas veces omitiéndose u olvidándose el daño que ocasionaron en su momento.

13221275_10153745275339422_4285191584289628179_o

¿Cómo evitamos a este tipo de líderes? En mi opinión, depende mucho del grado intelectual y cultural de las personas que lo están siguiendo, muchas veces, se idolatran personalidades y se rinde un culto excesivo al líder, distorsionando totalmente la realidad, perjudicando la obtención de ese algo, que jamás debe ser, beneficiar exclusivamente a quien ejerce el rol de liderazgo; por ende es muy necesario establecer los límites desde un principio y que quienes estén junto al líder, ejerzan también un papel de contraloría efectiva.

Hoy en día se habla mucho del papel del Influenciador o en inglés “Influencer” ¿Es lo mismo que un líder? En lo absoluto, si bien el líder ejerce un papel de influencia frente a sus seguidores, moviéndolos a ejecutar acciones, busca algo más allá, materializar un objetivo, pero además, desarrolla a quienes junto a él están en ese proceso, reconociéndolos como iguales, dándoles la posibilidad de eventualmente relevarlo a él, en el ejercicio del liderazgo.

El influenciador en cambio, es un perfil que dada una posición privilegiada en el ámbito social, económico, político o cultural, influye en los hábitos y costumbres de un colectivo, haciendo que tal vez adquieran un producto, usen una tendencia, participen en un evento, copien un estilo, pero jamás los lleva a reconocer su potencial, en pro de lograr objetivos en común, construyendo así su propia historia de liderazgo.

Parece que el asunto es un tanto más complejo, tal vez tu percepción de liderazgo es o era muy distinta, pero lo importante aquí, es que busques la manera de empezar a desarrollar esa flama de líder en ti, trata de aprovechar ese potencial que seguramente tienes, con el propósito de hacer un cambio en el mundo, que a veces juzgamos de pequeño, pero que en definitiva tiene un valor y hoy más que nunca, necesitamos manos que sumen y sean motores en la sociedad.

Paola Becerra: Adiós a este ciclo

A veces no hace falta entrevistar a alguien o preguntarle su trayectoria dentro de la organización. Las fechas no son necesarias, lo que importa es lo aprendido. Eso ocurrió con la carta de Paola Becerra. Esa carta que le escribió a su comité de AIESEC en UCV cuando dejó de ser Vicepresidenta de Finanzas y Legales este año -período 2016-2017-.

Paola quiere compartir esa carta, no solo con sus amigos y miembros de su comité sino con todos aquellos que se sientan identificados. Y con aquellos que hayan estado, de cierta manera, en ese recorrido.

Hace tiempo atrás decidí unirme a la organización. Sin darme cuenta, se convirtió en una de las mejores decisiones de mi vida. Me cambió a mí y sigue cambiando a otros jóvenes que también buscan un lugar al cual pertenecer. Un lugar donde nuestras voces son escuchadas y nuestras acciones se convierten en ejemplo de inspiración. Un espacio donde experimentar nuestras fortalezas y debilidades es el común denominador, y en el que nuestros errores es el mayor aprendizaje de todos.

Doy gracias a la vida por poner en mi camino a AIESEC. Porque me ha permitido descubrirme  y sobre todo, ha hecho la diferencia en transformarme en la persona que quiero ser. Aquella que construye el legado que quiero dejar en cada uno de los pasos que doy.

Muchas veces por nuestra juventud, nos dicen que tenemos el mundo bajo nuestros pies, pero esa sensación realmente solo la siento así cuando juntos logramos nuestras metas y alcanzamos nuestros objetivos. Sé que no es fácil -y nunca lo ha sido- pero eso es parte de la vida.

Por esto hace cuatro años y medio decidí salirme de mi comodidad y arriesgarme a ingresar a un movimiento dejó más en mí de lo que yo le pude transmitir,

Conocí y aprendí de personas increíbles y únicas que me enseñaron a ser una mejor versión. Viví todo tipo de experiencias, que como siempre he dicho: AIESEC es una laboratorio lleno de emociones ,desde la más hermosa hasta la más triste y decepcionante. En donde un día puedes estar arriba y el otro abajo, pero serás grande por la determinación en que asumas los retos. También se basa en arriesgarse a dar lo mejor de ti en cada una de las acciones, y en no esperar nada a cambio.

Recuerden que estamos para servir a otros y lo que nosotros hacemos es una profesión noble. No muchos son capaces de dedicarle tiempo y compromiso a nuestros semejantes, somos voluntarios de corazón y apasionados de profesión.

Siéntanse orgullosos de ser parte de la diferencia de ese cambio que queremos ver en el mundo.

Yo nunca sentí que perdí mi tiempo, al contrario, es nostálgico saber que ya pronto se acabará mi historia con el comité que me vio crecer. AIESEC UCV ha sido mi familia desde que me aventuré en la ciudad, y confieso que si pudiera continuar lo hiciera. Pero debo continuar con mi destino y cerrar este ciclo, me voy muy feliz y sobre todo agradecida.

Gracias a mi comité permitirme ser su vicepresidenta y compartir con ustedes momentos únicos y especiales. Gracias por dejarme ser la líder que quise ver. Simplemente gracias.

Líderes venezolanos: Joanna Hausmann

El mundo de la comedia requiere más que talento, es una combinación de ingenio y análisis; quien crea que desempeñarse en este ámbito es fácil es porque jamás ha intentado hacerlo, pero ese no es el caso de nuestra joven líder de hoy. La siguiente comediante es un orgullo para nuestro país, nacida en Caracas y actualmente residenciada en Estados Unidos, fue pionera en un estilo de comedia que innovó la manera de vernos entre norteamericanos y latinos. Joanna Hausmann realiza rutinas comparando las tradiciones de los latinos con las de los americanos, demostrándonos las diferencias entre ambas sociedades, pero al mismo tiempo haciendo un puente que mejora la comunicación y el entendimiento entre ambas culturas.

Joanna tiene 27 años de edad, cursó estudios en la ciudad de New York y los Ángeles, mudándose posteriormente a Chicago, donde dio forma a su proyecto “Fiama”, un canal de YouTube donde grababa videos para explicar las tradiciones latinas de forma que fueran entendidas por los norteamericanos. Logró el reconocimiento de “Best Comedian” y “Creator of the Year” en los Hispanicize’s 2016 Tecla Awards. Además de sumar más de 15 millones de visitas, ha trabajado en grandes cadenas norteamericanas como: CNN, The Huffington Post, BuzzFeed, NPR y the BBC.

Joanna es la prueba ferviente que sin importar dónde estés, puedes dejar el nombre de tu país en alto; se convirtió en una ciudadana global al tomar en cuenta todas nuestras tradiciones como latinos y volverlas su principal inspiración. A pesar de ser residente americana, Joanna no olvida Venezuela, y se encarga de propagar nuestra situación a todo su público, sin importar las fronteras. Sin duda son jóvenes como ella los que nos hacen decir con orgullo: Venezuela forma líderes.

7 cosas que te pasarán cuando llegues a Venezuela

Durante los últimos posts hemos escrito sobre por qué deberías visitar nuestro país. Venezuela es el país que ofrece the AIESEC Experience en su máximo nivel, porque todos nuestros intercambistas sin duda vuelven a sus países como agentes de cambio. Es por ello que si decidiste atreverte a apostar por Venezuela, y realizar tu intercambio con nosotros te dejamos una lista de las 7 cosas que te sucederán una vez llegues a nuestro país.

  1. Recibir abrazos y beso de desconocidos: Los miembros de AIESEC en Venezuela se caracterizan por su simpatía, y es un rasgo natural del venezolano ser una persona cálida. Por eso, sin importar en qué Comité te reciban van a adoptarte como un miembro más de esa familia; además es la manera regular de saludar en nuestro país.
  2. ¡El calor!: Aún cuando el clima en Venezuela es generalmente fresco, mientras te adaptas, vas a sentir que llegaste a El Cairo en lugar de nuestro país tropical; sin embargo existen variedad de bebidas refrescante que harán más llevadera tu estadía en este país caribeño.
  3. Nueva ruta de sabores: A pesar de las limitaciones por el tema de la escasez, todavía existen muchas cosas típicas de la gastronomía venezolana que se le ofrecen a nuestros intercambistas; durante toda tu estadía en el país acostúmbrate a escuchar de repente “¡Ya va! Tienes que probar esto”, para el final de tu intercambio probablemente estés pensando inscribirte en el gimnasio de tu ciudad.
  4. Solution Oriented: Venezuela es un país donde el concepto de puntualidad es tan relativo como tratar de definir el amor, por ende su transporte público, horas para comer e inicio de actividades siempre estará sujeto a cambios de última hora. Por lo que si debes tomar el transporte público te recomendamos lo hagas con al menos 1 hora de anticipación, y dependiendo de tu destino.
  5. No entender la mitad de las oraciones: Los venezolanos usamos palabras que sustituyen a los nombres generales, en lugar de amigo decimos pana, en vez de “Tengo hambre” es “Tengo un filo”, o simplemente usamos “Vaina” para definir cualquier cosa; por ende es muy importante preguntar cuando no entiendas alguno de estos modismos.
  6. Al menos 100 nuevos amigos en Facebook: Para nosotros lo más importante es la integración de los intercambistas con las personas en nuestro país, por lo que es muy común que apenas llegues comiences a tener un montón de invitaciones de amistad en las Redes Sociales, y así los invitan a actividades de todo tipo durante su estadía.
  7. Darte cuenta que tomaste la mejor decisión: Sin importar las circunstancias, los venezolanos valoramos mucho que venga alguien de afuera a aportar a nuestro país, porque son estas personas que nos recuerdan lo bonito de ser venezolanos; enamorándose de nuestra cultura y sorprendiéndose con cosas que nosotros vemos rutinarias.

Venir a Venezuela es una de las mejores decisiones que puede tomar un intercambista de AIESEC, en este lugar desarrollarás las 4 habilidades de liderazgo que profesa nuestra organización, y además vivirás una experiencia integral de liderazgo, crecimiento personal y desarrollo en todo sentido. Anímate a experimentarlo por tí mismo y decir “Yo apuesto por Venezuela”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Los miembros de AIESEC en Venezuela esperan por ti!

Líderes venezolanos: Verónica Osorio

En el mundo de la actuación existen diversos factores que hacen la carrera cuesta arriba, la división de culturas y el impresionar a diferentes públicos con tu talento no es tarea fácil; en especial el mercado norteamericano el cual es sumamente hermético y celoso con sus actores. A pesar de todas las dificultades, Venezuela ha tenido buenos actores con calidad de exportación, en la actualidad se habla mucho de Edgar Ramírez, quien ha realizado materiales audiovisuales junto a grandes estrellas como Robert de Niro y Jennifer Lawrence; pero no solo Edgar ha introducido a los venezolanos en el competitivo mundo de Hollywood, es tiempo de conocer a Verónica Osorio.

Esta actriz venezolana tuvo sus inicios artísticos en nuestro país realizando teatro, específicamente en el grupo teatral Skena, donde se presentó en obras como El Sueño de una Noche de Verano, El Traje Nuevo del Emperador o La Princesa y el Dragón. También estuvo dos veces en el Festival Internacional de Teatro de Caracas, labor que le valió varios premios y reconocimientos. En el 2008 se muda a New York, 6 meses después era parte de un grupo de improvisación y comedia Upright Citizens Brigade, de donde han salido personajes como: Adam McKay, Horatio Sanz, Amy Poehler, Tina Fey, Rachel Dratch, Will Arnett, Ed Helms y más.

Verónica es una artista polifacética que expresa no querer quedarse en un solo género, a pesar que su fuerte es la comedia también le gustaría apostar por el drama, tuvo apariciones especiales en programas de TV como Friends of The People o Comedy Bang! Bang!, y un comercial de American Express con Tina Fey. Su más reciente proyecto es un largometraje donde comparte pantalla con estrellas como Josh Brolin, George Clooney, Channing Tatum, Tilda Swinton, Alden Ehrenreich y Ralph Fiennes. Es sin duda una venezolana digna de admirar, y una joven líder de nuestra generación.

Líderes venezolanos: Lele Pons

Con la llegada de las redes sociales a la vida cotidiana de las personas, lo que se conocía como “Persona famosa o reconocida” ha cambiado radicalmente su concepto; en la actualidad no necesitas ser actor de cine o TV para tener seguidores, basta con entender el consumo de un público en Redes Sociales y los followers comenzarán a llegar por sí mismos. Tal es el caso de Lele Pons, una joven venezolana residenciada en Miami que a los 15 años descubrió las maravillas de las redes sociales.

Su nombre es Eleonor, sin embargo todos la conocen como Lele, apareció en la lista de los 30 adolescentes más influyentes de la revista Time en el año 2015, conoció a la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama; estuvo nominada a los Teen Choice Awards en 2015 por mejor canal de Vine, y actualmente su cuenta de Instagram cuenta con once millones de seguidores aproximadamente, siendo oficialmente verificada.

Los planes de la veinteañera consisten en ser modelo y actriz, luego de graduarse se mudó a Los Ángeles, California, para perseguir su sueño. Si bien Lele ha vivido la mayoría de su vida en Miami, Estados Unidos, no se olvida nunca de sus raíces. En su biografía comienza diciendo “Latina and Proud”, y aun cuando sufrió bullying durante sus años de escuela gracias a su acento extranjero nunca negó de dónde vino. Sin duda Lele sigue siendo parte de su país sin importar su domicilio, por eso la traemos en este post como una líder venezolana.

Líderes venezolanos: Hensli Rahn Solórzano

La lectura es un hábito que se nos inculca desde que estamos pequeños, sin embargo a medida que vamos creciendo tenemos otros intereses y comenzamos a dejarla de lado. Atrás quedaron los tiempos de jóvenes escritores compitiendo para crear realismo mágico en Latinoamérica; es por ello que casos como el de Hensli son dignos de mención. Este joven caraqueño pensaba destinar su vida a la música, pero en un viaje realizado a la Guayana Francesa hace 4-5 años, donde perdió las cuerdas de su guitarra, dedicó su tiempo a la creación de su primera obra literaria: Dinero Fácil.

Ha sido merecedor de los premios otorgados en el Concurso de Cuentos de la Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela (Savcen) 2013 y el Premio de Cuento Policlínica Metropolitana para Jóvenes Autores 2010. Su estilo de escritura consiste en un montón de cuentos separados, que juntos en su obra transmiten un mensaje único y especial. Hensli también es colaborador del portal web prodavinci.com, y se posicionó dentro de la élite literaria caraqueña con su segundo libro. Su primera obra “Crónicamente Caracas” es un trabajo también digno de mención. Argumenta que no se apega a un solo género literario, sin embargo le gusta rendir tributo a su favorito, la poesía.

Los estereotipos sociales casi siempre son un obstáculo para los jóvenes, y la carrera de escritor, músico, artista o similar aún tienen muchas dificultades que superar; pero con la ayuda de jóvenes como Hensli podemos ver que no todos los millenials enfocan su energía, tiempo y talento en la tecnología. Dedicarse a la música y la escritura no es una decisión fácil, pero es igual de valioso el legado que se deja para futuras generaciones. Hensli Rahn es un líder venezolano.