Conociéndome a lo random

En AIESEC existe una costumbre de que cada vez que se hace una presentación o hay una reunión, se dice un Random Fact.  Especialmente en esas reuniones donde hay varias personas que no se conocen. Un random fact, es un hecho al azar, es decir: algo propio de ti que pueda resultar extraño en el momento que lo dices. O que simplemente no tiene nada que ver con la reunión o la presentación que estás dando. Es una manera de presentarte.

Debo admitir que al principio me parecía muy extraño tener que compartir cosas de vida -personales- con los demás. No me resultaba cómodo decirle a alguien que no conocía una manía o mis gustos. También se me hacía difícil porque no lograba pensar en algo rápido. Se me venían muchas cosas a la mente y no sabía cuál decir.

Con el tiempo empecé a adoptar una costumbre que luego se convirtió en mi mayor random fact: fui más consciente de las cosas que hacía. Me fijaba en esos actos de ansiedad o en algunos gestos que al principio eran involuntarios e inconscientes. Y no me limitaba a eso, también me decía: ese será mi random fact en la próxima reunión. Me di cuenta de que estaba conociéndome a mí misma.

Mucho gusto, Random Fact

Me sumergí en un ejercicio de auto-conocimiento. El simple hecho de darme cuenta de que hacía cosas “propias de mí” era una manera de presentarme todos lo días.

-Mucho gusto, Arantxa. Te gusta caminar mientras ves hacía el cielo y te fijas en el movimiento imaginario de los edificios y el contraste que hace con el cielo. Dale la bienvenida a la carpeta de random facts.

Estaba interesada en todo lo que hacía. De un momento a otro dejó de ser una búsqueda de hechos al azar y se convirtió en mi ejercicio de vida. Me interesé por mis gustos -y locuras. Y cada vez fue mucho más fácil compartirlo con lo demás. Para mí, cuando te conoces, cuando sabes cómo eres, puedes mostrarte -y sentirte- seguro. Empiezas a reírte de ti mismo, a reconocerte, a aceptarte.

Son esos pequeños regalos que te va brindando la organización a lo largo de la experiencia. Puedes apropiarte de ellos e incorporarlos a tu estilo de vida. Ya sea para ser más feliz o estar menos triste. No puedo decir que me conozco al 100% porque todavía estoy en ese proceso, además de que a medida que crecemos cambiamos. Pero puedo decir que ya se más de mi. Cada día sé más de lo que pude saber el día anterior.

Cada día me convierto más en mi amiga y me presento con agrado porque sé que hay algo interesante de mí que antes no sabía.