Consejos para comunicar de manera asertiva

Pensar antes de hablar es una forma de comunicarnos de manera asertiva. Siempre y cuando pensemos para decir lo correcto, entendiendo lo “correcto” como una manera de decir lo que queríamos sin herir a los demás.

Entre más esfuerzo le dediquemos a nuestro discurso, más fácil podremos comunicarnos en un futuro -cercano.

Pensar, decir y ser una persona asertiva

Evaluar siempre es una opción

Debemos evaluar la situación, la persona a la que nos dirigimos y nuestras ideas. Debemos prestar mucha atención porque aquí está la clave.

*Situación: si ya ha ocurrido algo que te molesta y crees que debes reclamar o simplemente deseas dar tu opinión o comentar sobre algo que ya ha ocurrido, sea bueno o malo. Tenemos el derecho de expresarnos libremente. Pero ¿puede ser  tu deber decir todo siempre que quieras? Si lo crees necesario es momento de hablar. Es cuestión de reflexión.

*A quién nos dirigimos: si la persona hizo algo indebido que te afecta directa o indirectamente o necesita saber -y entender- cómo su conducta pudo impactar negativamente en alguien, debe saberlo. Pero antes trata de saber cómo es. Una pequeña evaluación de si la persona pudo actuar por rabia, estrés, una preocupación, etc. Si fue algo de ese momento, una crisis, una situación que no supo controlar o esa es su actitud siempre. Ese análisis nos puede ayudar a decir las palabras correctas. Hay que tratar de prever la forma en que los demás actuarán ante nuestras palabras. Dependiendo de cómo sea o se sienta, nos responderá.

*Ideas en la cabeza -palabras en nuestra boca: una vez que sabes cómo es la persona, piensa en tu discurso. Y por discurso se refiere a una respuesta o mensaje claro. Que lo que digamos sea coherente. Para ello pensemos en palabras claras, que digan lo que sentimos pero que no estén cargadas de contenido negativo (prejuicios, palabras despectivas, ofensas, groserías). También es importante recordar que no sólo es importante lo que decimos sino cómo lo decimos. Por ello debes tratar de hablar con un tono neutro, que no parezca que gritas ni tampoco que estás susurrando.

Habla de manera segura y sé elocuente

Haz que cada palabra valga la pena. Una persona asertiva también mejora su autoestima porque se da cuenta que quieren oírlo. Le brinda confianza.

Por lo visto no hay nada mejor que ser una persona asertiva. ¿Te animas?