Emprender en tiempos de crisis

“En tiempos difíciles hay dos tipos de personas, quienes lloran o quienes venden pañuelos”. Emprender en tiempos de crisis es una decisión difícil, existe la opinión de que es imposible y ridículo siquiera pensarlo; pero realmente es el momento adecuado para realizarlo, pues es cuando la competencia se hace menor y se abren más oportunidades que solo las personas que “venden pañuelos” lograrán aprovechar ¿Qué tipo de persona eres tú?

El emprendimiento, según la Real Academia Española, es el inicio de una actividad que exige esfuerzo o trabajo, o tiene cierta importancia o envergadura. Podemos entonces concluir de esto que el esfuerzo que hacen estas personas que comienzan un emprendimiento, realizan una actividad importante para la sociedad.

Ahora bien, ¿qué debo hacer para emprender?

Como dijimos anteriormente, no es fácil realizar un emprendimiento y mucho menos en tiempos de crisis; pero lo primero que debes tener en cuenta a la hora de emprender es ser positivo de una manera realista. Con esto no nos referimos a creer que cualquier cosa que realices va a lograr un gran éxito, debes pensar claramente en lo que harás, planificar y ejecutar de una manera correcta, pero nunca rendirte y menos a la primera de cambio.

Pensar en el corto, mediano y largo plazo

Muchas personas que comienzan una actividad en momentos de crisis, creen que como su empresa satisface una necesidad vigente en la época difícil, van a lograr tener su gran éxito; pero no es tan así. Debes tener en cuenta que las crisis pasan, así que tu emprendimiento debe poder seguir trabajando después de la tormenta, por ello mismo debes pensar si lo que quieres llevar a cabo funcionaría si la crisis no existiera y cómo hacer para que esto sea así.

Siempre estar a la vanguardia con las nuevas tendencias

Siguiendo un poco el punto anterior, debes tomar en cuenta que con la globalización y las mejoras en la tecnología, las cosas cambian seguido. Debes prestar atención a las novedades, estar en un constante aprendizaje para poder moldearte a las necesidades y habilidades que surgen continuamente y así nunca quedarte atrás.

Además, no puedes olvidar que una persona no se las sabe todas y que hay conocimientos que posiblemente tú no poseas, pero otra persona sí. Por ello, busca gente que se una a ti, pueden ser conocidos que se quieran comprometer con tu idea de emprendimiento, pero también puede ser un FreeLancer al que contrates para realizar algún que otro trabajo.

Y por último, pero no menos importante date a conocer, ninguna empresa, sea start-up o ya formada, puede lograr tener éxito si la gente, los posibles clientes, no te consiguen, por ello, internet y ahora las redes sociales son tan importantes para toda actividad que se quiera lograr, debes tener una buena estrategia de marketing para que los clientes lleguen a ti y conozcan de tu empresa.

Entonces, ya lo sabes, ¡emprende! Es tu momento para surgir y si quieres comenzar a experimentar con estas start-ups, ampliar tu CV (que siempre es importante) y conocer nuevas culturas (porque es un plus excelente) únete a Emprendedores Globales y realiza una pasantía en un start-up en el exterior.