¡Gracias mamá y papá! Por creer en AIESEC

Hola papá y mamá, quería informarles que su hija es una AIESECa. Aunque a estas alturas de la vida ya sabrán eso, no creo que entiendan muy bien de qué se trata. Quiero que sepan que durante los últimos meses he sido parte de la organización de jóvenes líderes más grande del mundo; que desarrolla liderazgo a través de experiencias prácticas con impacto no solo en nuestra sociedad, sino también en el mundo; que soy parte de un Comité Local al que denomino LC -ahora entienden ese sonido extraño que escuchan cuando hablo por teléfono con alguno de mis amigos AIESECos; que dentro de ese Comité cada persona cumple un rol, y que su hija tiene un espacio dentro de ese LC, aportando ideas y soluciones a problemas sin recibir ninguna remuneración económica a cambio… Y entonces se preguntarán: “¿Por qué no trabaja para una empresa con un salario construyéndose un futuro desde ya?”; y les responderé, con el corazón, que hago esto por vocación, sin cobrar ni un céntimo, porque creo en este proyecto y porque me encanta la visión de AIESEC.

Visión de AIESEC

Durante mi viaje dentro de esta organización, he podido compartir con personas de otras culturas; he enviado personas a otras sociedades a que aporten su cultura, su conocimiento, sus ganas y lo más valioso, su tiempo; he aprendido nuevos idiomas y dialectos, nuevas costumbres; he soñado con viajar por todo el mundo y ayudar en tantos programas sociales como pueda conseguir. He visto oportunidades laborales en otras latitudes que aportarían un valor agregado a mi preparación; he aprendido a trabajar en equipo y ser parte de ellos; pero lo más gratificante, definitivamente, es que he hecho amigos, personas que comparten mis valores y quieren ayudar al mundo tanto como yo; que no me juzgan y me dejan ser quien soy libremente; que he obtenido una experiencia laboral donde pude cometer errores libremente, aprender de ellos y no ser despedido; que he crecido como persona y como individuo en ésta, nuestra sociedad; que me ha hecho comprometerme a ser el cambio que quiero ver en el mundo.

Responsabilidad y respeto son dos de los valores que me inculcaron desde pequeña. Así que hoy siento la responsabilidad de dar lo mejor de mí a la organización que me permitió descubrir quién soy en realidad, quién es esa hija que ustedes tuvieron 19 años atrás. Por eso hoy les digo: gracias.

14101696_10210353143405879_16637603_n

Dinorah Hernández con su familia host, mexicana. Agosto 2016

Gracias por hacer el menor ruido posible cuando me encierro en mi cuarto a hablar por video llamada porque tengo reunión en línea.

Gracias por dejarme traer 8 amigos o más para una reunión de área o una EB Meeting (junta directiva de cada comité).

Gracias por dejarme invadir la mesa del comedor preparando el material para una reunión mensual de todo el comité, por hacer pancartas de bienvenida para nuestros voluntarios que vienen de fuera y por prestarme el auto para buscarlo en el aeropuerto o salir por ahí con ellos.

Gracias por permitirme horas y horas de charla con otros comités aun cuando no entiendan la mitad de lo que digo porque siempre hablo en siglas -que además son en inglés.

Gracias por ser una familia global, por dejar que un hermano de otro país se quede en nuestro hogar y abrirle las puertas de nuestra casa a un joven que viene a ayudar a nuestro país.

Gracias por apoyarme y consolarme en los momentos de estrés cuando me doy cuenta que quizás no lleguemos a las metas, hay que reformular el plan o simplemente estoy tan abrumada que quiero sentarme y llorar.

Gracias por escuchar 100 veces la misma canción mientras practico un roll call (baile) en medio de la sala que presentaré en esas conferencias (que quizás ya te cansaste de pagar o deseas que cancele por mí mismo). Y es que al final tú eres quien me apoya para asistir a esos eventos que dejan grandes enseñanzas en mí.

Gracias por ser parte de la organización al permitirme aportar a ella; gracias un millón de veces porque en este lugar soy feliz, siento que pertenezco, conozco personas muy valiosas para mí. Puedes contar con que el día que decida volar por el mundo siempre tendré amigos que me tiendan la mano cuando lo necesite.

 

Gracias papá y mamá, por al igual que yo, creer en AIESEC.

2 replies
  1. Leo Torreyes
    Leo Torreyes says:

    Hermoso!!!! gracias Dika por tan sinceras palabras “si no viviste esto, no fuiste AIESECo”
    jajajajaj

    • Diveana Rodriguez
      Diveana Rodriguez says:

      ¡Gracias a ti! Por tu amistad, por tus consejos, por tomarme en cuenta y ser parte de este capítulo en la historia de mi vida jajaja ¡Te quiero Leo! <3

Comments are closed.