Las ventajas de amar lo que hacemos

“El mundo necesita gente que ame lo que hace”, es una frase que está muy de moda en estos tiempos ¿verdad? Tanto así, que las personas la ficharon como un comodín que alguien inventó para usar cuando no se sabe qué decir, a veces es hasta molesto que alguien termine o comience un discurso con alguna frase de este tipo, sin dedicarse a desplegar todo el significado contenido en esas palabras.

Personalmente, no me da pena andar por ahí diciendo que: “el tiempo de Dios es perfecto”, que “más vale tarde que nunca” o que “no hay mal que dure cien años” porque me he dedicado a reflexionar sobre estas frases y cuando las digo, lo hago con toda propiedad.

Tambien te puede interesar: ¿Qué se siente hacer un intercambio con AIESEC?

Por ejemplo, yo entendí que el mundo necesita gente que ame lo que hace, cuando comencé a dedicarme a AIESEC, que tangiblemente no me da nada a cambio, pero emocional e inteligiblemente me ha llenado desde el primer momento en que me aventuré a esta experiencia.

En AIESEC, nadie te obliga a nada, no tienes ninguna responsabilidad, que no sea más que contigo mismo y tus convicciones. Pero poco a poco cuando ya tienes tanto tiempo en la organización, empiezas a hacer las cosas por amor y no por cumplir como quizás lo hacías antes en otras actividades. En definitiva, aprendes a que si no lo estás haciendo por amor, mejor no lo hagas.

En este sentido, muchas personas no entienden, este deseo AIESECo de hacer cosas positivas por el mundo sin esperar nada a cambio, no asimilan que alguien se despierte un domingo a  las 7 a.m. para ir a un team building o que prefiera ir a una capacitación en ventas un sábado a pasar tiempo en familia.

Estas personas no saben que cuando amas lo que haces: no existe la pereza, no existen las excusas, no existe la infelicidad ni la obligación. Simplemente, vives en un estado en que casi nada te puede afectar porque te encuentras convencido de que estas en el lugar correcto.

También te puede interesar: Los voluntariados están de moda

Finalmente, considero que todas las personas deberían encontrar eso que aman y hacerlo, porque en la medida en que todos seamos felices, seremos mejores y mientras seamos mejores, tendremos un mundo mejor.

1 reply
  1. Ibelice
    Ibelice says:

    Mucha, muchisíma gente cree que estoy loca por formar parte de AIESEC. He escuchado desde “Formas parte de una secta” hasta “No entiendo como es posible que pierdas tu tiempo en esa organización que no te brinda absolutamente nada y ademas desperdicias tu talento (diseñando y siendo más creativa) sin que te paguen por ello”. Lo que ninguna de esas innumerables personas se han detenido a pensar es lo que AIESEC me brinda a mi sin pedir nada a cambio, sin quejas presunciones ni tantas exigencias. Dentro de esta organización me he enamorado aún más de mi profesión. He conocido el mundo sin salir de mi país a través de cada intercambista que viene a conocer Guayana y hasta Venezuela. Con todo lo que sé he ayudado a otros a crecer y me he enriquecido de sus conocimiento. Tengo otra familia adoptiva (esa que podemos elegir) que me ha acogido en las buenas y en las malas y me ha enseñado a pensar fuera de la caja, a salir de mi zona de confort y a querer comerme al mundo.
    Estoy enamorada de AIESEC y siempre he dicho que si esta organización fuese una empresa en donde te pagaran por hacer lo que amas, sin lugar a dudas sería la mejor empresa del mundo y, tal vez el mundo fuese esa versión rosa del mundo mejor.

Comments are closed.