Los trabajadores venezolanos

El 1ro. de Mayo de cada año se celebra en Venezuela el día del trabajador, un día feriado en el que la mayoría de los venezolanos la pasa descansando junto a su familia. Ahora bien, ¿Alguna vez te has cuestionado si los venezolanos son realmente trabajadores? Quizás sí, quizás no, pero en este artículo tocaremos varios puntos para dar una respuesta clara a esa pregunta.

 
“Al que madruga, Dios lo ayuda” Es una frase célebre de Venezuela que en algún momento tuviste que haber escuchado, básicamente lo que indica es que a más temprana hora del día te despiertes, mejor te irá, y no está demás decir que la mayoría de los venezolanos trabajadores se toman esto al pie de la letra, a las 5am la mayoría está despierto para tomarse una ducha, preparar el desayuno, montar el café y terminar de arreglar todo para ir a su trabajo, esto claro está sólo es válido si no tiene hijos que criar, porque si los tiene no sólo se encarga de prepararse él sino de preparar también a los más pequeños de la casa, haciéndoles la lonchera, ayudándolos a vestir, preparándoles la mochila, para luego llevarlos al colegio.

 
Ya luego pasada toda la travesía de la primera hora del día, viene el desempeño laboral, en dónde el venezolano pasa horas y horas dedicándose arduamente a su labor. Si algo nos caracteriza es que sin importar lo que estemos haciendo queremos hacerlo bien, no nos gusta dejar las cosas a medias, y más aún nos encanta cuando nos vemos recompensado por ello. También el ambiente laboral se presta para crear familia, sí familia, tal cual lo estás leyendo, porque siempre encontrarás personas que se volverán tus nuevos hermanos y hermanas en la labor que estés realizando, hermanos y hermanas que probablemente te quedarán para toda la vida.

 
Una vez acabada la labor del día el venezolano regresa a su casa, pero sabe muy bien que el trabajo aún no ha terminado, porque ahora queda preparar la cena, preparar el almuerzo del día siguiente si es necesario, e incluso muchos llegan a sus casas a seguir realizando labores del trabajo, ya sean labores online o presenciales, luego de haber culminado todo lo que le faltaba por hacer, el venezolano por fin se acuesta a dormir para volver a pararse en la madrugada del día siguiente.

 
Todo esto ocurre normalmente por 5 días a la semana, pero no creas que por ello los otros 2 días son de descanso, al contrario, los otros 2 días son para acomodar el hogar, hacer las compras, lavar la ropa, y muchos otros deberes a realizar según se ameriten.

 
Lo mejor del caso, es que a pesar de tanta labor y trabajo, realmente amamos lo que hacemos, porque incluso en los días de descanso buscamos realizar cualquier actividad con tal de no quedarnos sin hacer nada.

 
Entonces la respuesta hacia la pregunta de si somos o no trabajadores, es que definitivamente el venezolano lleva el trabajo en la sangre, somos una especie rara a la que le gusta dar lo mejor de sí día a día para buscar siempre un mejor mañana.