Mi experiencia AIESECa (Capítulo I): ¿qué clase de gente es esta?

Hola, mi nombre es Aizleen y hoy decidí contarles cómo han sido los últimos casi tres años de mi vida, que si bien siento que se han pasado rápido, también estoy segura que han valido como por diez años; sí mentalmente tengo unos 30 años ya. Al inicio todo fue simple, ya conocía a varias personas en la organización y sabía un poco cómo funcionaba, sin embargo llegué a un mundo donde la gente decía cosas como: el MCVP iGCDP hizo un ICB por un EP y habló con el VP OGX de un LC de MENA, frase donde obviamente solo entendía los artículos y conjunciones entre todos esos acrónimos, además, cuando estaban muertos de cansancio se ponían a bailar como si no hubiera mañana ¿qué clase de gente es esta? AIESECos.

También te puede interesar: Responsabilidad: ¿La asumimos o decimos “yo no fui”?

“Tenía bajo mi responsabilidad a 10 jóvenes de toda Venezuela, de los cuales solo conocía a dos, pero con los que inmediatamente conecté y pude trabajar sin problemas porque la gente en AIESEC es así, proactivos, con ganas de hacer las cosas bien y con muchas ganas de aprender y ser mejor.”

Lo siguiente en este camino fue asistir a un congreso nacional, todos estaban tan emocionados que yo tenía mil expectativas –que cambiaban cada 40 minutos más o menos- lo odié y lo amé al mismo tiempo. El evento era en “Caracas”, mentira, era en cualquier otro municipio que quedaba como a 4 horas de la ciudad, aunado a esto salimos en hora pico de la capital, lo que hizo que tardáramos unas 7 horas en llegar a la sede del evento y luego de semejante viaje nos reciben con la noticia de: no se pueden bañar ni descansar, vamos a trabajar –en ese instante quería tomar un avión de regreso a mi casa pero era imposible- confieso que hice un berrinche, me dieron un break y seguí. Esa noche trabajamos hasta las 3 a.m. y a esa hora empezó la fiesta, para despertar a las 7 a.m. y pasar el resto del fin de semana trabajando… Una vez más me pregunté ¿qué clase de gente es esta? AIESECos.

Luego de estos primeros pasos, tomé mi primer rol de liderazgo dentro de la organización, TLP le llaman, sin conocer a casi nadie respondí unas preguntas de una aplicación, me entreviste con un muchacho que había visto una sola vez en mi vida (en el congreso del que les hablé arriba) y él alegremente me aceptó en su equipo; esta fue la primera mejor decisión que tomé en mi vida. Mi rol se basaba en liderar a todos los encargados de las oficinas locales en el área de comunicaciones y marketing y vender uno de nuestros proyectos. Tenía bajo mi responsabilidad a 10 jóvenes de toda Venezuela, de los cuales solo conocía a dos, pero con los que inmediatamente conecté y pude trabajar sin problemas porque la gente en AIESEC es así, proactivos, con ganas de hacer las cosas bien y con muchas ganas de aprender y ser mejor.

También te puede interesar: Mi experiencia AIESECa (Capítulo II): ¡Me voy de intercambio!

Al terminar este rol descubrí varias cosas, entre las más importantes fueron: que puedo manejar equipos solo por internet, puedo empoderar a otras personas a que tomen riesgos y vean el mundo de otra manera, puedo diseñar -sí aprendí a usar Photoshop y a hacer diseños en una semana- y definitivamente lo más remarcable es que puedo confiar en las personas, ese tema nunca se me había dado muy bien en 22 años de vida y así, de la nada, con gente que no conocía y que de hecho a algunos todavía no he visto nunca de frente, confié en ellos mi trabajo, mi responsabilidad y los resultados fueron geniales, todas las metas se cumplieron y aprendí a desarrollar habilidades que no sabía que tenía. Todavía en esta etapa me sorprendía al pensar ¿qué clase de gente es esta? AIESECos.