arte mujer

Venezuela, arte y mujer

Con el caos que se vive constantemente, me encuentro preguntándome a menudo si las personas se habrán sentido igual en otros sucesos históricos. Pues no sólo la alegría y el amor inspiran a las personas, también lo hace el temor y la angustia, con el mismo –o quizás más- empeño que las otras emociones. Indudablemente, éstas tenían que ir a parar a algún lado. Tal lugar sería el arte.

Y es que el arte ha sido aliado y representante de la vida en todo momento, incluso el hombre de las cavernas pintaba en las paredes. El arte, en cualquiera de sus expresiones, es ese lugar seguro al que se acude por un poco de consuelo y entendimiento. Por lo que, si quieres entender a un país, tienes que estar en contacto con su arte.

Existieron y existen otros muchos artistas venezolanos que también merecen tal reconocimiento, pero hoy les traigo a dos grandes figuras que probablemente no conocías. Son dos mujeres que sin duda te hacen querer ver las cosas dos veces, aunque las dos crecieron en un ambiente profundamente artístico, también lo hicieron en medio de grandes problemas políticos.

El arte de Sofía Imber

La primera de ellas es Sofía Imber, quien tristemente falleció hace unos meses, pero que vivirá en todas las calles de Caracas, pues en su centro se levanta el Museo de Arte Contemporáneo (MAC). Este recinto, que antiguamente llevaba su nombre, recoge pinturas, esculturas y fotografías que son tan variopintas como la propia Venezuela.

El conjunto de colecciones pretende mostrar las raíces de todo un país. No sólo son líneas, colores y perspectivas. Son las líneas, colores y perspectivas de la misma vida, de sucesos que marcaron la historia de un país y del mundo también. Así que la próxima vez que te pares en frente de un cuadro sin tener ni idea de qué significa, tal vez sólo tengas que repasar la historia en tu cabeza para hallar las respuestas. Y entonces, verás que no resulta tan extraño ni tan lejano.

Los poemas de Ana Enriqueta Terán

Y como no todo el arte se encuentra dentro de un museo, el segundo personaje es tal vez el más desconocido. Ana Enriqueta Terán es la única poeta venezolana conocida y estuvo de cumpleaños ayer. ¡Tiene noventa y nueve años. Originaria del estado Trujillo, la escritura de Ana es muy potente y actual. Tanto así que si no te hubiese mencionado su edad, creerías que es una poeta del ahora.

Ana, al contrario de Sofía, trabaja y apoya al gobierno actual. Eso es sólo un pequeño dato para observar más de cerca la dualidad de las cosas, tan presente en Venezuela. Una vez Ana dijo: “el mundo cambiaría si todos escribieran poesía”, pues siendo promotora del arte, al igual que Sofía, entendía la importancia y los beneficios del arte para la vida.