Cinco problemáticas mundiales que puedes ayudar a combatir como voluntario

Gracias a la globalización y a la interconectividad, desde hace decenas de años hemos sido capaces de conocer las distintas realidades que se viven en diferentes partes del mundo, llevándonos incluso a ser conscientes de cómo los problemas locales pueden afectar de forma global.

Es así como la información que día a día llega a nosotros no sólo existe para que conozcamos dichas situaciones, sino también para sensibilizarnos sobre esas problemáticas mundiales y saber sus causas, maneras de prevenirlas y posibles soluciones.

¿Quieres conocer los principales problemas que nos afectan? Aquí te describimos cinco problemáticas mundiales que nos preocupan a todos y el impacto que puedes tener en la lucha en contra de éstas.

El hambre en el mundo

Según el informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo (2017), desarrollado por la FAO (Fondo Internacional de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura), a pesar de que el hambre disminuyó durante los últimos diez años, este problema ha aumentado nuevamente, llegando a afectar a 815 millones de personas en el año 2016. Es decir, a 11% de la población mundial.

El organismo dio a conocer graves cifras en su informe, entre ellas que 489 millones de personas afectadas viven en países en conflicto, lo que respalda la teoría de que las principales causas del hambre son los conflictos violentos y, por otro lado, las perturbaciones climáticas.

Photo by Dazzle Jam from Pexels

Dividido por continentes, el principal afectado es Asia, con 520 millones de personas sufriendo debido al hambre como problemática mundial, seguido por África (243 millones) y Latinoamérica y el Caribe con 43 millones.

Ante este grave problema, la Organización de las Naciones Unidas estableció como un Objetivo de Desarrollo Sostenible para el año 2030 la erradicación del hambre (2.1) y la erradicación de la malnutrición en todas sus formas (2.2), manteniéndose ésto en la agenda de muchas ONGs y organismos estatales.

La desigualdad

El World Inequality Lab. afirmó en su Informe sobre la desigualdad global (2018) que en los últimos años la desigualdad ha aumentado exponencialmente en casi todo el mundo, viéndose reflejada en el hecho de que 1% de la población con mayores ingresos recibió el doble de ingresos que el 50% más pobre, mientras la clase media continúa contrayéndose.

Y esta desigualdad, claramente plasmada en la diferencia de ingresos en la población, también se presenta en otro campo: el del género. Según ONU Women, las mujeres ocupan menos de un tercio de los puestos directivos de nivel medio o alto en el campo laboral y, cómo asegura un informe del Eurostat (European Statistical Office) en 2016, la brecha salarial, en este caso en España, es del 14,9% entre trabajadores hombres y mujeres.

Photo by energepic.com from Pexels

La contaminación ambiental

Esta es una de las problemáticas más destacada de los últimos años, debido a que su impacto con el reconocido calentamiento global ha llegado a afectar a un territorio más amplio del mundo.

La emisión de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, ha ocasionado la preocupante elevación de la temperatura media en la Tierra, afectando, no sólo el medioambiente, sino también la salud de los habitantes del planeta.

Según datos ofrecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación presente en el aire puede afectar a los pulmones y causar diversas patologías respiratorias como el asma. Este impacto es alarmante, más cuando, en 2014, 92% de la población vivía en zonas en donde no se respetan las directrices sobre la calidad del aire.

El acceso al agua potable

La OMS también ha hecho hincapié en la problemática existente con relación al acceso al agua potable en el mundo. Según explica la organización, 844 millones de personas no posee un servicio básico de suministro de este recurso.

Además, cerca de dos millones de personas en el mundo se abastecen de agua altamente contaminada por heces y desechos tóxicos. Este problema deriva en la propagación de enfermedades como el cólera o la fiebre tifoidea.

Photo by Dazzle Jam from Pexels

Unas 842 mil personas mueren anualmente de diarrea por causa del consumo de agua contaminada, por saneamiento deficiente o por mala higiene… motivos que, sin duda, se pueden prevenir, por lo que el acceso al agua potable, debidamente saneada, es uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Los conflictos y los desplazamientos forzosos

Problemáticas como el hambre o el poco o nulo acceso al agua potable debidamente saneada se dan, en muchos casos, en territorios que se encuentran en medio de conflictos políticos o religiosos.

Sin embargo, estos conflictos también causan una reciente problemática mundial que afecta a muchos territorios: los desplazamientos forzosos.

Según cifras ofrecidas por la ACNUR (Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados), existen 65,6 millones de desplazados forzosos y 22,5 millones de refugiados. Además, la agencia indica que cada minuto, 20 personas en el mundo se ven obligadas a desplazarse debido a conflictos o persecución.

Photo by Jordy Meow on Unsplash

Ante la presencia de estas cinco problemáticas mundiales que cada vez afectan a una mayor parte de la población mundial, diversas ONGs y organismos estatales se han dispuesto a desarrollar programas o proyectos que permitan colaborar con la causa de erradicarlas y prevenirlas.

Es por ello que, desde AIESEC, juntamos nuestros esfuerzos en combatir estas problemáticas por medio del trabajo voluntario, conectando dichas organizaciones con personas que desean impactar positivamente en la sociedad.

Contamos con proyectos en más de 100 países que esperan por ti y el impacto que puedes generar en la lucha en contra de éstas problemáticas mundiales. ¿Qué esperas para aportar tu grano de arena por el bienestar del mundo?