Protagonistas anónimos: Albern Mendoza

Albern es uno de esos jóvenes que te hacen decir: “tan joven y mira todo lo que ha logrado”. Él a veces cree que hace poco. Siempre tiene la idea de que puede hacer más y eso se vuelve hasta satisfactorio. Saber que hay personas como él, dispuestas a darlo todo con el fin de crear un mejor país.

Él motiva, inspira, y se convierte en un ser inigualable.

Entró a AIESEC cuando se encontraba en segundo semestre de Estudios Internacionales. “No sabía lo que quería hacer, sólo quería sentirme útil”.

Quedó en el área de Intercambios Salientes. Al interactuar con personas mayores que él –con currículos impresionantes–, se dio cuenta de que tenía que salir de su zona de confort y crecer.

“AIESEC también significó para mí la obtención de nuevas y grandes amistades con las cuales aún tengo contacto.”

Durante su carrera dentro de la organización conoció a personas de otros países. Personas que venían a Venezuela para hacerla crecer. Él asegura que esa es una de las mejores experiencias que te deja la organización.

El Futuro de Albern

Él actualmente no se encuentra en la organización. Pero, desde que salió, ha tenido la oportunidad de vivir nuevas y enriquecedoras experiencias gracias a las herramientas que adquirió.

En Noviembre de 2015, junto a tres compañeros –también de AIESEC– fundó un Grupo Político. Forma parte de la Escuela de Estudios Internacionales de Universidad Central de Venezuela. El grupo se llama Futuro EEI, del cual hoy en día es Secretario General.

“Desde ese momento no hemos dejado de crecer como equipo, como personas. Yo creo que estamos logrando muchísimas metas que teníamos trazadas –mentalmente– desde 2015.”

Futuro EEI es reconocido por una amplia parte de la población de la Escuela. No solo por el trabajo, sino por la calidad del mismo. Albern y sus compañeros creen que desde ese espacio son parte del cambio que nuestro país necesita.

“Al final del día, por más que hablemos y trabajemos, no cambiaremos de la noche a la mañana la realidad de más de 30 millones de personas que se encuentran en 916.445 km². Pero sí tenemos la capacidad de ir cambiando la realidad de los 1600 estudiantes que estudian en esta Escuela”, dice convencido Albern Mendoza.

Entre delegaciones y voluntariados

Este año (2016) aplicó al proceso de selección de la Delegación UCEVISTA que asiste al Modelo Colombiano de Naciones Unidas y actualmente es delegado de la misma. A pesar del corto tiempo que lleva siendo partícipe de ésta experiencia, considera que ha tenido la oportunidad de desarrollar y mejorar sus habilidades.

“Creo que ésta etapa de mi vida en la delegación está siendo muchísimo más fructífera de lo que esperaba y me siento muy orgulloso de pertenecer a ella.”

También ha estado inmerso en actividades de voluntariado. Ha sido parte del Staff de Techo Venezuela en la Colecta 2016 en Bello Monte. Cumplió la labor de Jefe de Punto “junto a un grupo de personas maravillosas que durante ambos días demostraron que es necesario seguir creyendo y apostando por este país”.

Albern cree que aunque en nuestro país hacen falta muchísimas cosas – y es necesario que cada uno de nosotros trabajemos en conjunto para mejorarlo – también considera que hay que aprender de otros países. “Más allá del factor político, creo que debemos mejorar como sociedad. Debemos velar porque las futuras generaciones tengan un país con bases sólidas, no solo con dinero sino con educación”.

Por esa razón él decidió realizar un voluntariado en diciembre –con AIESEC– en la ciudad de Lima, Perú. Su proyecto se llama “Impacta”. La idea es aportar herramientas para el crecimiento personal de niños y jóvenes.

El mejor recuerdo que le gustaría dejar es haberle cambiado la realidad a alguna de las personas con las que compartirá. Quiere ser parte del crecimiento de varias personas. “Eso es lo más bonito que nos da cualquier proyecto de AIESEC”.

Mi mayor meta desde hace años ha sido ser útil para el país.

Albern y futuro

Venezuela para Albern

Él cree que Venezuela necesita de personas capaces. De personas formadas que sepan que cada paso que dan en su gestión es para cumplir la responsabilidad que nosotros le otorgamos. Eso lo motiva a graduarse.

Quiere sentir que uno de los problemas que estamos atravesando como país es que no estamos 100% comprometidos con lo que hacemos. Por eso es que en cada uno de los proyectos que tiene la oportunidad de trabajar intenta impactar positivamente en sus compañeros.

Hace unos años su padre le dijo: “No hay peor error que esperar que los demás hagan o cambien algo que tú crees incorrecto. Párate, analiza y busca una manera de que esa realidad sea distinta”. Albern se esfuerza por tener una Venezuela mejor. Una Venezuela distinta.


¿Conoces a alguien que debería ser un Protagonista Anónimo? ¿Crees que tu historia debería ser contada?

¡Vamos a compartir!