Protagonistas anónimos: Marco Granado

Marco se encontraba en el cuarto semestre de Estudios Internacionales (UCV) cuando se interesó por AIESEC. Tenía tiempo libre y quería gastarlo de una manera productiva. Un amigo le hablaba de un grupo de jóvenes que promueven intercambios y en el proceso se hacen líderes.  “La verdad no entendía mucho de lo que me explicaba, pero me interesaba hacer algo más con mi vida universitaria”, comenta.

El 13 de Junio de 2015 se animó a asistir a un proceso de selección en la Escuela de Comunicación Social, en el mismo salón donde tendría su primera clase de esa carrera un año más tarde.

Puedo decir que pertenezco al cliché de personas que dicen entrar a AIESEC por las razones equivocadas y se quedan por las correctas.

Marco y AIESEC

Marco y su cambio constante

Él empezó en el área de Intercambios Entrantes de Voluntariado Social, pero decidió cambiar de área.

“Creo que llegué a un punto en el que comprendo que nuestro movimiento es mucho más que un área y que de hecho cada área tiene mucho que ofrecer”, dice Marco.

Su área anterior le enseñó muchas experiencias que lo ayudaron a crecer. En su nueva área (Intercambios Salientes) tiene una perspectiva diferente de los procesos de la organización y el impacto que deja.

Si se me compara con el Marco de hace dos años se darán cuenta de que no soyel mismo. Para mi, ese cambio ha sido gracias a la organización.

Él ya ha tenido la oportunidad de ser parte del Programa de Líder de Equipo y está ansioso por seguir avanzando dentro de AIESEC. Está seguro de que son muchas las personas que –como él– quieren asumir nuevos retos y comprometerse con sus comités.

De AIESEC y más allá

Marco resumiría AIESEC como crecimiento. Si le tocara dejar el comité el día de mañana se quedaría con grandes amigos, buenos recuerdos, la alegría de haber trabajado por una causa que le apasiona le permitió descubrir mucho de sí mismo.

Él no asumió retos sólo con la organización. Marco decidió estudiar dos carreras: Estudios Internacionales y Comunicación Social. Esa decisión le enseñó que “todo tiene su momento”.

Realmente asumir este reto ha requerido mucha organización de mi parte para poder cumplir con todo lo que tengo que hacer. Cuando comencé estudios simultáneos sabía que sencillo no iba a ser. Sin embargo, he aprendido a priorizar y a mantenerme enfocado en lo que realmente me importa. Le dedico a cada cosa su respectivo tiempo.

Hay una frase de Shimon Peres que Marco siempre tiene presente: “Eres tan grande como la causa a la que sirves”. Y es justamente eso lo que le ha permitido seguir en esta organización.