Posts

periodismo

Periodismo con P de peligro

En momentos de crisis, la información se vuelve una herramienta vital para el desenvolvimiento de las actividades diarias. Normalmente, esto se encuentra en manos de aquellos que ejercen el periodismo, pero en Venezuela se ha vuelto una profesión de alto riesgo, donde se tiene que burlar constantemente los obstáculos y las amenazas. Y eso incluye, bombas, perdigones e incluso balas.

Por tal tal labor, no es sorprendente que los primeros entes en ser vetados o censurados sean los medios de comunicación, que son bajo estas circunstancias, los únicos medios que tiene la población para conocer qué sucede en sus alrededores. Entonces, son los medios de comunicación los primeros enemigos o aliados de un régimen.

Periodismo sin censura

Al momento de un problema o situación grave, normalmente la gente acude a los medios de comunicación tradicionales para enterarse demás: la televisión, la radio y el periódico, pero en Venezuela el periodismo ha venido enfrentando una censura desmedida. Canales de televisión, como el canal del Estado, Venezolana de televisión (VTV), Globovisión o Venevisión ya no muestran noticias completas y a veces bastante distorsionadas de los hechos, como en el caso de VTV.

En medio del caos, han nacido nuevas propuestas de la mano de los periodistas para afrontar la censura. Vale subrayar que la mayoría han venido de jóvenes emprendedores. Así nació El Tambor, por ejemplo, como una iniciativa de un grupo de estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Monteávila. Muchachos que probablemente no pasen de los treinta años pero que transmiten en vivo las protestas, que las caminan de punta a punta y llevan la información a los demás. De igual manera, se encargan de hacer infografías y otros recursos para ilustrar lo que sucede en las calles.

Innovación en la transmisión

La transmisión en vivo se ha convertido en tendencia este año, plataformas como Facebook e Instagram la han añadido a sus servicios y ha resultado en grandes controversias. Pero en Venezuela ha sido increíblemente oportuno. Sellos como VPI, VIVOplay y Periscope han tomado la delantera y colocan la realidad en las pantallas de todo el mundo. Su función principal es la de sacar a las personas de la oscuridad que significa la desinformación, entendiendo ésta no sólo como la falta de, sino también a las noticias falsas que circulan y se comparten sin la debida verificación.

Las mejores experiencias son las nuevas

¿Alguna vez te ha pasado que tienes una experiencia que nunca antes pensaste tener y te abre la mente más allá de lo que esperabas? Déjame explicarme un poco mejor. Lo que pasa es que últimamente he sentido que muchos de nosotros limitamos nuestras posibilidades a vivir lo que debemos vivir, lo que es normal que personas de nuestra edad vivan y no exactamente lo que nos provoca en algún momento vivir.

Hace unas semanas hablaba con un amigo de esto y él me llegó a decir algo que siempre tendré grabado en la mente “…es que no es la experiencia en sí, es el hecho de que es nueva para ti lo que la hace maravillosa, es descubrirla a ella y descubrirte a ti mismo.” Hablábamos de que son muchas las veces que hacemos algunas cosas por impulso y suelen salir mejor de lo que algo planeado pueda salir jamás. Nos reíamos de lo fácil que se pueden ver algunas cosas por fuera y lo complicado que pueden llegar a ser cuando nos toca afrontarlas, pero ahí está la magia.

He llegado a aprender, en mis cortos 23 años de vida, que las nuevas experiencias siempre serán una oportunidad de retarte a ti mismo, de ver hasta donde puedes llegar. El año pasado lo comencé con un montón de retos en los bolsillos, la mayoría sin saber que estaban ahí guardados, esperando el momento perfecto para ocurrir.

Quiero intentar esto contigo, quien lee. Piensa en un momento de tu vida que has hecho algo nuevo y que has aprendido de eso. Ahora piensa lo maravilloso que sería tener más experiencias así.

Una nueva experiencia puede ser cualquier cosa, puede ser desde probar un platillo que nunca has probado o besar a alguien por primera vez, hasta aprender un nuevo idioma o viajar a algún sitio que sólo has visto por Google (y quizás hacer un voluntariado con AIESEC en el proceso *tose*). Lo importante es que podrías aprender de todo eso, es muy probable que termines descubriendo tu nuevo platillo favorito o inclusive hasta como decirlo en alemán.

Sé que si aún lees también pasa por tu mente todas las cosas nuevas que podrías estar haciendo en este momento, te reto a que empieces ahora mismo.

Las nuevas experiencias sólo pasan si tú las llevas a cabo, yo te aconsejaría empezar de una vez. Poco a poco puedes llegar a vivir como realmente te provoque cuando te provoque. Puedes empezar hoy cambiando algo en tu rutina diaria y poniéndole un poco más de sazón a la vida, quien sabe si te enteras que realmente eres alguien de té más que de café como siempre lo has sido.

Y si en el camino tienes alguna nueva experiencia que no funciona recuerda que:

“Los errores son los umbrales del descubrimiento.” – James Joyce.

La asertividad como discurso

El punto medio entre la agresividad y la pasividad sí existe. Se llama asertividad y es una manera de comunicarnos sin herir a los demás, pero tampoco dejándonos intimidar.

Desde la Psicología, la asertividad es una manera de comunicar nuestras opiniones y defender nuestros derechos comunicacionalmente. Implica un estado de autoconfianza y por consiguiente un manejo de la Inteligencia Emocional.

Podemos comunicar nuestras ideas o sentimientos de manera directa, consciente, decidida. Podemos decir que es una manera de proyectarnos de manera positiva.

La asertividad en la vida

Imaginemos que estamos en una clase y un profesor te entrega tu evaluación corregida -con baja nota. Después de que revisas la prueba te das cuenta de que tu profesor calculó mal y la nota que tienes no es correcta, debería ser más. Para muchos hay sólo dos opciones: te quedas callado y no dices nada o le gritas al profesor y le dices que te suba la nota.

Entre el negro (agresividad) y el blanco (pasividad) podemos llegar al gris.

Pero podemos defender nuestra nota sin ofender al profesor. Para eso es necesario ser asertivos. Porque nos permite ir al escritorio del profesor y comentarle que después de revisar la evaluación nos dimos cuenta de que la suma no era la correcta.

No debemos imponer nuestras decisiones o querer pasar por encima de los demás para que nos respeten. Tampoco podemos vivir como una sombra: detrás de una persona que quiera hablar por nosotros. Nosotros mismos podemos expresar lo que sentimos, pero siendo conscientes de que nuestras palabras pueden herir a los demás.

Todas las situaciones de la vida necesitan de asertividad, no sólo la de la nota incorrecta.

Un buen discurso

La asertividad es justamente eso, preparar un discurso para que sea oído y entendido. Un discurso confiable -y lleno de confianza. Es una manera de reafirmar nuestra personalidad y demostrar seguridad. A través de nuestra autoestima podemos comunicar e incluso influir positivamente a las personas.

Haz que cada palabra cuente y las personas se ganen tú respeto con una habilidad: la asertividad.

 

Descubriendo el arte de comunicar

La comunicación puede convertirse en un arte –aunque ya sea una ciencia. ¿Por qué? Porque hay tanto que comunicar y no todos lo logran. Podemos hablar mucho y no decir nada. Decirlo todo con pocas palabras. O fijarnos en lo que decimos pero no en cómo lo decimos (grave error porque la entonación también juega un papel importante).

Podemos generar distintas reacciones con la misma frase. O simplemente ser ignorados porque “nadie nos entiende” y terminar frustrados.

Hasta el silencio puede comunicar algo

Tan interesante es la comunicación que hay miles de definiciones, así como perspectivas de estudio, que le dedican su tiempo. Hay toda una historia de la comunicación que se remonta a los tiempos de Gutenberg. Y hay quienes aseguran que la comunicación ha pasado por la historia pero no ha tenido la suya propia.

Dentro de todas las teorías que se han creado sobre la importancia de la comunicación y sus vertientes de estudio, siempre hay algo que nos sigue preocupando a los “no estudiosos” de la comunicación. ¿Cómo puedo comunicar de manera efectiva y asertiva? Es complicado y sencillo a la vez.

Para algunos resulta obvio: puedes comunicar diciendo lo que piensas. Pero nos importa demasiado enviar un mensaje y que sea recibido correctamente por la otra persona que no aceptamos esa respuesta. Queremos que la otra persona nos entienda. Que comprenda lo que nosotros pensamos, entendemos o decimos. Detalle que resultaría incluso imposible porque influye considerablemente la interpretación –individual y personal– de quien recibe cada mensaje.

¿Qué comunicar?

Podemos hacer que llegue la mayor cantidad de palabras con significado. Pero dentro de ese deseo de comunicar cometemos otro error: confundimos la comunicación asertiva con la  efectiva. Sería ideal combinar las dos pero hay que saber que las dos no se refieren al mismo término ni tienen la misma intención.

Lo asertivo se refiere a defender nuestra postura o reforzar nuestra personalidad, desde la psicología. En cuanto efectiva puede aplicarse a algo práctico, real y/o positivo.

Se puede llegar a ser un maestro de la comunicación pero entendiendo qué significa lo que decimos. La comunicación es todo un proceso que involucra emisión, recepción e interpretación. Lo más importante que hay que saber por ahora es que: para poder explicar algo es necesario saber a profundidad qué estamos diciendo.


Próximamente: definición y consejos de Comunicación efectiva/Comunicación asertiva