Posts

5 razones por ser un emprendedor global

Desde hace algunos años atrás, términos como emprendedor o startup  se han popularizado en Latinoamérica, especialmente en Venezuela, donde la situación económica complicada se ha convertido en un catalizador de nuevas ideas.

Así, el aumento de los proyectos de emprendimiento es obvio si se ve cantidad de negocios que nacen a diario en internet. Sin embargo, son pocos los proyectos comerciales que logran sobrevivir más de un año en el mercado global.

Una triste historia que resulta aun más difícil para los emprendedores venezolanos, quienes chocan contra muchas barreras para lograr mantenerse conectados a la red internacional de emprendimientos.

En un mundo donde las conexiones lo son todo, mantener nexos con otros emprendedores puede ser la clave del éxito. Por tal motivo, cualquier experiencia de contacto internacional tiene el potencial de hacer grandes contribuciones a tus proyectos.

A este nicho de pequeños empresarios que conocen la importancia de mantener un mindset internacional, le llamamos emprendedores globales. En AIESEC creemos que convertirse en uno de ellos es algo necesario para competir en el mercado mundial.

De tal modo, hemos enumerado 5 razones importantes por las cuales creemos que deberías ser un emprendedor global:

 

5. Contactarte te mantendrá actualizado

En absoluto es un secreto que en Venezuela se ha quedado atrás en el desarrollo tecnológico que ha tenido toda Latinoamérica, por lo que al perder las conexiones para un emprendimiento venezolano significa también aislarse de las innovaciones y tendencias de la región y de todo el mundo.

Por lo que al sumergirse  en el mercado emprendedor de otros países ganaras la ventaja competitiva; manteniéndote al tanto de lo que está ocurriendo en el mundo emprendedor latinoamericano.

4. Podrás compartir ideas y buenas prácticas 

Quizá no hay mejor manera de mejorar como emprendedor que intercambiando ideas con tus colegas. De tal manera, tomar claves del éxito de otras compañías es algo que puede contribuir al desarrollo de tus proyectos.

 

Emprendimientos en Latinoamérica

3.  Conocer nuevos mercados te ayudará a expandirte

Muchos venezolanos inician proyectos emprendedores con la idea de expandirse, mientras crecen mundialmente. No obstante, lo hacen sin conocer la naturaleza, necesidades y deseos de los targets internacionales a los que intentan llegar. Al sumergirte en los mercados de otros países tienes la oportunidad de descubrir las características del mercado. Así, puedes definir mejor al público al que quieres llegar.

2. Podrás dar a conocer el nombre de tu empresa en nuevos territorios.

Ser un emprendedor global no es solo una oportunidad para entender nuevos mercados, puesto que puedes dar a conocer tu propuesta con nuevas personas de todos los rincones del planeta. Lo cual permite publicitar tus proyectos y conectándote con posibles stakeholders.

1. Las alianzas comerciales internacionales estarán al alcance de una llamada

Asimismo, mientras se vive dentro de las fronteras de un país, pocas veces se interactúa comercialmente con empresas en el exterior, convertirte en un emprendedor global te ayudará a formar vínculos internacionales.

 


 

En conclusión, creemos firmemente que adquirir un mindset global podría determinar el futuro de cualquier emprendimiento venezolano en el futuro próximo, por lo que convertirse en un emprendedor global podría garantiza la supervivencia de tus ideas y proyectos

Así que no te quedes atrás y descubre ahora cómo convertirte en uno

 

intercambio profesional

Paso 2: inicia con un intercambio

Ahora que ya tienes tu currículo armado, hay que ponerle contenido, esto es experiencia laboral. Y ya sabes que un intercambio profesional con AIESEC no sólo hará resaltar tu CV, sino que también te dará un sin fin de herramientas y una nueva forma de ver las cosas. ¿Pero cómo obtenerlo?

PONTE EN CONTACTO

Primeramente si estás en tu universidad, puedes dirigirte a tu centro de estudiantes y pedir información sobre la organización, dónde se encuentra y cómo contactarlos. Si no obtienes una respuesta concluyente, es hora de entrar a Internet y buscar cuál es el comité más cercano a ti. Luego de registrarte, el comité te contactará y tendrás una sesión informativa.

En este punto, el comité buscará saber más de tus habilidades e intereses respecto a la oportunidades que buscas; así como también te introducirán a AIESEC, para asegurarse que tu meta esté alineada a la de la organización. Una vez esto haya sido superado con éxito, te indicarán como entrar a la página de oportunidades en EXPA.

Lo más recomendable es que te registres en EXPA luego de que un miembro del comité te haya asesorado. Una vez en el portal, podrás explorar las oportunidades disponibles y seleccionar aquella que más se adecue a tus intereses. Ya escogido el intercambio, es importante que pases a firmar tu respectivo contrato, donde expresas tu decisión de tomar un intercambio profesional con AIESEC. Aquí pagarás el 50% del precio total.

APLICA A LA OPORTUNIDAD

Antes de aplicar, es recomendable que revises los requerimientos junto con la persona del comité que este llevando tu solicitud. Esto para que puedas tener la mayor cantidad de información sobre los detalles de la oportunidad y de la lógica correspondiente, sobre todo para que conozcas quién es el comité que te va a recibir. También en este punto, deberás tener tu CV ya revisado por tu comité.

¡Ahora sí, a aplicar! Deberás enviar tu CV a la dirección correspondiente dentro de las fechas asignadas. Pronto recibirás la respuesta a tu solicitud de intercambio. En caso de no ser aceptada, tendrás otros 6 meses para buscar otra oportunidad. Es importante demuestres interés en este punto, porque si los 6 meses concluyen, deberás renovar el contrato.

Cuando eres aceptada, deberás pagar el 50% restante y firmar un segundo contrato. A partir de ese día hasta la fecha en que debas abordar el avión, tendrás tiempo para prepararte. Es de suma importancia que en estas fechas te reúnas con tu comité y te informes sobre el país al que vas. Y listo, ¡a disfrutar!

candidato intercambio

 

Haz lo que “no puedes” – Casey Neistat.

Este es uno de los mejores momentos en la historia del mundo para ser creativos. Podrías dejar de leer hasta ahí y tendrías todo el mensaje de lo que quiero decir en este artículo o podrías seguir leyéndolo y unirte al nuevo movimiento.

Esta semana vi un vídeo que me inspiro a escribir todo esto, es de un cineasta estadounidense llamado Casey Neistat que tiene como título DO WHAT YOU CAN’T que significa haz lo que “no puedes” en español. Resumiendo un poco la carrera de Casey, a la cual admitiré ser un poco adicta, él podría ser la historia real de esa película que quizás hayas visto de Will Smith llamada En Busca de la Felicidad.

Neistat tuvo un hijo a los 16 años de edad teniendo que dejar de estudiar y enfocándose únicamente en trabajar para poder mantenerse a flote, con varias personas diciéndole que no sería capaz de lograrlo. Años después sin mucho dinero más que el suficiente se mudó a Nueva York con el sueño de ser cineasta, compró una cámara y con su hermano grabó algunos vídeos caseros, incluyendo uno que luego le permitiría realizar una serie en HBO que se llamó The Neistat Brothers y no triunfó ni un poco. Ah perdón, ¿esperabas que te dijera que fue el gran éxito de su vida? Pues la verdad es que no, pero aquí lo importante es lo que vino después, luego de que su serie no triunfara y de todas las veces que su padre le dijera que su sueño no iba a funcionar y que Nueva York era muy grande para él.

Casey se hizo famoso con uno de estos vídeos caseros grabado con una videocámara de mala calidad y publicado en internet mucho antes de que existiera YouTube, cuando para que un vídeo se hiciera viral debía compartirse por correo con un mensaje amenazador como “comparte esto o todas tus pesadillas se harán realidad”. Él simplemente publico un vídeo enviándole un mensaje al mundo de la mejor manera que pudo, compartiendo una historia con otros y el mundo decidió oírle. Hoy en día tiene uno de los canales de YouTube más importantes de la plataforma, con casi 7 millones de seguidores y con más de 2 millones de vistas sólo en este vídeo que me inspiró.

Como él hay millones de personas que tienen cosas que decir, mensajes que todavía no han llegado a nuestros oídos pero que a alguien le dan vueltas en la cabeza todos los días. Sólo aquellos que se atreven a crear en este mundo son los que son capaces de ayudarlo a dar vueltas. Son personas como él, los que prefieren no frenarse por los no y crearse caminos llenos de si propios, los que no sólo le dan vuelta al mundo sino que además tienen el poder de decidir a qué velocidad va este.

Lo que debes saber ahora es que realmente no hay una fórmula secreta para lograr lo que él logró y que los vídeos no son las únicas maneras que hay en el mundo para hacerte oír. Tienes la ventaja de vivir en la época del internet, de las mil y un oportunidades de expresarte y encontrar a alguien que te entienda, así no esté en tu mismo país. Porque te prometo que no será la primera vez que alguien a tu alrededor te diga que no le gusta lo que haces, pero queda de tu parte escucharlo o buscar mejores opiniones.

Hoy me despido inspirada, con ganas de comerme al mundo, o siguiendo la metáfora de darle vueltas, simplemente de hacer todo lo que me han dicho que no puedo. Desde ahora te invito a venir conmigo.

Trabajo: una palabra con mil acciones para mejorar la calidad de vida

El mercado laboral es el punto de encuentro donde personas y empresas se reúnen. También es allí donde se crean los puestos de trabajo y las nuevas estrategias para enfrentar los problemas de la sociedad.

Cuando una persona comete un error suele decirse que ocurrió porque no fue consciente de las consecuencias que trajo su decisión; o que no vio las cosas desde la perspectiva correcta. Tales motivos nos llevan a analizar nuestra propia formación.

¿En qué debo invertir mi tiempo, trabajo y dinero?

La vida se trata de tomar decisiones, de elegir una opción sobre la otra: gasto o compro, estudio o trabajo. Muchos dicen que la educación es el camino, otros dicen lo contrario. Situaciones similares pasan con el dinero y el tiempo, el último realmente no regresa.

Aristóteles dijo que todas las acciones están orientadas a un fin: la felicidad. Pero ésta no se alcanzaba a través de la riqueza, el honor o el placer. Para él lo importante era ser prudente, es decir, tomar el tiempo para pensar qué hacer o qué decir. Más importante aún, que eso te sirva para alcanzar la felicidad.

Por lo tanto, cada momento que se invierta en mejorarse uno mismo, será siempre beneficioso. Esto no se debe confundir con cosas superficiales, porque se trata de algo mucho más profundo. Se trata de que tus actos perduren aunque terminen en el presente.

Cuando las personas se desarrollan integralmente es que pueden acceder a las oportunidades que, posteriormente, mejoraran su calidad de vida. Esto, inevitablemente, traerá efectos positivos sobre sus alrededores.

¿Entonces hay que dejar de estudiar?

Por supuesto que no. Pero esta educación de la que hablo va más allá de una teoría, es  humano. Todos buscamos alcanzar una misma meta aunque distintos sean los caminos a ella. Pero primero, hay que establecer las reglas del juego. Pensarás que tal trabajo le corresponde a las instituciones públicas, cuando en verdad es cosa de todos.

¿Dónde se aprende? En la casa, la escuela, la universidad, en el ascensor, calle o en el carro. Toda interacción con la sociedad va dejando huella en nosotros, nos hace quienes somos. Y si mi entorno no es el más adecuado…

¿Cómo puedo cambiarlo?

Las oportunidades llegan a los hogares por medio de las empresas, ya que son ellas las que crean los productos y servicios. Por consiguiente, es a ellas a quienes buscamos a la hora de mejorar nuestra calidad de vida. Sumando estos elementos tenemos un lugar de encuentro, donde se realiza una actividad de doble beneficio. Todos ganamos si todos cooperamos.

Más allá de eso, recuerda que una empresa es un grupo de personas. Así, como tú, que empezaron con muy poco, pero que se unieron y están constantemente trabajando por sus metas. Ellos toman riesgos y los convierten en oportunidades.

Aunque son mentes individuales, que reciben una recompensa por su trabajo, trabajan para con todos y no sólo para sí. Puede que no lo sientas tan cercano, pero ahora mismo hay personas luchando por tu futuro, educación y salud. Son ellos los que hacen posible que hoy estemos donde estemos.

No lo pueden hacer solos, necesitan de ti. El mundo te espera, haz un intercambio profesional y sé parte del cambio.

Somos el cambio

Comenzando a escribir este artículo, me surgieron muchas dudas sobre qué tema abordar en el mismo, ¿Qué de nuevo puedo decir que ya no se haya dicho en los centenares de miles de artículos que hay en la internet?, ¿Qué punto de innovación puedo traer a esta plataforma?, en ese sentido, reflexioné sobre las personas que ya habían estado en mi lugar, si habían pasado por esta situación, y muy probablemente la respuesta sea afirmativa, incluso yendo más allá, no creo que esto ocurra sólo con la redacción de artículos, sino que ocurre con cada nueva experiencia que tomamos en nuestra vida.

Entonces, surgió una pregunta que englobaba todas mis dudas: ¿Quién soy para hacer un cambio?

Y la respuesta a dicha pregunta no me fue difícil de encontrar, es tan simple como: Yo soy el cambio.

Bien dijo José Feliciano en su famosa canción “La balada del pianista”:

“Se repite la historia, sólo cambia el actor”.

Creo firmemente que por más que se repita la historia, no será la misma, porque cada actor le añade su esencia propia, cada actor moldea el guión para su ser, y de esa forma, el resultado final de la obra no será el mismo que el de antes.

Así, como sucede con los actores y sus papeles, también sucede con nuestras vidas, muchas veces nos frustramos por no encontrar esa idea que cambie notablemente nuestra trayectoria en comparación con nuestros antecesores, sin saber, que con el simple hecho de estar, ya estamos haciendo un gran cambio.

De ese modo, para este 2017 en el que parece cada vez más difícil innovar ante un mercado tan grande de emprendedores, no consumamos tiempo buscando ideas nuevas, tarde o temprana ellas llegarán, pero mientras llegue ese punto de innovación recorramos caminos, visitemos otro país, tomemos un voluntariado, sigamos impactando el mundo de la manera en que lo hacemos, porque recuerda que ya con ese hecho, nosotros somos el cambio.

Líderes venezolanos: Hensli Rahn Solórzano

La lectura es un hábito que se nos inculca desde que estamos pequeños, sin embargo a medida que vamos creciendo tenemos otros intereses y comenzamos a dejarla de lado. Atrás quedaron los tiempos de jóvenes escritores compitiendo para crear realismo mágico en Latinoamérica; es por ello que casos como el de Hensli son dignos de mención. Este joven caraqueño pensaba destinar su vida a la música, pero en un viaje realizado a la Guayana Francesa hace 4-5 años, donde perdió las cuerdas de su guitarra, dedicó su tiempo a la creación de su primera obra literaria: Dinero Fácil.

Ha sido merecedor de los premios otorgados en el Concurso de Cuentos de la Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela (Savcen) 2013 y el Premio de Cuento Policlínica Metropolitana para Jóvenes Autores 2010. Su estilo de escritura consiste en un montón de cuentos separados, que juntos en su obra transmiten un mensaje único y especial. Hensli también es colaborador del portal web prodavinci.com, y se posicionó dentro de la élite literaria caraqueña con su segundo libro. Su primera obra “Crónicamente Caracas” es un trabajo también digno de mención. Argumenta que no se apega a un solo género literario, sin embargo le gusta rendir tributo a su favorito, la poesía.

Los estereotipos sociales casi siempre son un obstáculo para los jóvenes, y la carrera de escritor, músico, artista o similar aún tienen muchas dificultades que superar; pero con la ayuda de jóvenes como Hensli podemos ver que no todos los millenials enfocan su energía, tiempo y talento en la tecnología. Dedicarse a la música y la escritura no es una decisión fácil, pero es igual de valioso el legado que se deja para futuras generaciones. Hensli Rahn es un líder venezolano.

Encuentra tu rumbo en Venezuela

Dicen que la mejor manera de encontrarse a sí mismo es perderse en el camino, puede sonar contradictorio pero hasta el momento no he encontrado un planteamiento que sea más real. Las personas se vuelven conscientes de sus habilidades en el momento que deben volverse individuos orientados a encontrar soluciones; ya que las situaciones de crisis son las que sacan a relucir nuestro máximo potencial y nuestros mayores defectos. Venezuela es un país con una cultura llena de gente amigable, atenta, trabajadora y honesta; que lamentablemente ha sido marcada durante su historia por malas decisiones y calamidades externas que le han impedido progresar, aun así los venezolanos se vuelven ingeniosos y le buscan una respuesta creativa a todo mal.

Nuestros intercambistas suelen llegar con cierto temor debido a la mala publicidad que sufre el país; si bien la crisis actual es innegable, también es cierto que Venezuela es el lugar perfecto para encontrarse a sí mismo. En nuestro país aprenderás lo que significa “echar pa’ lante”, que a pesar de las dificultades siempre existe una ventana por la cual salir, que no se trata de la meta sino del camino. Para encontrar tu camino en la vida solo debes preguntarte “¿Cuál será mi aporte a este mundo una vez adquiera estos conocimientos?”, si no tienes eso claro es momento de comenzar a plantearte nuevos rumbos.

Venezuela, tierra de gracia, mujeres bellas, personas emprendedoras y un sinfín de oportunidades en crecimiento, en una sociedad adormecida por el conformismo y la incertidumbre no hay mejor ambiente para desarrollar tu liderazgo. Así que atrévete a cruzar hacia esta maravillosa carretera, que quizás a veces esté carente de señales, pero cuyo aprendizaje va a llevarte a conocerte mejor de lo que alguna vez lo has hecho, desarrollarás tu pleno potencial y entonces, habrás encontrado tu camino en Venezuela…

Líderes Venezolanos: Daniela Padrón

La cultura venezolana ha sabido trascender las fronteras de nuestro país, desde Simón Díaz hasta Gustavo Dudamel, la música siempre ha sido motivo de orgullo para los venezolanos. El día de hoy queremos compartir con ustedes la historia de Daniela Padrón, una violinista venezolana, nominada en el año 2013 a un Latin Grammy por “Mejor Albúm Folklórico”, y orgullosamente parte del Miami Music Project en calidad de Maestro de Ceremonia.

Daniela no solo ha dedicado su vida a la música, sino que complementó su pasión con una Licenciatura en Ciencias Administrativas, de la Universidad Metropolitana, en Caracas, Venezuela para el año 2009;  y es además violinista egresada de la Escuela Experimental de Música Manuel Alberto López, Caracas, Venezuela en el año 2005.

daniela-1

Pareciera que la música clásica no representa el género más popular entre los jóvenes de esta generación, no obstante Daniela ha podido recorrer gran parte de latinoamerica. Además, ha colaborado con reconocidos artistas nacionales como: Frank Quintero, Masseratti 2lts, Carlos Angola, Luz Verde, César Muñoz, entre otros.

También participó como miembro de la Orquesta Filarmónica Nacional de Venezuela, Orquesta Sinfónica de Miranda, Orquesta Filarmónica de Anzoátegui y Orquesta Sinfónica de Maracaibo, por mencionar solo algunas.

daniela-4

Su formación académica ha estado ligada a grandes personalidades del grupo de la música, tal es el caso que en el año 2000 recibe clases del maestro Sally Thomas, docente de Julliard School, una de las academias de música más prestigiosas del mundo.

A partir del año 2012 cambió su residencia a la ciudad de Miami, USA; donde se posicionó como Directora de la Orquesta Infantil del Miami Music Project.

En este 2016, lanzó al mercado su primer disco como solista “Bach to Venezuela”, en el cual fusiona música del gran compositor alemán, Johann Sebastian Bach, con distintos ritmos de su nativa Venezuela.

Daniela es un orgullo para los venezolanos, una joven líder formada en nuestro país. Ahora, ¿te atreves tú también a aportar por nuestro país?

Protagonistas anónimos: Anabell Mora

Anabell entró a AIESEC por coincidencia. Para ese entonces (octubre del 2008), ella estudiaba Economía. Pasando un día frente a una de las tantas carteleras de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (UCV), vio un papelito –mal impreso.  Tenía una imagen de Kofi Annan y el slogan de la organización que para ese tiempo era: “It’s up to you”.

Eso la atrajo y decidió enviar un correo y buscar información. “Sin duda una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida”.

El (re)surgimiento de AIESEC en UCV

Cuando Anabell entró a AIESEC, formaba parte del comité de la Universidad Simón Bolívar. Y desde ese momento tuvo el sueño de reabrir AIESEC en UCV.

Para ella no tenía sentido que la organización no estuviera en la primera universidad del país. Además que para ese tiempo ella ya sabía gran parte de la historia de AIESEC en Venezuela.

Por eso necesitaba formarse, aprender todo lo posible y estar lo más preparada para cuando el momento llegara.

“AIESEC en USB también es una parte de gran importancia en mi vida. Fue mi casa, mi inspiración por años y quiénes -y de cierta manera– hicieron posible a AIESEC en UCV.”

AIESEC ha sido para Anabell su campo de juegos, su caja de arena, su laboratorio de experimentos, un espacio de reflexión y de autoconocimiento. “La mesa que hizo que me encontrara con varios de mis mejores amigos, y hasta con el amor”.

Anabell dice que AIESEC la hizo más flexible, más empática –y simpática. Le hizo darse cuenta que “de los errores no sólo se aprende, sino que se disfrutan”. En general, le gusta pensar que algún impacto positivo tuvo en la vida de los otros miembros de AIESEC. Que los motivó, que servió de apoyo, que fue un medio para que vivieran experiencias importantes en sus vidas.

“Yo no pensaba en “cambiarle la vida” a alguien. Simplemente quería dar lo mejor de mí y de la manera más íntegra posible.”

Tanto la cambió AIESEC que descubrió que su verdadera vocación era ser Comunicadora Social. Ya se graduó de la Universidad Central de Venezuela.

Anabell como emprendedora

Desde hace varios años ha buscado integrar sus intereses y motivaciones personales: la comunicación, la tecnología y el desarrollo social, en su trabajo. Actualmente trabaja para una organización multilateral de impacto regional. Espera poder sumar una nueva experiencia internacional.

En el 2015 ganó el Concurso Ideas. Para ella fue “un momento genial”. Un proceso lleno de aprendizajes y consejos de personas expertas que saben de lo que hablan.

El Concurso Ideas es un espacio ideal para validar tus ideas. Para definir si aquello que tienes en mente es viable de la manera en que lo estás pensando. Para Anabell fue un momento muy especial porque su iniciativa “Conectavida” puso en agenda el tema de la donación de sangre. Hizo que se recordara por un rato el problema tan profundo que existe con respecto a eso, y en definitiva hizo que se visibilizara.

Conectavida es una plataforma tecnológica que busca conectar donantes de sangre y receptores a fin de ir cerrando la brecha tan grande que existe en el país con éste recurso.

Anabell y Conectavida

“Ganar el Concurso Ideas te da confianza para seguir vinculándote al tema del emprendimiento. Te motiva a seguir haciendo cosas nuevas”.

Además, comenta Anabell, también fue un momento especial porque pudo recibir el premio en manos del Sr. Ramón Sosa. Él actualmente es uno de los directores de Cargill Venezuela, pero que en su momento fue el Presidente Fundador de AIESEC en UCAB y presidente de AIESEC en Venezuela.

Ella dice que se conocían previamente, pero fue bonito escucharlo decir: “Tenías que ser de AIESEC”.

¿Qué es más verdadero que la verdad?

Como blogger me corresponde hacer llegar al público las pasiones descubiertas y explotadas en los intercambios, sociales y profesionales. Pasiones descubiertas por esos mismos venezolanos que una vez llegaron a pensar que no había más remedio para la situación de nuestro país y se atrevieron a apostar en otro, sin darse cuenta que al hacer esto se retaban a sí mismos, se retaban a una pequeña porción de lo que es Venezuela; ya que ellos mismos son Venezuela. ¿Qué es más verdadero que la verdad? Respuesta: la propia historia.

Todas las historias me causan cierta empatía e interés por lo que cada persona vive, pero hubo un intercambista que en particular me causó una cierta curiosidad. Viene acá Gustavo Vargas, de 26 años haciendo su intercambio social en la maravillosa capital de Chile, portadora de organizaciones como la OIT, CEPAL, entre otras. Gustavo se fue a trabajar con el proyecto Mi mundo, Tu mundo.

 

¿Por qué en particular la de Gustavo? Gustavo, quien es Ingeniero Mecánico y estudiante de Ingeniería Industrial apostó por ver el mundo de una manera distinta a la normal. Gustavo entendió el por qué de muchas cosas, incluyendo la situación en la que vivimos no sólo como Latinoamericanos sino como ciudadanos de este mundo. Su proyecto consistía en asesorar a mujeres en problemas financieros, de mercadeo, procesos financieros, para que ellas pudieran alcanzar sus metas personales.

Como otros, Gustavo resalta la satisfacción de hacer un voluntariado, una experiencia en donde le es emocionante ver la receptividad de su trabajo cambiando su vida y la de un grupo de personas en unas semanas.

“El poder compartir con personas de otros países  ayuda a desarrollar una mentalidad global, a buscarle solución a cada uno de los problemas que se nos presentan y ayudar a los demás aportando soluciones a sus problemas. El crecimiento personal es el mejor regalo que un voluntario puede recibir.”

Gustavo, agente de cambio de AIESEC, está viviendo tantas emociones y experiencias que no habían sido experimentadas por su cuerpo, y al mismo tiempo está conociendo la cultura arropada bajo el cielo chileno que espera ser descubierta por quienes se atrevan a visitar la tierra. Estos son los recuerdos que quedan abrazados en su corazón por si su cerebro decide dejar de guardarlos.