Posts

Venezuela a todo color

Los colores normalmente se asocian a los estados de ánimo. Al verlos, en nuestro cuerpo se da una respuesta. Así podemos encontrarnos con que el azul puede relajar, pero que es igualmente un color frío o que puede asociarse a la tristeza. Pero nos resulta abstracto pensar sólo en el color, como cuando te frotas los ojos muy duros y ves manchas por un momento. Una experiencia fuera de serie.

MÁS ALLÁ DEL COLOR

Tal vez la foto de arriba se te haga familiar, esta obra de Carlos Cruz-Diez se encuentra en las paredes y piso de nuestro Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Este hombre no podría ser de otra nacionalidad sino venezolano. Siempre vigilando cuando las personas vienen y van. Aunque él mismo resida ahora fuera del país a sus noventa y tres años. Definitivamente el arte te conserva.

Carlos Cruz-Diez opta por llevar el color a un plano principal, no hay pero sí hay un gran sentimiento. Sólo el color y su luz penetrando en ti, desenvolviéndose y creando un nuevo mundo sin barreras. Sus obras las podemos encontrar en Venezuela por supuesto, en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y en su propio espacio, el Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez en Caracas también. Hacia el interior, lo puedes encontrar en el estado Mérida. Internacionalmente, sus obras están distribuidas en Francia, España, Estados Unidos, Brasil y muchos otros.

DEL MUSEO A LA CALLE

Saliendo del museo y quedándonos en el plano urbano, las paredes también hablan. Un exponente venezolano de esto es Flix, mejor conocido como Flix Robotico. Sus obras no sólo se han colado por las calles sino que también se han colado en los museos, pues apuesta por mostrar personajes y situaciones de la vida a todo color. A alegrarte el día aún en medio del tráfico y posiblemente transportarte a otro mundo, uno más sencillo y puro.

Graduado de Arquitecto de la Universidad Central de Venezuela, es capaz de evocar las situaciones diarias y volverlas extraordinarias. Al mismo tiempo que puede colocarse a la par de Carlos Cruz-Diez y hacer del color el protagonista. Es tan dinámico y versátil como el mismo país. Sus obras se encuentran a los largo de las calles de Caracas y en el estado Falcón. Hacia el exterior, tenemos su selección de muestra del Bienal de Venecia y numerosas apariciones en revistas extranjeras. Sin duda, una generación de relevo con mucho potencial y luego vendrán más.

Venezuela: un espíritu que no se rinde

No importa en que parte del mundo estés, probablemente tienes algún conocido o amigo que es venezolano. Lo más seguro es que sea un tanto parlanchín, increíblemente gracioso y con grandes ideas, que te sacan de apuros. Y es que las cosas no son tan malas. No te dejes influenciar por lo que oyes o te dicen de Venezuela, pues tiene mucho más que ofrecer.

Comenzando por esa gracia sin esfuerzo. La comedia es tan natural como la miel a las abejas. Es parte fundamental del venezolano. No sólo trata de entretenimiento, sino que es una herramienta que resulta imprescindible para tratar la vida en todos sus ámbitos. Por lo tanto es su forma de expresarse.

Venezuela en las disciplinas

Resulta imposible que el venezolano no se destaque en lo que hace, y eso aplica desde las ciencias hasta las humanidades. Cada día, en nuestras universidades, miles y miles de jóvenes se preparan para el futuro, mientras intentan manejar el desequilibrado presente. Desde los MUN, pasando por ONGs hasta la Fórmula SAE, Venezuela siempre está presente, porque quiere aprender. Porque su gente quiere avanzar y desarrollarse.

Y si buscas algunos ejemplos más precisos están: el Director General del MIT, Rafael Reif, nacido en Maracaibo. El actor Edgar Ramírez, nacido en San Cristóbal. La comediante Joanna Haussmann y su padre Ricardo Haussman, quien enseña en Harvard. Y Moisés Naim, escritor y periodista son sólo algunos de los venezolanos destacados fuera del país.

Nexo importante

Dentro o fuera de Venezuela, el venezolano es alguien quien se preocupa por las condiciones de su entorno y que busca cambiarlo para bien. Tiene en su cabeza grandes ideas y una forma peculiar de ver las cosas. Así es, una pequeña caja de sorpresas. Animado y un poco ruidoso, pero con una tremenda pasión por todo lo que hace. Está siempre dispuesto a dar su mano a quien lo necesite y a defender una causa justa.

Todo esto sin olvidar de dónde vino y quién es, lleva dentro de sí un pedazo de su país y no se avergüenza por mostrarlo. De esta misma manera, se hará tu amigo y te encontrarás riendo y disfrutando a su lado. Una vez que realmente conozcas a un venezolano, ya no hay vuelta atrás. Será tu amigo y apoyo para toda la vida.