Posts

¿Qué tal si hablamos de Venezuela?

Ahora vamos a empezar por el principio, VENEZUELA,  muchos sé preguntaran ¿Dónde es eso?,  ¿Dónde queda?, ¿En qué continente?,  pues mi estimados  lectores hoy les vengo a hablar de una Patria donde están las mujeres más hermosas del mundo, y  donde los paisajes son los más espléndidos, desde la cordillera de los Andes donde está el Pico Bolívar imponiéndose ante todo, allí se encuentra las personas más amables y cordiales de todo el país muy bien conocidos como los Gochos siempre desbordando cordialidad y amabilidad eso si que no se molesten esos Gochos porque un Gocho molesto es algo de cuidado yo que te lo digo.

Pasando por el Zulia donde el relámpago del Catatumbo muestra su imponente carácter, y cuando se recuerda Maracaibo, todo buen venezolano empieza a cantar “cuando voy a Maracaibo y empiezo a pasar el puente siento una emoción tan grande que se me nubla la mente”, los Zulianos tiene la particularidad de hablar muy rápido, tienen una jerga un poco distinta a la de los demás venezolanos, eso sí siempre los veras sacando un chiste de todo y un corazón grandísimo, ellos llaman a su Maracaibo la Tierra del Sol Amado.

Del Zulia nos vamos a los Llanos donde los amaneceres y atardeceres son Preciosos, donde el Joropo y las llaneras son típicas, donde el Tío Simón escribió “Caballo Viejo” o “la Vaca Mariposa tuvo un terné, un becerrito lindo como un bebé….”, canciones que a todo buen venezolano conoce, canta y aprecia en su corazón.

De los llanos nos vamos a Caracas, nuestra Capital donde el Ávila cuida a los caraqueños, es una ciudad vibrante, llena de personas de todas partes del país, una ciudad que acepta a todos, eso sí cuando los caraqueños tienen un acento muy particular un mandíbuleo que cuando lo escuchas te mueres de la risa, para Caracas hay una canción muy particular escrita por la Súper Banda de Venezuela “Guaco” que te ayudará a entender a las caraqueñas  y dice así “No sé que tienen las chicas lindas, que de Caracas con su caminar tan sabrosón  que a todo el mundo arrebata cuando las miro al pasar el cuerpo se me estremece no puedo hablar solo mirar pues mudo quedé y si las miro otra vez me moriré”.

De la Capital nos vamos a las Playa más Magníficas  que podrás ver, que quedan en el Oriente del país, el degrade de los azules en el agua, el sol imponente, la brisa, los corales, los peces de todos los colores,  “los rompe colchón”, “vuelve  a la vida” que venden en la playa, y nada mejor que un   pescado frito con arepas, ensalada y tajadas a la orilla de la playa, los Orientales son personas muy amables, que hablan muy rápido, dicharacheros pero sobre todo con una alegría que se les desborda.

Y por último pero no menos importante el Sur del País, uno de los estados lleva el apellido de nuestro Libertador Simón Bolívar, el más grande de todo el país, donde las riquezas son infinitas, en este hermoso estado tenemos la Gran Sabana, donde verás las noches más hermosas porque cielo está  repleto de estrellas, tanto así que parece que fuesen infinitas, también está la Caída de Agua más grande del Mundo el Salto Ángel, tenemos los Tepuyes que cada vez nos asombran por su belleza y son cada vez más los aventureros que se atreven a llegar a su cima, también es muy típico de nuestra región el Calipso, es algo que todo Guayanés baila y siente, porque es sinónimo de alegría de carnavales. Es una región llena de minerales que lo hacen muy rico y  a su vez estar rodeado de la naturaleza mas esplendida que te puedes imaginar.

Esta es mi Venezuela, un país que lleva nombre de mujer, que tiene no solo los paisajes más hermosos que te puedes imaginar sino mas importante aun la gente más increíble que podrás conocer, el venezolano es sinónimo de estas pocas palabras que pudiste leer hoy, es mucho mas, atreve a apostar y creer en Venezuela, estoy segura que te sorprenderá.

Los engranajes del Reloj

En clase, la profesora Empresa les pidió a sus alumnos formar equipos para hacer el proyecto de fin de año. Uno de los equipos estaba conformado por Tecnología, Educación, Marketing y Administración, los cuales no se agradaban entre sí. Estando cerca la fecha de entrega, se reunieron en un recreo para definir qué harían.

Educación fue la que saltó primero, “¡Hagamos una escuela! Se llamará Reloj, porque será un fino y simple instrumento que todos deberían tener”, dijo.

Tecnología río con sarcasmo mientras Administración fruncía el ceño, pensando en lo tedioso que sería. Pero Marketing sintió curiosidad y preguntó:

“¿Qué es lo que la haría especial?”

“Una escuela preescolar, donde los niños aprendan de forma distinta y puedan explorar todas sus habilidades”, respondió con seguridad.

El rostro de Marketing se iluminó y comenzó a hacer bocetos en su pequeño libro de ideas de los posibles logos y del método de enseñanza a utilizar. Tecnología, que tenía un hermano pequeño llamado Software y una madre ocupada, de nombre Redes, vio en su mente como eso podría mejorar sus vidas. No se detuvo ahí y agregó:

“¿Qué les parece si esos padres pudieran registrarse en la web de la escuela y poder estar al corriente de las lecciones que sus hijos aprenderán? También me parece importante que los padres pudieran encontrar información relevante para fomentar la educación de los hijos en casa”.

Marketing y Educación saltaron de alegría al ver que el proyecto tomaba una nueva forma. Pero aún faltaba Administración, que no le agarraba el gusto al asunto, pues su padre Finanzas había sido profesor y se quejaba constantemente de que no se sentía valorado.

“Tendré las tareas más aburridas”, se quejó.

“¿No te das cuenta que sin tus conocimientos la escuela no podrá efectuarse? No es sólo sacar cuentas, sino poder aprovechar todos los recursos disponibles al máximo, para poder ofrecer el mejor servicio con las mejores herramientas y que, a su vez, todos los trabajadores reciban lo que se merecen”.

Los cuatro se miraron con orgullo y se pusieron en marcha, pues no había tiempo que perder. El futuro les esperaba.

Duna Manent, una española en Venezuela

Esta es la historia, desde mis ojos, de Duna Manent, una catalana de 23 años de edad que vino a mi cuidad a cambiar vidas. Llegó a Venezuela el 5 de enero del 2017, para ese entonces yo tenía algo menos de 2 meses en AIESEC pero muchísimas ideas en la mente y expectativas al máximo, eso sin contar que no era la única que estaba en la misma posición.

Los días previos a que llegara Duna ya podías ver lo invertidos que estaban todos los que la recibiríamos. Recuerdo cómo días antes Albani Jaimes, quien, para ponérselo más fácil al que lee, era la encargada número 1 de que la experiencia de Duna fuese inolvidable, me escribió para vernos y terminar de pulir los últimos detalles de su estadía.

La española” como naturalmente la habíamos apodado antes de que llegara, se quedaría en mi casa en el oeste de Caracas las primeras 3 noches y luego pasaría a mudarse al este de la ciudad en donde estaría el resto de las 6 semanas que incluía el proyecto para el que había venido a Venezuela. La idea de que Albani y yo nos viéramos ese día, incluía hablar sobre el proyecto, que en su caso era “Trazando Metas” y se trataba de discutir con niños sobre los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la ONU, mediante dinámicas que ellos pudieran disfrutar y entender. Además, también aprovecharíamos el día para hacer el recorrido que Duna haría: desde donde viviría hasta el lugar donde la recogerían, para llevarla al barrio La Bombilla en Petare donde está ubicada la Fundación María Luisa Casar y los niños con quien ella trabajaría.

Honestamente saber que alguien vendría a mi país a hablar con niños, el futuro en miniatura, sobre temas como acabar la hambruna o la pobreza para el 2030, me emocionaba más de lo que soy capaz de escribir. Siempre he pensado que una sola persona no es capaz de cambiar el mundo, de acabar con todas las guerras y destruir todo lo que podamos considerar malo de la actualidad, pero sí veo la posibilidad de muchísimas personas como Duna regadas por el mundo contagiando a otros con la esperanza de un mundo mejor, y estoy segura que es desde esas esperanzas que comienzan las buenas ideas.

Duna llegó ese jueves y en los pocos días que estuvo en mi casa tuvo la oportunidad de conocer a mis padres y todo lo que eso implica. Ellos son fieles amantes de Venezuela, conocen el país como las palmas de sus manos. Verlos mostrándole desde videos de la Gran Sabana el primer día con tan sólo horas de haber llegado, hasta como comerse unos tostones la última noche que estuvo en mi casa me hizo darme cuenta de un montón de cosas. Este país, como cualquier otro en el mundo, puede tener sus fallas, sus malos ratos y sus defectos, pero son esos fieles amantes del país los que realmente lo curan de todo mal y Venezuela tiene gente de sobra así.

Después de que se mudara con Vanessa Da Silva, quien sería su alojamiento y algo así como su hermana en la ciudad -me atrevería a decir-, trate de ver a Duna durante los fines de semana que me permitía mi rutina. Las veces que nos veíamos también venían varias personas que al igual que yo querían hacer de sus días aquí los más inolvidables posibles.

En el camino vi personas como Vanessa que se enfocó en mostrarle hasta el último rinconcito del Ávila, lo más bonito que tiene Caracas, y a cambio Duna le enseño muchas otras experiencias que sé que ella valorara por siempre. También puedo hablar de otros quienes siempre estuvieron alerta de que Duna no pasara ni un solo día sin salir de casa desde el primer viernes con Leonardo, los demás días con Katherine, José, Ayimi, María Fernanda, Diveana, Sofía, María Carolina y pare usted de contar, hasta el último con Jesús y Alejandra. Siendo esta última una de las que más se enfocó en mostrarle al máximo cuan divertido puede llegar a ser venezolano o latino en general y quien sé que aprendió mucho de todo el tiempo que pasó Duna aquí.

Porque de eso se trataron estas 6 semanas, de esto se trata toda la experiencia de los voluntariados en AIESEC, de aprender. Esta organización se enfoca en crear líderes y Duna vino a este país a demostrarle a un montón de niños que por más grande que este mundo sea, las diferencias jamás deberán intimidarnos. A medida que pasó el tiempo pude ver como ella fue tocando a varios con su personalidad, fue cambiando vidas, y aunque no lo vi venir, también noté como otros la tocaron y cambiaron a ella. Vi personas como Albani cambiar hasta su manera de pensar en sí misma, la confianza que todas estas semanas creó en ella es algo que jamás va a olvidar.

Que estas experiencias se repitan será, de ahora en adelante, una de mis grandes metas en esta organización. Que más personas como ella vengan a mi país y se enamoren de él, será solo el comienzo. Y que tú te inspires luego de haber leído todo esto, es sólo parte del primer paso.

Gracias Duna por todo, espero volverte a ver.

7 cosas que te pasarán cuando llegues a Venezuela

Durante los últimos posts hemos escrito sobre por qué deberías visitar nuestro país. Venezuela es el país que ofrece the AIESEC Experience en su máximo nivel, porque todos nuestros intercambistas sin duda vuelven a sus países como agentes de cambio. Es por ello que si decidiste atreverte a apostar por Venezuela, y realizar tu intercambio con nosotros te dejamos una lista de las 7 cosas que te sucederán una vez llegues a nuestro país.

  1. Recibir abrazos y beso de desconocidos: Los miembros de AIESEC en Venezuela se caracterizan por su simpatía, y es un rasgo natural del venezolano ser una persona cálida. Por eso, sin importar en qué Comité te reciban van a adoptarte como un miembro más de esa familia; además es la manera regular de saludar en nuestro país.
  2. ¡El calor!: Aún cuando el clima en Venezuela es generalmente fresco, mientras te adaptas, vas a sentir que llegaste a El Cairo en lugar de nuestro país tropical; sin embargo existen variedad de bebidas refrescante que harán más llevadera tu estadía en este país caribeño.
  3. Nueva ruta de sabores: A pesar de las limitaciones por el tema de la escasez, todavía existen muchas cosas típicas de la gastronomía venezolana que se le ofrecen a nuestros intercambistas; durante toda tu estadía en el país acostúmbrate a escuchar de repente “¡Ya va! Tienes que probar esto”, para el final de tu intercambio probablemente estés pensando inscribirte en el gimnasio de tu ciudad.
  4. Solution Oriented: Venezuela es un país donde el concepto de puntualidad es tan relativo como tratar de definir el amor, por ende su transporte público, horas para comer e inicio de actividades siempre estará sujeto a cambios de última hora. Por lo que si debes tomar el transporte público te recomendamos lo hagas con al menos 1 hora de anticipación, y dependiendo de tu destino.
  5. No entender la mitad de las oraciones: Los venezolanos usamos palabras que sustituyen a los nombres generales, en lugar de amigo decimos pana, en vez de “Tengo hambre” es “Tengo un filo”, o simplemente usamos “Vaina” para definir cualquier cosa; por ende es muy importante preguntar cuando no entiendas alguno de estos modismos.
  6. Al menos 100 nuevos amigos en Facebook: Para nosotros lo más importante es la integración de los intercambistas con las personas en nuestro país, por lo que es muy común que apenas llegues comiences a tener un montón de invitaciones de amistad en las Redes Sociales, y así los invitan a actividades de todo tipo durante su estadía.
  7. Darte cuenta que tomaste la mejor decisión: Sin importar las circunstancias, los venezolanos valoramos mucho que venga alguien de afuera a aportar a nuestro país, porque son estas personas que nos recuerdan lo bonito de ser venezolanos; enamorándose de nuestra cultura y sorprendiéndose con cosas que nosotros vemos rutinarias.

Venir a Venezuela es una de las mejores decisiones que puede tomar un intercambista de AIESEC, en este lugar desarrollarás las 4 habilidades de liderazgo que profesa nuestra organización, y además vivirás una experiencia integral de liderazgo, crecimiento personal y desarrollo en todo sentido. Anímate a experimentarlo por tí mismo y decir “Yo apuesto por Venezuela”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Los miembros de AIESEC en Venezuela esperan por ti!

Líderes venezolanos: Lele Pons

Con la llegada de las redes sociales a la vida cotidiana de las personas, lo que se conocía como “Persona famosa o reconocida” ha cambiado radicalmente su concepto; en la actualidad no necesitas ser actor de cine o TV para tener seguidores, basta con entender el consumo de un público en Redes Sociales y los followers comenzarán a llegar por sí mismos. Tal es el caso de Lele Pons, una joven venezolana residenciada en Miami que a los 15 años descubrió las maravillas de las redes sociales.

Su nombre es Eleonor, sin embargo todos la conocen como Lele, apareció en la lista de los 30 adolescentes más influyentes de la revista Time en el año 2015, conoció a la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama; estuvo nominada a los Teen Choice Awards en 2015 por mejor canal de Vine, y actualmente su cuenta de Instagram cuenta con once millones de seguidores aproximadamente, siendo oficialmente verificada.

Los planes de la veinteañera consisten en ser modelo y actriz, luego de graduarse se mudó a Los Ángeles, California, para perseguir su sueño. Si bien Lele ha vivido la mayoría de su vida en Miami, Estados Unidos, no se olvida nunca de sus raíces. En su biografía comienza diciendo “Latina and Proud”, y aun cuando sufrió bullying durante sus años de escuela gracias a su acento extranjero nunca negó de dónde vino. Sin duda Lele sigue siendo parte de su país sin importar su domicilio, por eso la traemos en este post como una líder venezolana.

Líderes venezolanos: Yulimar Rojas

Los deportistas son – la mayoría de las veces – líderes natos a quienes admirar, son personas disciplinadas, constantes, preocupadas por su salud y enfocadas en un crecimiento personal día a día. Existen numerosas disciplinas dentro de las cuales pueden destacar, y es tanta la variedad que se desarrollan eventos mundiales de cada disciplina, en el caso de las olimpiadas son competencias entre distintas disciplinas desarrolladas simultáneamente; y una de ellas es el triple salto, categoría en la cual nuestra líder de hoy obtuvo medalla de plata durante los juegos “Río 2016”, Yulimar Rojas.

Esta subcampeona nació en nuestra ciudad capital, sin embargo desde muy pequeña vivió en la ciudad costera de Puerto La Cruz, durante sus inicios se dedicó a jugar voleibol, disciplina que le permitió representar a Venezuela en los juegos olímpicos Pekín 2008. Yulimar deseaba entrenar en un polideportivo cercano a su hogar, sin embargo no habían instructores para su área en ese momento, pero tras un par de entrenamientos el equipo de atletismo fijó su vista en ella. Su primer éxito fue en el 2011 Campeonato Sudamericano Juvenil de Atletismo, donde ganó el salto de altura, con 1.78 metros.

Actualmente Yulimar ha cosechado un sinfín de reconocimientos nacionales, regionales y mundiales; su humildad se ha mantenido desde el día 1 de su carrera y se encuentra próxima a firmar contrato con Barcelona. Con tan solo 21 años esta venezolana nos demuestra día a día de lo que somos capaces los venezolanos; a pesar de la poca inversión en su formación, Yulimar es motivo de orgullo dentro y fuera de nuestras fronteras, es sin duda una líder venezolana.

Contra todo pronóstico, seguimos aquí

La publicidad es el medio de difusión a través del cual se da a conocer un producto, este a su vez tiene cualidades que le permitirá subsanar una necesidad o carencia del individuo; en el caso de nuestros voluntariados el producto es Venezuela y la necesidad es ser un líder global. Puede sonar sencillo, como sumar 2+2 y obtener el 4, pero no todo es tan simple como la matemática; existen reportajes y denuncias en los medios internacionales que han agudizado la crisis que vive actualmente nuestro país, volviéndolo un destino poco atractivo para aquellos jóvenes que deseen experimentar una experiencia de intercambio con AIESEC.

En las sociedades desarrolladas, AIESEC tiene una fórmula estipulada para funcionar. Sus miembros trabajan en pro de realizar campañas de atracción para posibles intercambistas, encontrar patrocinios, abaratar costos de viaje y ofrecer mejor servicio; pero en una sociedad donde se te raciona la comida por número de cédula el panorama se complica un poco más. Pocas son las empresas en capacidad de brindar patrocinios a jóvenes voluntarios, la inflación nos ha vuelto uno de los destinos más costosos a nivel mundial y la mala publicidad en medios de comunicación no nos ayuda.

A pesar de todo lo anterior, existen más de 400 jóvenes venezolanos, divididos en 10 comités locales, enfocados en brindar un servicio personalizado a nuestros jóvenes intercambistas. Creando proyectos para garantizar que dejen su huella en nuestro país, fomentando el liderazgo de la siguiente generación que dará grandes cosas a nuestra tierra y el mundo. Control cambiario, menos aerolíneas, restricciones por parte del gobierno para realizar actividades e hiperinflación son solo algunos de los elementos que tienen en contra AIESEC en Venezuela; y a pesar de todo, contra todo pronóstico, seguimos aquí: formando líderes globales.

Encuentra tu rumbo en Venezuela

Dicen que la mejor manera de encontrarse a sí mismo es perderse en el camino, puede sonar contradictorio pero hasta el momento no he encontrado un planteamiento que sea más real. Las personas se vuelven conscientes de sus habilidades en el momento que deben volverse individuos orientados a encontrar soluciones; ya que las situaciones de crisis son las que sacan a relucir nuestro máximo potencial y nuestros mayores defectos. Venezuela es un país con una cultura llena de gente amigable, atenta, trabajadora y honesta; que lamentablemente ha sido marcada durante su historia por malas decisiones y calamidades externas que le han impedido progresar, aun así los venezolanos se vuelven ingeniosos y le buscan una respuesta creativa a todo mal.

Nuestros intercambistas suelen llegar con cierto temor debido a la mala publicidad que sufre el país; si bien la crisis actual es innegable, también es cierto que Venezuela es el lugar perfecto para encontrarse a sí mismo. En nuestro país aprenderás lo que significa “echar pa’ lante”, que a pesar de las dificultades siempre existe una ventana por la cual salir, que no se trata de la meta sino del camino. Para encontrar tu camino en la vida solo debes preguntarte “¿Cuál será mi aporte a este mundo una vez adquiera estos conocimientos?”, si no tienes eso claro es momento de comenzar a plantearte nuevos rumbos.

Venezuela, tierra de gracia, mujeres bellas, personas emprendedoras y un sinfín de oportunidades en crecimiento, en una sociedad adormecida por el conformismo y la incertidumbre no hay mejor ambiente para desarrollar tu liderazgo. Así que atrévete a cruzar hacia esta maravillosa carretera, que quizás a veces esté carente de señales, pero cuyo aprendizaje va a llevarte a conocerte mejor de lo que alguna vez lo has hecho, desarrollarás tu pleno potencial y entonces, habrás encontrado tu camino en Venezuela…

¿Ser un líder global es nuestra prioridad?

Prioridades, en plural, no existe; la prioridad debe ser una sola, cómo se logra la jerarquización de la misma entre todas las demás dependerá del individuo. Un joven promedio generalmente estudia y tiene un trabajo a medio tiempo, también debe estimar pasar tiempo con su familia y amigos, por lo que es normal que en algún punto descuide alguna de estas actividades.  Los jóvenes venezolanos actualmente vivimos una situación de incertidumbre en muchos aspectos, Venezuela se ha convertido en un país complejo y eso no es un secreto para nadie, es por ello que vale la pena preguntarse si dentro de toda esta incertidumbre ser un líder global puede ser nuestra prioridad.

Un líder es aquella persona consciente de sí misma, cuáles son sus defectos, virtudes, fortalezas y debilidades; es una persona capaz de empoderar a otros, de inspirarlos a ser la mejor versión de ellos mismos para que aporten lo más que puedan a su sociedad; un líder también se preocupa por la problemática mundial, tiene una visión global no solo local; y finalmente un líder es una persona orientada a buscar soluciones, no deja que un problema lo sobrecargue sin al menos intentar resolverlo. Parece bastante trabajo para una sola persona ¿cierto?, y en el contexto de un país complejo como Venezuela podríamos pensar que tener estas cuatro características no sería la prioridad de algún joven.

Es ahí donde nos damos cuenta, que el mundo necesita mejores líderes, mejores personas que posean las 4 características anteriormente mencionadas, lo que necesita nuestra sociedad es que ser un buen líder se convierta en nuestra prioridad. Porque no podemos pretender que todo lo que estamos viviendo sea culpa de generaciones pasadas, es verdad, tienen cierto grado de responsabilidad; pero en este momento este es tu mundo, tu planeta, tu realidad, ¿qué estás haciendo tú para cambiarla y volverla mejor? ¿Te preocupas por dejarle a tus hijos un mejor lugar que el que vives actualmente? Sin duda Venezuela es un país perfecto para desarrollar las 4 cualidades del liderazgo, para vivir lo que la experiencia AIESEC significa; para los jóvenes venezolanos la respuesta es ¡Sí! Ser un líder es nuestra prioridad.

Vamos a darle la vuelta al mundo

En 2010, Calle 13 – una banda de rap fusión puertorriqueña- lanzó una canción titulada: La vuelta al mundo. Por un momento podemos pensar que es una historia de amor. Podemos verla como la invitación de una persona a compartir con ella todo lo que el mundo nos da. Pero ¿y si el mismo mundo es quien nos invita?

Si oímos con atención la letra podríamos darnos cuenta que ese recorrido podemos hacerlo nosotros mismo. Que nuestros compañeros de viaje sean las ganas de conocer, vivir, sentir y ayudar. Que podamos sentirnos parte de nuevas cultura y todo lo que nos rodea.

Dame la mano

¿Qué tal si los miembros de AIESEC tuviésemos esta canción en nuestro playlist viajero? ¿Qué tal si empezamos a vivir la letra? Me gustaría que más personas -tanto miembros como aquellos que no lo son- comiencen a explorar más.

Comencemos a explorar tierras lejanas, aprender nuevas culturas, reír en otros idiomas y ver el mundo de otro color. Fluir con el viento y oler la diversidad. Creer que podemos cambiar realidades y cambiarnos a nosotros mismos en el proceso.

Ya sea con un Voluntariado Social, una Pasantía Profesional o simplemente un viaje familiar, disfrutemos de ese viaje. No importa si es en avión, autobús, barco, bicicleta o a pie, disfrutemos el paisaje y veamos más allá de la carretera.

La vuelta al mundo

Para aquellos que no la han oído, no la conocen o no le han prestado atención, quiero compartir con ustedes la letra de la canción:

No me regalen más libros porque no los leo
Lo que he aprendido es porque lo veo
Mientras más pasan los años, me contradigo cuando pienso
El tiempo no me mueve, yo me muevo con el tiempo 
Soy las ganas de vivir
Las ganas de cruzar
Las ganas de conocer
Lo que hay después del mar

Yo espero que mi boca nunca se calle
también espero que las turbinas de este avión nunca me fallen
no tengo todo calculado ni mi vida resuelta
solo tengo una sonrisa y espero una de vuelta

Yo confío en el destino y en la marejada
yo no creo en la iglesia pero creo en tu mirada
tú eres el sol en mi cara cuando me levanta
yo soy la vida que ya tengo
tu eres la vida que me falta
Así que agarra tu maleta, el bulto, los motetes, el equipaje, tu valija,
la mochila con todos tus juguetes

Y dame la mano
Y vamos a darle la vuelta al mundo
darle la vuelta al mundo
darle la vuelta al mundo

Darle la vuelta al mundo

La renta, el sueldo, el trabajo en la oficina
lo cambié por las estrellas y por huertos de harina
me escape de la rutina para pilotear mi viaje
porque el cubo en el que vivía se convirtió en paisaje
Era un objeto esperando a ser ceniza

Un día decidí hacerle caso a la brisa
A irme resbalando detrás de tu camisa
no me convenció nadie, me convenció tu sonrisa

Y me fui tras de ti persiguiendo mi instinto
si quieres cambio verdadero pues camina distinto 
voy a escaparme hasta la constelación más cercana
la suerte es mi oxígeno, tus ojos son mi ventana
quiero correr por siete lagos en un mismo día
sentir encima de mis muslos el clima de tus nalgas frías
llegar al tope de la tierra, abrazarme con las nubes
sumergirme bajo el agua y ver cómo las burbujas suben

Dame la mano
Y vamos a darle la vuelta al mundo
darle la vuelta al mundo
darle la vuelta al mundo