Posts

4 mitos sobre voluntariado internacional que debes eliminar

Muchas personas a la largo de su vida se han planteado hacer un voluntariado internacional, ya sea porque se alinea con su carrera, por vocación, o por probar una nueva experiencia en su vida.

Probablemente tú también te has imaginado haciendo un voluntariado con niños de bajos recursos en África, con personas con enfermedades terminales en hospitales, con elefantes en algún santuario de Tailandia, etc., y es que hay una cantidad casi interminable de voluntariados que hacer alrededor del mundo. Sin embargo, muchas veces se ve frustrado este sueño por ciertos mitos que recorren las calles de boca en boca y que a pesar de que no van acorde a la realidad, frenan bastante esas ganas de tomar el voluntariado.

Aquí te traigo 4 mitos sobre voluntariado internacional que debes olvidar, para que puedas tomar con la mayor certeza tu voluntariado y así cambiar tanto tu vida como la de los seres involucrados con tu proyecto.

  1.  Es muy costoso de realizar: A pesar de que sí existe un gasto en cuánto a traslado y manutención, la mayoría de los proyectos te ofrecen beneficios que te reducen considerablemente los gastos que puedas tener, aparte de que con todo el aprendizaje y crecimiento que tendrás con tu voluntariado siempre será mayor la ganancia que la pérdida.
  2.  No cualquiera puede realizar un voluntariado: Si bien hay proyectos que necesitan perfiles y habilidades muy específicas, la mayoría tiene requisitos muy mínimos, además de que con la decenas de miles de proyectos que hay alrededor del mundo, te aseguro que siempre habrá siquiera uno en el que te adaptes completamente.
  3.  No se cambia al mundo con tu proyecto: Hay que estar conscientes de que por más que estarías solucionando una problemática con tu proyecto, esto por sí solo no significaría un cambio considerable a nivel mundial. Ahora velo de este modo, así como tú habrán miles de personas realizando proyectos para solucionar todas estas problemáticas, conformando todos una red mucho más grande que sí está realizando un cambio positivo considerable en el mundo, por lo que sí, con tu ayuda estarías aportando a ese gran cambio para bien que necesita nuestro planeta.
  4.  Es muy difícil conseguir un voluntariado internacional: Este es el mito más grande de todos, porque actualmente no es para nada difícil poder conseguir y tomar un voluntariado internacional. AIESEC tiene una plataforma internacional que te permite escoger entre miles de proyectos en más 126 países, donde podrás obtener información de primera mano sobre el proyecto que te gusta, además de contar con un sin fin de beneficios que harán de tu voluntariado la mejor experiencia de tu vida.

 

Ya sabiendo todo esto, ¿qué esperas para tomar el reto de hacer un voluntariado internacional?, te invito a que desde ya seas un agente de cambio, te invito a que seas un Voluntario Global.

Vamos a darle la vuelta al mundo

En 2010, Calle 13 – una banda de rap fusión puertorriqueña- lanzó una canción titulada: La vuelta al mundo. Por un momento podemos pensar que es una historia de amor. Podemos verla como la invitación de una persona a compartir con ella todo lo que el mundo nos da. Pero ¿y si el mismo mundo es quien nos invita?

Si oímos con atención la letra podríamos darnos cuenta que ese recorrido podemos hacerlo nosotros mismo. Que nuestros compañeros de viaje sean las ganas de conocer, vivir, sentir y ayudar. Que podamos sentirnos parte de nuevas cultura y todo lo que nos rodea.

Dame la mano

¿Qué tal si los miembros de AIESEC tuviésemos esta canción en nuestro playlist viajero? ¿Qué tal si empezamos a vivir la letra? Me gustaría que más personas -tanto miembros como aquellos que no lo son- comiencen a explorar más.

Comencemos a explorar tierras lejanas, aprender nuevas culturas, reír en otros idiomas y ver el mundo de otro color. Fluir con el viento y oler la diversidad. Creer que podemos cambiar realidades y cambiarnos a nosotros mismos en el proceso.

Ya sea con un Voluntariado Social, una Pasantía Profesional o simplemente un viaje familiar, disfrutemos de ese viaje. No importa si es en avión, autobús, barco, bicicleta o a pie, disfrutemos el paisaje y veamos más allá de la carretera.

La vuelta al mundo

Para aquellos que no la han oído, no la conocen o no le han prestado atención, quiero compartir con ustedes la letra de la canción:

No me regalen más libros porque no los leo
Lo que he aprendido es porque lo veo
Mientras más pasan los años, me contradigo cuando pienso
El tiempo no me mueve, yo me muevo con el tiempo 
Soy las ganas de vivir
Las ganas de cruzar
Las ganas de conocer
Lo que hay después del mar

Yo espero que mi boca nunca se calle
también espero que las turbinas de este avión nunca me fallen
no tengo todo calculado ni mi vida resuelta
solo tengo una sonrisa y espero una de vuelta

Yo confío en el destino y en la marejada
yo no creo en la iglesia pero creo en tu mirada
tú eres el sol en mi cara cuando me levanta
yo soy la vida que ya tengo
tu eres la vida que me falta
Así que agarra tu maleta, el bulto, los motetes, el equipaje, tu valija,
la mochila con todos tus juguetes

Y dame la mano
Y vamos a darle la vuelta al mundo
darle la vuelta al mundo
darle la vuelta al mundo

Darle la vuelta al mundo

La renta, el sueldo, el trabajo en la oficina
lo cambié por las estrellas y por huertos de harina
me escape de la rutina para pilotear mi viaje
porque el cubo en el que vivía se convirtió en paisaje
Era un objeto esperando a ser ceniza

Un día decidí hacerle caso a la brisa
A irme resbalando detrás de tu camisa
no me convenció nadie, me convenció tu sonrisa

Y me fui tras de ti persiguiendo mi instinto
si quieres cambio verdadero pues camina distinto 
voy a escaparme hasta la constelación más cercana
la suerte es mi oxígeno, tus ojos son mi ventana
quiero correr por siete lagos en un mismo día
sentir encima de mis muslos el clima de tus nalgas frías
llegar al tope de la tierra, abrazarme con las nubes
sumergirme bajo el agua y ver cómo las burbujas suben

Dame la mano
Y vamos a darle la vuelta al mundo
darle la vuelta al mundo
darle la vuelta al mundo


#YoApuestoPorVenezuela: David Sánchez y su increíble experiencia de crecimiento personal

Compartir con personas nuevas en otra cultura es una experiencia cuya expectativa puede crear ansiedad, emoción o temor; en el caso de David Sánchez – un intercambista que vino desde Panamá – y que encontró en Venezuela una alegría que no sentía o tenía en su país, la respuesta fue todas las anteriores. La realidad de los países latinoamericanos suele ser muy similar entre vecinos, a pesar de la crisis actual que podemos percibir, aún hay personas que quieren apostar por este país, y es que cuando se le preguntó a David por qué apostó por Venezuela él respondió que creía en nuestro país y su potencial para salir adelante, sus referentes previos al viaje era que tenemos la mayor reserva de petróleo en el mundo y riquezas naturales. Tres razones que nos dio para escogernos como el lugar adecuado para vivir su experiencia AIESEC fue que admiraba a los venezolanos, deseaba conocer nuestra cultura y sobre todo ver con sus propios ojos la realidad de nuestro país. El objetivo de David en Venezuela, además de desarrollar su liderazgo, fue aprender a ser más humano, para de esta manera ser un agente luchador y defensor de los Derechos Humanos en todo el mundo.

Participó en dos proyectos locales “Emprendiendo para el Futuro” y “Pequeños Ciudadanos Globales”, el primero busca dar las herramientas necesarias a los jóvenes emprendedores para que sepan qué necesitan para desarrollar un proyecto social en su localidad y el segundo busca mostrarle a niños y jóvenes los valores AIESECos que les permitan soñar y llevar a la realidad esos sueños. Durante su voluntariado, David describe a los venezolanos como personas alegres, luchadoras e inteligentes, además de generosas y muy sociables.

Cabe acotar que cuando le preguntamos si volvería a Venezuela, su respuesta fue: “Sí”, porque considera al país como el mejor destino para aprender a ser feliz.

David se encuentra de regreso en su hogar, y nos cuenta que durante su experiencia “Me enseñaron a valorar la vida, me dieron una alegría incalculable, me enseñaron a ser más humano, a luchar por mis sueños. Me dieron la libertad de ser tal como soy, me aceptaron con mis virtudes y defectos, y me regalaron su tiempo y corazón”. En su opinión hay muchas diferencias entre los jóvenes panameños y los venezolanos, principalmente “creo que la crisis ha permitido a los jóvenes venezolanos ser más capaces de afrontar realidades que estoy seguro ningún panameño afrontaría. Les ha permitido prepararse muchísimo más y ser más competentes que nosotros, aun teniendo menos alcance a la tecnología. Los ha convertido en emprendedores e inventores de nuevas vías de desarrollo, ha despertado creatividad y fuerza de voluntad, cosa que muchos de nosotros no tenemos”. David se atrevió, ¿y tú?, ¿eres el siguiente en decir #YoApuestoPorVenezuela?

 

#YoApuestoPorVenezuela. David Sánchez 3

#YoApuestoPorVenezuela. David Sánchez 2

#YoApuestoPorVenezuela. David Sánchez 1

#YoApuestoPorVenezuela: La inolvidable experiencia de Alfredo Zamora

Una apuesta es colocar la fe en algo que no sabes si sucederá como tú esperas, existen probabilidades de que tengas razón como también las hay en contra, sin embargo hay algo que te lleva a realizar esa acción esperando que el objetivo que tú deseas se cumpla, y ese presentimiento fue el que tuvo Alfredo Zamora cuando decidió realizar su experiencia de voluntariado internacional en Venezuela; se le entrevistó para más de 14 de países y en la recta final sus opciones eran 2: Egipto, donde saldría completamente de su zona de confort al vivir 6 semanas en una cultura totalmente diferente a la suya, un clima caluroso que no se siente en el trópico y personas cuyas creencias las vuelven totales desconocidos; o tomar la referencia de un amigo y conocer Caracas, ¿adivinen cuál ganó?

Cuando se le preguntó a Alfredo “¿por qué apostaste por Venezuela?” su respuesta fue breve y concisa: Por su gente, el venezolano ha sido catalogado en todo el globo terráqueo como una persona feliz, solidaria, humanitaria, siempre dispuestos a ayudar a los demás a pesar de las crisis personales, y podemos decir orgullosamente que todo eso que le prometieron a Alfredo sobre los venezolanos se cumplió y con creces. Su proyecto se llamó “Emprendiendo para el Futuro”, en el cual tuvo que dar herramientas a jóvenes venezolanos sin experiencia que les permitieran realizan un emprendimiento social, y la razón es simple, las crisis se superan en la medida que los ciudadanos trabajen para salir de ellas, pero no solo a nivel monetario sino social y cultural.

Alfredo dedicó 8 semanas de su vida a conocer Venezuela, su territorio, su gente, sus costumbres, 2 meses en los cuales forjó amistades nuevas, dejó su granito de arena en nuestra sociedad, y desarrolló su liderazgo de forma progresiva y constante; hoy día – a una semana de su regreso a México – siente que dejó su corazón en nuestro país, desea volver pronto y extraña despertar cada mañana con un plan que lo enviara a recorrer Caracas o cualquier otro estado de nuestra hermosa Venezuela.  Alfredo es un mexicano que ahora se siente venezolano, nos demostró que somos nosotros quienes debemos apostar por nuestro país, porque es un privilegio poder llamarse venezolano y haber nacido en esta tierra, entonces luego de conocer un poco más sobre la experiencia de Alfredo, ¿tú también puedes decir #YoApuestoPorVenezuela?

 #YoApuestoPorVenezuela Alfredo Zamora 1 (Destacada) #YoApuestoPorVenezuela Alfredo Zamora 2 #YoApuestoPorVenezuela Alfredo Zamora 3