Posts

4 mitos sobre voluntariado internacional que debes eliminar

Muchas personas a la largo de su vida se han planteado hacer un voluntariado internacional, ya sea porque se alinea con su carrera, por vocación, o por probar una nueva experiencia en su vida.

Probablemente tú también te has imaginado haciendo un voluntariado con niños de bajos recursos en África, con personas con enfermedades terminales en hospitales, con elefantes en algún santuario de Tailandia, etc., y es que hay una cantidad casi interminable de voluntariados que hacer alrededor del mundo. Sin embargo, muchas veces se ve frustrado este sueño por ciertos mitos que recorren las calles de boca en boca y que a pesar de que no van acorde a la realidad, frenan bastante esas ganas de tomar el voluntariado.

Aquí te traigo 4 mitos sobre voluntariado internacional que debes olvidar, para que puedas tomar con la mayor certeza tu voluntariado y así cambiar tanto tu vida como la de los seres involucrados con tu proyecto.

  1.  Es muy costoso de realizar: A pesar de que sí existe un gasto en cuánto a traslado y manutención, la mayoría de los proyectos te ofrecen beneficios que te reducen considerablemente los gastos que puedas tener, aparte de que con todo el aprendizaje y crecimiento que tendrás con tu voluntariado siempre será mayor la ganancia que la pérdida.
  2.  No cualquiera puede realizar un voluntariado: Si bien hay proyectos que necesitan perfiles y habilidades muy específicas, la mayoría tiene requisitos muy mínimos, además de que con la decenas de miles de proyectos que hay alrededor del mundo, te aseguro que siempre habrá siquiera uno en el que te adaptes completamente.
  3.  No se cambia al mundo con tu proyecto: Hay que estar conscientes de que por más que estarías solucionando una problemática con tu proyecto, esto por sí solo no significaría un cambio considerable a nivel mundial. Ahora velo de este modo, así como tú habrán miles de personas realizando proyectos para solucionar todas estas problemáticas, conformando todos una red mucho más grande que sí está realizando un cambio positivo considerable en el mundo, por lo que sí, con tu ayuda estarías aportando a ese gran cambio para bien que necesita nuestro planeta.
  4.  Es muy difícil conseguir un voluntariado internacional: Este es el mito más grande de todos, porque actualmente no es para nada difícil poder conseguir y tomar un voluntariado internacional. AIESEC tiene una plataforma internacional que te permite escoger entre miles de proyectos en más 126 países, donde podrás obtener información de primera mano sobre el proyecto que te gusta, además de contar con un sin fin de beneficios que harán de tu voluntariado la mejor experiencia de tu vida.

 

Ya sabiendo todo esto, ¿qué esperas para tomar el reto de hacer un voluntariado internacional?, te invito a que desde ya seas un agente de cambio, te invito a que seas un Voluntario Global.

Descubre

Al leer “Descubre” lo primero que se me viene a la mente es ¿Qué voy a descubrir?, antes de responder dicha pregunta hay que saber de antemano qué significa “descubrir”, y de entre tantos significados que se encuentran en la red, el que más me causa ruido es el siguiente:

Hallar lo que estaba ignorado o escondido.

Ya sabiendo que para descubrir hay que hallar lo que se ignora o esconde, nace otra pregunta ¿Qué se ignora o esconde?.

Bien dijo Albert Einstein alguna vez:

“Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.”

Eso lo creo muy cierto, muchos conocimientos que tú tienes yo no los tengo, del mismo modo pasa al contrario, y es que cada persona vive una realidad distinta,  realidad que puede ser dada por distintos factores; como por el ejemplo, el ambiente o la sociedad. Entonces, conociendo ya eso, nace una tercera y última pregunta ¿Cómo hago para descubrir realidades distintas a la mía?

La respuesta no es difícil, para descubrir otras realidades tienes que salir de tu entorno, explorar sitios a los que no has llegado, conocer personas nuevas, visitar lugares remotos a tu hogar, en fin, hay un sin fin de oportunidades allá afuera para ello.

Tal vez al principio no sea fácil aceptar estas nuevas realidades, sin embargo, una vez que las conozcas podrás decir y sentir fervientemente el cambio que se habrá producido en ti, porque ya no sólo tendrás una visión de tu entorno, sino que tendrás una visión más globalizada de lo que sucede alrededor, y poco a poco te convertirás en un voluntario global.

Así que sal de tu entorno y explora nuevos sitios, viaja por nuevos caminos, pero sobre todas las cosas, descubre el mundo que existe allá afuera para ti.

Somos el cambio

Comenzando a escribir este artículo, me surgieron muchas dudas sobre qué tema abordar en el mismo, ¿Qué de nuevo puedo decir que ya no se haya dicho en los centenares de miles de artículos que hay en la internet?, ¿Qué punto de innovación puedo traer a esta plataforma?, en ese sentido, reflexioné sobre las personas que ya habían estado en mi lugar, si habían pasado por esta situación, y muy probablemente la respuesta sea afirmativa, incluso yendo más allá, no creo que esto ocurra sólo con la redacción de artículos, sino que ocurre con cada nueva experiencia que tomamos en nuestra vida.

Entonces, surgió una pregunta que englobaba todas mis dudas: ¿Quién soy para hacer un cambio?

Y la respuesta a dicha pregunta no me fue difícil de encontrar, es tan simple como: Yo soy el cambio.

Bien dijo José Feliciano en su famosa canción “La balada del pianista”:

“Se repite la historia, sólo cambia el actor”.

Creo firmemente que por más que se repita la historia, no será la misma, porque cada actor le añade su esencia propia, cada actor moldea el guión para su ser, y de esa forma, el resultado final de la obra no será el mismo que el de antes.

Así, como sucede con los actores y sus papeles, también sucede con nuestras vidas, muchas veces nos frustramos por no encontrar esa idea que cambie notablemente nuestra trayectoria en comparación con nuestros antecesores, sin saber, que con el simple hecho de estar, ya estamos haciendo un gran cambio.

De ese modo, para este 2017 en el que parece cada vez más difícil innovar ante un mercado tan grande de emprendedores, no consumamos tiempo buscando ideas nuevas, tarde o temprana ellas llegarán, pero mientras llegue ese punto de innovación recorramos caminos, visitemos otro país, tomemos un voluntariado, sigamos impactando el mundo de la manera en que lo hacemos, porque recuerda que ya con ese hecho, nosotros somos el cambio.

El secreto de esos miembros de AIESEC

Los miembros de AIESEC tienen una capacidad impresionante para alentar a sus compañeros. No se trata sólo de amistad ni compañía. Tampoco del hecho de que con el tiempo se sientan como en familia. Es simplemente una habilidad para reconocer el trabajo de los demás y darles ánimo.

Un miembro de AIESEC es capaz de ver al otro y decir: ¡qué bueno eres en esto! Y lo dice con tanta sinceridad que cualquiera podría subir su autoestima en unos minutos. Siempre tienen una sonrisa que te invita a sonreír. Siempre tienen una energía que es realmente contagiosa.

Porque algo tienen esos miembros que no te mienten ni te engañan para que sigas ahí. De verdad creen en ti.

¿Qué tienen esos miembros?

Quiero saber cómo lo hacen, cómo ven tus capacidades. Un miembro de AIESEC nunca te dice que no puedes, y si de verdad no puedes, te ayuda a lograrlo. Hay una disposición para hacerte sentir bien, seguro, positivo y con las ganas de darlo todo siempre.

Son apoyo, fuerza y voluntad.

Los miembros de AIESEC te dan la mano, te ven con orgullo, te ayudan en todo. No sólo te valoran sino que a través de tus ojos sientes que ven en ti más potencial del que tú puedes imaginar -o tener.

No hay celos, no hay envidia.

Ahí para tí

Es normal que tu papá, mamá, hermano, hermana, primo, amigo, compañero… te motive y confíe en ti, pero muchas veces llegas a esta organización y no puedes entender cómo es posible que tantas personas te vean con tanto cariño. Extraños que se alegran y celebran tus logros. Miembros que dicen “no pasa nada” cuando tú crees que fallaste. Simplemente entiendes que te dan otra oportunidad y te hacen apropiarte de ella.

Con el tiempo dejan de ser extraños y tú dejas de tratar de entender por qué ponen su confianza en ti. Te acostumbras y te vuelves parte de ellos. Empiezas a ver a las personas a través de su mirada y sentir que por sus venas corre una fuerza imaginaria. Descubres la grandeza que hay dentro de ellos y esa capacidad de romper barreras. Sientes que si ellos alcanzan cimas tú serás parte de esa experiencia. Aplaudes triunfos ajenos y sonríes. Le das la bienvenida al éxito de los demás.

Realmente no sé cómo lo hacen esos miembros, pero siempre quiero ser parte de ellos.

Voluntariados sociales crean líderes

El Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía no ha dejado de ser el rincón de las despedidas definitivas. Pero todavía hay quienes caminan cerca del mural de Carlos Cruz Diez con el pasaje de regreso en la cartera:  jóvenes que viajan sin planes de huida en la maleta y prefieren invertir su tiempo en ofrecer su ayuda a otros países realizando voluntariados.

“¿Por qué te irías a otro país a realizar un voluntariado teniendo tantas cosas que hacer en Venezuela? Preguntaría cualquier persona al oír que desde el 2014 son cada vez más los venezolanos que viajan al exterior para desarrollar proyectos sociales.

El aumento ha sido realmente significativo pues AIESEC en Venezuela pasó de hacer 50 voluntariados a 163 en un solo año. Y es posible que para el 2017 las cifras aumenten más del 100%, afirma el Presidente de AIESEC en Venezuela, Antonio Colmenares.

Muchos venezolanos podrían pensar que los jóvenes usan los voluntariados como excusa para emigrar. Sin embargo, Antonio comenta que el 90% de estos jóvenes son universitarios y vuelven a su país de origen –Venezuela– para terminar sus estudios.

En ese caso no se estaría hablando de migrantes sino de una generación mucho más comprometida con la consciencia social venezolana, según explica Colmenares.

Para él, la principal razón de este aumento de más del 50% (a nivel nacional)  en el número de voluntariados es la globalización estimulada por el internet. Los jóvenes comienzan a descubrir culturas distintas y quieren vivir esas experiencias para volver a su hogar y aportar más.

La presidenta de AIESEC en UCV, Eugenia del Rosario, comenta que los jóvenes deciden viajar para saber cómo se percibe la realidad desde otro país. De esta forma adquieren nuevas herramientas para implementarlas en Venezuela.

VOLUNTARIADOS EN ASCENSO

Actualmente en Venezuela hay sólo dos organizaciones que promueven los voluntariados en el exterior: AFS Programas Interculturales Venezuela y AIESEC.

Aunque AFS se enfoca en los intercambios escolares, universitarios y de idiomas también ofrece intercambios culturales como Programas de Servicio Comunitario en otros países en los cuales toman en cuenta los intereses vocacionales de los jóvenes, según su página www.afs.org.ve.

En el caso de AIESEC, se ha posicionado en Venezuela como la primera organización de voluntariados desde que en 2014 se enfocaron en abrir programas sociales para venezolanos en el exterior. Estas oportunidades siempre han estado destinadas a los jóvenes en edades comprendidas entre los 18 y 30 años, explica Antonio Colmenares, Presidente de AIESEC en Venezuela.

El aumento de los voluntariados se hizo más evidente cuando se publicó el Reporte de Gestión 2015 de AIESEC en Venezuela, en el cual Maracaibo se ubicaba como el comité con mayor número de intercambios sociales realizados. La ciudad presentó un crecimiento absoluto de 300% en los intercambios sociales.

La organización no promueve la migración sino el intercambio cultural y el aprendizaje de nuevas herramientas. Muchos venezolanos quieren aportarle algo al país pero no saben cómo hacerlo. Por eso recurren a otros países que ya han pasado por dificultades o situaciones adversas en otros contextos.

NECESIDAD DE CAMBIO

El presidente de AIESEC en Venezuela Antonio Colmenares asegura que con los voluntariados “se crean líderes que impactarán nuestro país en un futuro”. También afirma que todavía hay jóvenes venezolanos que no abandonan el país sino que viajan para cambiar de manera positiva a la sociedad y ser de mayor ayuda para Venezuela.

Los miembros de AIESEC en Venezuela creen que los intercambios seguirán aumentando porque realmente hay una necesidad de ayudar y cambiar al mundo. Son jóvenes que creen en lo que hacen y piensan que con un viaje se pueden adquirir nuevas experiencias y herramientas para ser cada vez mejores.


Este es un extracto del reportaje publicado en: http://bit.ly/2cdvixN 

 

#YoApuestoPorVenezuela: La inolvidable experiencia de Alfredo Zamora

Una apuesta es colocar la fe en algo que no sabes si sucederá como tú esperas, existen probabilidades de que tengas razón como también las hay en contra, sin embargo hay algo que te lleva a realizar esa acción esperando que el objetivo que tú deseas se cumpla, y ese presentimiento fue el que tuvo Alfredo Zamora cuando decidió realizar su experiencia de voluntariado internacional en Venezuela; se le entrevistó para más de 14 de países y en la recta final sus opciones eran 2: Egipto, donde saldría completamente de su zona de confort al vivir 6 semanas en una cultura totalmente diferente a la suya, un clima caluroso que no se siente en el trópico y personas cuyas creencias las vuelven totales desconocidos; o tomar la referencia de un amigo y conocer Caracas, ¿adivinen cuál ganó?

Cuando se le preguntó a Alfredo “¿por qué apostaste por Venezuela?” su respuesta fue breve y concisa: Por su gente, el venezolano ha sido catalogado en todo el globo terráqueo como una persona feliz, solidaria, humanitaria, siempre dispuestos a ayudar a los demás a pesar de las crisis personales, y podemos decir orgullosamente que todo eso que le prometieron a Alfredo sobre los venezolanos se cumplió y con creces. Su proyecto se llamó “Emprendiendo para el Futuro”, en el cual tuvo que dar herramientas a jóvenes venezolanos sin experiencia que les permitieran realizan un emprendimiento social, y la razón es simple, las crisis se superan en la medida que los ciudadanos trabajen para salir de ellas, pero no solo a nivel monetario sino social y cultural.

Alfredo dedicó 8 semanas de su vida a conocer Venezuela, su territorio, su gente, sus costumbres, 2 meses en los cuales forjó amistades nuevas, dejó su granito de arena en nuestra sociedad, y desarrolló su liderazgo de forma progresiva y constante; hoy día – a una semana de su regreso a México – siente que dejó su corazón en nuestro país, desea volver pronto y extraña despertar cada mañana con un plan que lo enviara a recorrer Caracas o cualquier otro estado de nuestra hermosa Venezuela.  Alfredo es un mexicano que ahora se siente venezolano, nos demostró que somos nosotros quienes debemos apostar por nuestro país, porque es un privilegio poder llamarse venezolano y haber nacido en esta tierra, entonces luego de conocer un poco más sobre la experiencia de Alfredo, ¿tú también puedes decir #YoApuestoPorVenezuela?

 #YoApuestoPorVenezuela Alfredo Zamora 1 (Destacada) #YoApuestoPorVenezuela Alfredo Zamora 2 #YoApuestoPorVenezuela Alfredo Zamora 3