Una viajera de agenda

Estaba haciendo limpieza en mi estante y me encontré con mi “agenda 2016”. En realidad no es una agenda, es simplemente un cuaderno donde anotaba listas de cosas que debía hacer. Al final no las cumplí todas -sin remordimientos. Como estamos terminando el año me propuse algo: revisar todas las listas que creé. Y por supuesto, ver si hay posibilidad de hacer las que aún están pendientes. No sólo es cumplir con lo que no hice -más vale tarde que nunca- sino revisar mis anotaciones.

Para mi sorpresa, en la primera página de mi “agenda” (la llamaré así para aparentar ser una persona organizada) encontré el coro de una canción.

Mi casa es el mundo, mi techo es el cielo, mi Dios es la vida…

Amar es mi credo

Agenda de canciones

Sabía que había escuchado esa canción en una película y decidí buscarla. Me encontré con que la cantante se llama Robertha y es conocida como “la voz del amor”. Protagonizó la película Rosas blancas para mi hermana negra. La canción habla de que el amor puede trascender el color de la piel y también hace alusión al tema de la película: el racismo de los 70’s.

Lo que me llamó la atención en sí fue en lo que se convirtió mi agenda. Sin darme cuenta se ha ido llenando de frases, canciones y referencias a una vida sin fronteras. A la libertad o al amor a nuestra propia vida. Mi casa es el cielo (nombre de la canción), no es sólo una referencia al amor de parejas sino el amor a nuestra existencia en este mundo. Es como siempre, una invitación a vivir más. A viajar. A ser tolerantes y aprender.

Me he convertido en una viajera de agenda, que sólo está esperando para abrir sus alas por el mundo. Por ahora soy feliz escribiendo sobre mis sueños y añoranzas.

Viaja para amar

¿Acaso no podemos entender la canción como amor al prójimo? ¿Como la posibilidad de ser felices en todos nuestros destinos? Porque lo que nos queda es lo vivido y recorrido, no lo poseído -objetos materiales. De eso habla la canción para mí.

Así que seguiré revisando mi agenda mientras escucho a Robertha cantar parte del playlist de mi espíritu viajero.

Quiero ser libre

Vivir como el viento

Que va a todas partes

Y no siente miedo.