#YoApuestoPorVenezuela: David Sánchez y su increíble experiencia de crecimiento personal

Compartir con personas nuevas en otra cultura es una experiencia cuya expectativa puede crear ansiedad, emoción o temor; en el caso de David Sánchez – un intercambista que vino desde Panamá – y que encontró en Venezuela una alegría que no sentía o tenía en su país, la respuesta fue todas las anteriores. La realidad de los países latinoamericanos suele ser muy similar entre vecinos, a pesar de la crisis actual que podemos percibir, aún hay personas que quieren apostar por este país, y es que cuando se le preguntó a David por qué apostó por Venezuela él respondió que creía en nuestro país y su potencial para salir adelante, sus referentes previos al viaje era que tenemos la mayor reserva de petróleo en el mundo y riquezas naturales. Tres razones que nos dio para escogernos como el lugar adecuado para vivir su experiencia AIESEC fue que admiraba a los venezolanos, deseaba conocer nuestra cultura y sobre todo ver con sus propios ojos la realidad de nuestro país. El objetivo de David en Venezuela, además de desarrollar su liderazgo, fue aprender a ser más humano, para de esta manera ser un agente luchador y defensor de los Derechos Humanos en todo el mundo.

Participó en dos proyectos locales “Emprendiendo para el Futuro” y “Pequeños Ciudadanos Globales”, el primero busca dar las herramientas necesarias a los jóvenes emprendedores para que sepan qué necesitan para desarrollar un proyecto social en su localidad y el segundo busca mostrarle a niños y jóvenes los valores AIESECos que les permitan soñar y llevar a la realidad esos sueños. Durante su voluntariado, David describe a los venezolanos como personas alegres, luchadoras e inteligentes, además de generosas y muy sociables.

Cabe acotar que cuando le preguntamos si volvería a Venezuela, su respuesta fue: “Sí”, porque considera al país como el mejor destino para aprender a ser feliz.

David se encuentra de regreso en su hogar, y nos cuenta que durante su experiencia “Me enseñaron a valorar la vida, me dieron una alegría incalculable, me enseñaron a ser más humano, a luchar por mis sueños. Me dieron la libertad de ser tal como soy, me aceptaron con mis virtudes y defectos, y me regalaron su tiempo y corazón”. En su opinión hay muchas diferencias entre los jóvenes panameños y los venezolanos, principalmente “creo que la crisis ha permitido a los jóvenes venezolanos ser más capaces de afrontar realidades que estoy seguro ningún panameño afrontaría. Les ha permitido prepararse muchísimo más y ser más competentes que nosotros, aun teniendo menos alcance a la tecnología. Los ha convertido en emprendedores e inventores de nuevas vías de desarrollo, ha despertado creatividad y fuerza de voluntad, cosa que muchos de nosotros no tenemos”. David se atrevió, ¿y tú?, ¿eres el siguiente en decir #YoApuestoPorVenezuela?

 

#YoApuestoPorVenezuela. David Sánchez 3

#YoApuestoPorVenezuela. David Sánchez 2

#YoApuestoPorVenezuela. David Sánchez 1